Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/5/1999 12:00:00 AM

LA DELGADA LINEA ROJA

A LOS ESTADOUNIDENSES LES EMPIEZA A DOLER LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL <BR>TANTO COMO VIETNAM

Para quienes gustan de las asociaciones quizás en lo único que se parecen Rescatando al
soldado Ryan y La delgada línea roja es en el tema. Pero mientras la primera es mucho más espectacular en
el sentido concreto del término, es decir en el de ser un espectáculo, la segunda se aleja del sensacionalismo
visual, incluso se aleja del género mismo, el de la guerra, tal y como ha transcurrido a lo largo de la historia del
cine, hasta ubicarse en los propios límites del drama. En todo caso no se trata tampoco de un drama
convencional. En realidad la película propuesta por el director Terrence Malick, luego de 20 años de
ausencia del plató, es de difícil clasificación.
Basada en la novela del mismo nombre del escritor James Jones, la cual ya había sido llevada a la pantalla
en 1964, La delgada línea roja narra la historia de una compañía del ejército norteamericano durante la invasión
a Guadalcanal, en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo la misión es lo de menos. Construida a partir de
episodios aislados que van correspondiéndose en la medida en que transcurren los minutos pero sin que
ninguno de ellos tenga necesariamente que ver con los demás, la película se interesa más en las
semblanzas de los propios soldados en relación con su participación en la guerra que en el desarrollo del
combate. Sin una ilación determinada los personajes aparecen y se van sin que el espectador pueda ubicar
un protagonista concreto. Aún así, la cinta de Malick guarda una energía propia que rompe con los
planteamientos tradicionales, siempre dispuestos a hacer de los soldados héroes victoriosos: la de plantear
la guerra como la del hombre contra sí mismo y contra su naturaleza.
Lenta y dispersa en ocasiones, quizá demasiado larga, La delgada línea roja pareciera no comenzar ni acabar
en ninguna parte. Al fin y al cabo ese no es su objetivo. Su intensidad se encuentra esparcida en cada plano
que contrasta la belleza natural con la angustia del enfrentamiento; el horror de la muerte con la nostalgia de
sus personajes; la templanza en medio de la fragilidad extrema. Si Oliver Stone, Stanley Kubrick y Francis
Ford Coppola denunciaron el fracaso de Vietnam, ahora Malick se ha encargado de decir que la Segunda
Guerra Mundial no fue menos calamitosa.
A pesar de sus pretensiones morales y filosóficas, repartidas a lo largo de la cinta en insustanciales
monólogos lanzados en voz en off, La delgada línea roja no deja de ser una aproximación sólida y honesta a la
guerra más sangrienta de la historia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.