Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/28/1998 12:00:00 AM

LA EDAD DE LA INOCENCIA

'Las convulsiones', una de las obras más populares del teatro colombiano, vuelve a las tablas, esta vez bajo la dirección de Pawel Nowicki.

Hace un poco más de 170 años se presentó por primera vez en Bogotá Las convulsiones, la obra más representativa de Luis Vargas Tejada, considerado el padre del teatro colombiano. A partir de entonces esta comedia se ha convertido en una de las piezas más populares de la dramaturgia nacional y una de las más adaptadas en Iberoamérica. El turno corresponde ahora a los pupilos del reconocido director polaco Pawel Nowicki y a la modelo y actriz de televisión Juanita Acosta, quien no sólo complementa el reparto sino que, de paso, hace su debut en las tablas. La obra fue concebida en plena convención de Ocaña _Vargas Tejada era su secretario_, en medio de la dictadura de Simón Bolívar y en el mismo año en que ocurrió la histórica noche septembrina, en la que Vargas Tejada hizo parte del grupo de los conspiradores. En este contexto se desarrolla Las convulsiones. El título hace referencia a una serie de ataques que aquejaban a las adolescentes de la época por una causa siempre desconocida. Según las creencias que dieron origen al texto de Vargas Tejada, las convulsiones aumentaban cuando llegaba algún visitante a la casa donde estaba la enferma, con la terrible tendencia a que las mujeres terminaran enamoradas del extraño. En este caso es Crispina (Juanita Acosta) la víctima del fenómeno, quien asume la penosa enfermedad como un buen pretexto para estar con el hombre al que desea. De esta manera se muestra satíricamente el libertinaje del siglo pasado y la audacia de la mujeres a la hora de manipular las relaciones sociales. Sin embargo la protagonista no aparece hasta después de los primeros 20 minutos de la obra. En la parte inicial los diálogos corren por cuenta de personajes secundarios y, a pesar de los cómicos apuntes, la obra adquiere mayor dinámica con la relación entre la enferma y Mariquita (Elkin José Díaz), quien está junto a la víctima en todo momento. Son pocos los recursos escenográficos que ambientan la época: un cuadro de Bolívar y la cama en la que la víctima 'soporta' las convulsiones; aunque el vestuario y los diálogos, casi todos rimados, son suficientes para ubicar la obra en el tiempo. El reparto lo complementan Ana María Sánchez, Juan Carlos Giraldo, John Alexander Toro y Robinson Díaz. Con este montaje, que se extenderá hasta el 12 de diciembre en el Teatro Camarín del Carmen en Bogotá, la Corporación Estudio Teatro que dirige Nowicki cierra la temporada de 1998, después de la adaptación de obras tan importantes como Trasatlántico, de Gombrowicz; Hamlet, de Shakespeare, y Don Juan, de Molière.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.