Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/1989 12:00:00 AM

LA HERENCIA DE PABLO

Luis Luna, un pintor que no oculta sus influencias.

Prácticamente en todas las expresiones artísticas, cada día se hace más difícil innovar, especialmente en lo que tiene que ver con los temas a tratar. En la literatura, se afirma que todas las situaciones dramáticas fueron trabajadas por los griegos, y de ahí en adelante lo único que ha variado es la manera de contarlas. Aunque la afirmación puede parecer extrema, algo similar ocurre con las otras manifestaciones del arte.
Desde el pasado jueves 10 de agosto, la Galería Diners abrió al público una exposición de obras del pintor Luis Luna, en la que es posible evocar a los grandes de la plástica, desde Goya hasta Picasso.
Luna nació en Bogota hace 31 años y estudio pintura bajo la dirección de Freda Sargent entre 1978 y 1981. Después de pasar por la Universidad Jorge Tadeo Lozano y por la Nacional, se fue a continuar estudios en Alemania, donde ha expuesto en varias ocasiones. En la actualidad, el público puede apreciar cerca de 30 de sus obras más recientes, desde dibujos hasta acrílicos sobre tela, en los que hay una clara referencia al Picasso cubista, con esa deformación característica de la figura humana que a veces queda apenas insinuada en sus contornos. Se trata de una pintura en la que Luna quiere ir más allá de la figura para expresar una lectura personal del mundo, para plasmar sus emociones con un estilo ya conocido.
Con un dejo de ironía y de humor el artista pretende dejar testimonio de su tiempo, de una época en la que el hombre se reconoce como un ser fragmentado, algo que la pintura del siglo XX ha tratado de manera constante.
En la obra de Luna, el colorido estridente cumple la función de reflejar estados de ánimo y para nada está relacionado con la realidad objetiva. Es parte de la elaboración intelectual del artista. De los verdes y rojos estridentes de cuadros como "Mujer" o "Cáliz" se puede pasar a los azules tranquilos de sus dibujos, en una sucesión de sensaciones.
En realidad, se trata de un artista que está en pleno desarrollo y que, en su busqueda, deberá asimilar aun más las influencias que hasta ahora le han llegado para alcanzar un lenguaje propio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.