Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/17/2013 12:00:00 AM

La eterna noche de las doce lunas

Este documental, ganador del Festival de Cine de Cartagena, sigue a una niña wayuu que cumple la tradición de su pueblo y se aisla del mundo exterior durante un año lunar.

País: Colombia
Director: Priscila Padilla
Guion: Priscila Padilla
Reparto: Filia Rosa Uriana, Cecilia Uriana, Cecilia Iguarán
Duración: 87 minutos

Son muy pocos los documentales colombianos que se estrenan en salas, por eso vale la pena celebrar la llegada de La eterna noche de las doce lunas, de Priscila Padilla. No deja de ser curioso que la anterior película colombiana en estrenarse (De rolling por Colombia, de Harold Trompetero) fuera todo lo contrario a un documental: una celebración de la falsedad y del autoengaño nacional tan cínica como descomplicada. Así, el documental de Padilla es doblemente bienvenido.

La realidad que retrata está situada en las tierras inhóspitas y melancólicas de La Guajira, en una ranchería wayuu, con unos árboles dramáticos y semidesnudos. En ese mundo, Padilla encontró una tradición que parece sacada de otra época: al llegar su primera menstruación, las niñas son encerradas en una choza durante un año lunar (las 12 lunas del título). Las únicas visitantes permitidas son las parientes mujeres, no pueden ver ni hablar con hombres.

Es una especie de curso intensivo de ser, una universidad al mismo tiempo muy larga y muy corta, donde los conocimientos femeninos se transmiten. El tema es complicado para un documental con pretensiones comerciales como este, porque en realidad no pasa nada: no hay grandes revelaciones ni puntos de giro. El ritual dura un año y parece tener varias fases, aunque la película no las define claramente. Lo único claro es que en una etapa la niña tiene que estar inmóvil envuelta en el chinchorro, y luego ya se puede parar y aprender a tejer.

Digo que hay pretensiones comerciales porque aun cuando no pasa nada, la película se esfuerza por crear tensiones donde no las hay. Antes de comenzar el encierro, por ejemplo, muestra a varias personas preguntándole a la niña (Filia Rosa Uriana) si no tiene miedo de lo que va a pasar. Ella, muy compuesta, responde una y otra vez que no.

En otra parte, la niña dice cándidamente que a una conocida la obligaron a casarse con un hombre mucho mayor y que ella se moriría si le pasara algo así. Luego viene un hombre mucho mayor (acompañado por un teclado ominoso) a preguntar cuánto piden de dote por la niña.

Es un suspenso que termina en nada, que distrae innecesariamente del proceso introspectivo y de aprendizaje por el que está pasando la niña y que el documental podría haber tratado de entender en sus propios términos. Porque lo poco que pasa es en realidad muy interesante. 

El objetivo del encierro, lo explican las mujeres mayores, es aumentar el valor de transacción de la niña-mujer: después de estas 12 lunas, la dote que recibirá será mayor. Esas mismas mujeres hablan repetidamente sobre “buenas mujeres” y “mujeres malas”, aunque, de nuevo, nunca se explica dónde termina una categoría y comienza la otra.

La película sucede en una burbuja premoderna que se revienta cuando la niña sale de su encierro. Ahí la rodean familiares y conocidos que la graban con celulares de colores vistosos. Queda la duda de dónde estaba toda esa tecnología que la película se esforzó por no mostrar y cómo está transformando o reforzando la tradición que vimos. 

CARTELERA

**** Excelente    ***1/2 Muy buena     *** Buena     **1/2 Aceptable    ** Regular     * Mala 

Spring Breakers ***
En está película pesadillesca de Harmony Korine cuatro muchachas viven de parranda en un mundo vulgar, sexualizado y violento.

Crimen con vista al mar **1/2
Un excéntrico detective español debe descubrir qué sucedió con una turista desaparecida en un hotel de la costa colombiana.

Fin **
Unos amigos españoles que no se ven desde hace 20 años se reúnen y les llega un fin del mundo sin explicación ni coherencia.

12 horas para vivir *1/2
Un ladrón de bancos retirado debe hacer un trabajo para rescatar a su hija secuestrada. Interesante por ver lo poco selectivo que es Nicolas Cage.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.