Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1998/01/05 00:00

LA EXPRESIVIDAD DE LOS PERFILES

Para Mario Vélez el rostro humano es el eje del trabajo artístico.

LA EXPRESIVIDAD DE LOS PERFILES


La exposicion del pintor antioqueño Mario Vélez, expuesta por la galería de Carlos Alberto González como parte del evento organizado por Casa Decor en el Parque Central Bavaria, constituye una excelente oportunidad de comprobar que, pese a la pérdida de popularidad de la pintura en los círculos artísticos, no han dejado de surgir trabajos en este medio que resultan vitales y atrayentes por las características de su realización y la pertinencia de sus contenidos.
Sus lienzos combinan óleo y acrílico y se componen invariablemente de un fondo de color plano y de una forma o figura cuya elaboración puede ser anterior, pero que de todas maneras parece recortarse contra la superficie monocromática otorgándole la función de soporte. La forma en esta exposición es un perfil humano dibujado de manera sucinta, elemental, casi que infantil, con lo cual se hace evidente que a pesar de no ser la verosimilitud de las fisonomías la finalidad del trabajo de este artista, su creatividad gira en torno al ser humano, a su naturaleza, complexión y sensibilidad.
La pintura de Vélez también incluye referencias autobiográficas, como una muleta que a veces parece convertirse en hueso, la cual alude a un accidente que sufrió hace algunos meses, incrementando su conciencia acerca de la fragilidad del cuerpo humano y la precariedad de la vida. Pero la contundencia y brillantez de los colores y la gracia de los trazos le confieren a su obra un aire optimista y una presencia grata y absorbente que inicia al observador en consideraciones acerca de su propia contextura, de sus relaciones con el medio circundante y sobre la facultad del arte para universalizar experiencias de índole particular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.