Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/4/2010 12:00:00 AM

La cumbia de nunca acabar

Combinando guacharaca y computador, el Frente Cumbiero perfila un rescate del que alguna vez fue el ritmo nacional por excelencia.

A mediados de los años sesenta, los Yetis anunciaban la creación de la "cumbia a-go-gó". Cuatro décadas más tarde, el cantante barranquillero Pernett llamaba a su música "cumbia galáctica". Entre un experimento y el otro hay diferencias abismales, que tienen que ver con la tecnología de cada época, pero el ritmo de base es el mismo: esa cadencia que tiene la facultad de inquietar caderas ha vivido varios renacimientos y no parece agotarse, sino, por el contrario, enriquecerse con los aportes de cada época.

Mario Galeano, músico e investigador, habla de una evolución que va desde las orquestaciones suntuosas de Lucho Bermúdez hasta la explosión electrónica de Bomba Estéreo. En el medio menciona una rareza, de esas que fascinan a los coleccionistas: un sencillo de Discos Fuentes del año 1975 llamado Cumbias en Moog, con el sonido del primer sintetizador de la historia.

Con el ánimo de hacer su aporte a esta historia de nunca acabar, Galeano decidió fundar el Frente Cumbiero. De paso, es el responsable de una tendencia cada vez menos clandestina, que ya fue reseñada por la revista Rolling Stone Argentina como "la pata lisérgica de la intensa escena musical en Colombia".

El disco que acaba de lanzar el Frente Cumbiero (luego de un primer prensaje que ya se agotó, ¡en vinilo!) cuenta con la colaboración del músico de reggae Mad Professor: un encuentro que se logró gracias a la mediación del British Council y que ha resultado ser uno de los aportes más originales al creciente arte de la cumbia. Instrumentado con guitarra, clarinete, batería, guacharaca y computador, suena extraño al principio pero no tarda el cuerpo en contagiarse. Y, al menos hasta esta fecha, podemos decir que es el último capítulo de lo que el compositor Emirto De Lima llamó, allá por los años cuarenta, "el ardoroso espectáculo del pueblo colombiano".

"Es que la cumbia tiene una habilidad de mutación y adaptación -explica Mario Galeano-. Se mezcla con funk, soul, disco, guaracha… y crece".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.