Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/1985 12:00:00 AM

"LA GUERRA POR LA PAZ"

El proceso de paz desde la perspectiva del columnista Enrique Santos Calderón.

SANTOS CALDERON ENRIQUE.
"La guerra por la paz". Bogotá.
Fondo Editorial Cerec, 1985. 324 págs.
Considerado como el best-seller del año entre los libros colombianos, "El Karina" de Germán Castro Caycedo se vio sorpresivamente superado en la lista de los libros más vendidos en el país, cuando aparece "La guerra por la paz" de Enrique Santos Calderón. En un momento en que al libro de Castro Caycedo le esperaba un asegurado lugar de preferencia entre los lectores colombianos, "La guerra por la paz", con prólogo de García Márquez y a pesar de su portada naif de muy dudoso gusto, alcanza semejante éxito; y es que tiene suficientes méritos para ello. Es, en primer término, hasta ahora, el único libro destinado a pasar a la historia como un completo y sistemático documento de estos tiempos sobre el tema que acoge y proyecta ampliamente y en el que el libro centra todos sus argumentos: el proceso de la paz en Colombia.
El libro, al ser concebido, en realidad ya estaba escrito: lo compone cerca de sesenta artículos de prensa que el autor ha publicado en su columna "Contraescape" de El Tiempo, entre 1982 y 1985, a los cuales anexó algunos documentos al final para los interesados en apoyarse más que en el debate de las ideas en los impresos oficiales. Podía pensarse que por el hecho de que los argumentos y opiniones que conforman "La guerra por la paz" ya habían sido expresados en su momento, así fueron cumpliendo la misión que les había destinado el autor, y habiendo llegado ya al tope de su importancia el libro podía ser una repetición de una experiencia pasada. Evidentemente aquí el hecho es otro: la relectura de "La guerra por la paz", como sucede con las obras de permanente interés, se impone y se vuelve más importante que la primera lectura. Y esto es algo que prueba varias cosas a favor de su autor. Que el oficio del periodismo, condenado por su propio carácter a la fugacidad y al olvido, encuentra excepcionalmente vías por las que escapa -aquí a través del conocido "Contraescape"- a la esfera de su efímera condición, y así son las vías del periodista con ideas propias y distintas, que va más allá de la divulgación superficial de los hechos al perforar sus yacimientos de los que extrae la mayor cantidad de su fuerza para formular una opinión política razonada y encaminar los argumentos esclarecedores.
Que nada nuevo se diga en "La guerra por la paz" es algo que puede estar a la vista. Lo que importa áquí, sin embargo, es su definitivo interés que se encuentra en el hecho de formular una perspectiva amplia y en profundidad con la reunión de sus juicios, cuya referencia va a ser determinante en la evaluación histórica de este confuso proceso en que se embarcó el presidente Belisario Betancur. Cuando todo hacía prever que estábamos ante la alborada de una promisoria pacificación, el país se fue hundiendo en las aguas oscuras de la confusión, y olvidó en sus oscuridades los propósitos de un largo viaje hacia la paz. Dar cuenta de los giros, de las ocultaciones, de los movimientos cíclicos, de la difícil travesía del desarrollo general del proceso que han sufrido las políticas de la paz, es de alguna manera el objetivo cumplido de quien ha observado con atención incisiva el caos confuso que gira en torno de la realidad nacional con su amenazante movimiento y zozobra.
Atrapada la opinión pública entre versiones contrapuestas, víctima de esa otra guerra, la guerra de la desinformación, que hizo exclamar a García Márquez: "¿A quién le cree el Presidente?", con la recopilación de artículos de Enrique Santos Calderón el país viene a encontrar en "La guerra por la paz" una mirada objetiva, un documento de nuestro tiempo y un balance crítico concebido con la nitidez y la lucidez del "gran periodismo". O sea, ese periodismo que se proyecta por encima del recuento de los hechos hacia zonas en donde el análisis de las causas y los efectos es un imperativo.
No hay duda que la influencia del pensamiento de Enrique Santos Calderón en la opinión pública es grande y aunque es fácil establecer cómo esa influencia se traduce en la confianza que el lector ha puesto en la opinión política de "Contraescape", quedaba el riesgo de que las opiniones del periodista las arrastrara el tiempo hacia el olvido. La idea del libro, pues, conjura este peligro y nos deja al alcance de la mano su balance prospectivo: una inteligente posición política, el testimonio de la realidad nacional de estos tres años de ansiosa búsqueda por la paz y una reflexión sistemática en la cual podemos encontrar el estado de inquietud en que se encuentra el país en esta búsqueda sin encuentro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.