Martes, 24 de enero de 2017

| 1998/08/10 00:00

LA ESPADA MAGICA

La leyenda de Camelot llevada a la pantalla por los mismos creadores de Bugs Bunny.

LA ESPADA MAGICA

Después del monumental éxito en la taquilla obtenido con Space Jam, la Warner Brothers ha continuado por la senda de las producciones de dibujos animados a gran escala con el ánimo de arrebatarle una porción del mercado a la Disney. Para esta temporada, mientras los creadores de Mickey Mouse echaron la casa por la ventana con Mulan, los del Conejo de la Suerte se le midieron a la tarea de llevar a la pantalla una historia similar pero en un escenario distinto. Se trata de la mítica ciudad de Camelot, la del Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda, tema que ya había tratado Disney en uno de sus clásicos pero que la Warner ha ubicado en pleno apogeo del mandato de Arturo. Por la nefasta influencia de Ruber, un caballero que terminó entregándose al mal, la espada Excalibur se ha extraviado y puesto en peligro la seguridad del reino. Sin embargo, con la ayuda del halcón de alas plateadas y un intrépido habitante del bosque encantado, una valerosa joven de nombre Kayley, quien sueña con convertirse en uno de los soldados de Arturo, como su padre, emprende la tarea de recuperar la espada y salvar a su pueblo. Aunque entretenida, la historia y su elaboración animada siguen los mismos patrones que las de Disney. Sus dibujos son parecidos y a lo largo de la cinta no hay un solo rasgo que las diferencie. Las excesivas partituras, además, le cortan el ritmo a la película y los simpáticos personajes que acompañan a la heroína, como el dragón de dos cabezas y la gallina con pico de hacha, no tienen la gracia de sus similares de la Disney. En este sentido, a pesar del trabajo de animación del bosque encantado, incluido un gigantesco ogro que representa toda una maravilla digital, La espada mágica es más una imitación de la competencia que un producto genuino, una lástima si se tiene en cuenta que con Bugs y sus amigos la casa Warner ya había demostrado que era capaz de competir con la Disney de igual a igual y con sus propias propuestas animadas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.