Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/20/1999 12:00:00 AM

La hija del general

Un asesinato en el seno del ejército estadounidense amenaza con destapar la farsa que han encabezado los más altos oficiales.

Director: Simon West

Protagonistas: John Travolta, Madeleine Stowe, James Cromwell, Timothy Hutton, Clarence Williams, James Wood



a rectitud y las normas internas del ejército estadouniden- se han sido cuestionadas muchas veces a través del cine. Oficiales y soldados que han sido protagonistas de todo tipo de acciones han inspirado duras críticas a los militares, no sólo por su comportamiento en campos de guerra sino también por un régimen que quieren soportar a través de estrictas medidas disciplinarias. Desde directores como Brian de Palma hasta el propio Stanley Kubrick, con su película Full Metal Jacket, han puesto en tela de juicio estos aspectos que han desmitificado a las fuerzas estadounidenses.

El director Simon West, basado en la novela de Nelson DeMille que lleva el mismo nombre de la cinta, quiso mostrar las irregularidades dentro de una base del ejército marcadas por el asesinato de la capitán Elizabeth Campbell (Leslie Stefanson), hija del general Joe Campbell (James Cromwell), considerado uno de los más valiosos líderes militares del país. El caso queda en manos del suboficial Paul Brenner (John Travolta), miembro de la División de Investigación Criminal, y de la colaboradora Sarah Sunhill (Madeleine Stowe).

Con el curso de las investigaciones varios integrantes del batallón donde apareció el cadáver se encuentran involucrados en el asesinato a la vez que se empiezan a develar secretos que se han mantenido en reserva para no comprometer la imagen de la institución. La ambición de los oficiales por guardar el prestigio de una carrera laureada los lleva a ocultar todos estos indicios sin importar que esté en juego la propia honra familiar.

Las sospechas se van aclarando rápidamente, hecho que impide que las intrigas crezcan a medida que avanza la película. La astucia que se percibe en los investigadores se ve opacada por la aparición, en forma gratuita, de pruebas que comprometen a los responsables del crimen y que le restan tensión a lo que pueda ser el final de la cinta.



partir de este miércoles 24 de noviembre, y durante cinco días, se llevará a cabo en la Cinemateca del Caribe el IV salón internacional del autor audiovisual, un evento que se ha desarrollado en los últimos tres años con la presencia de importantes personalidades del cine y la televisión mundial.

Temas de gran importancia, como ‘La experiencia creativa en el cine y la televisión’, ‘Contar historias en el cine’ y ‘El desafío del documental’, han consolidado este evento entre directores y productores. El año pasado la participación de cineastas como Brigitte Rouan, Albert Maysles, Robert Young, Nicolas Philibert, Víctor Gaviria, Sergio Cabrera, Ciro Durán y Carlos Marcovich, éste último director de Quién diablos es Yuliette, película que tuvo gran éxito en la cartelera colombiana, confirman la importancia del encuentro.

En esta ocasión el eje temático será ‘El arte de la luz’, dedicado a la dirección de fotografía, y en él estarán presentes el francés Ricardo Aronovich, el mexicano Gabriel Beristain y, por Colombia, Francisco Gaviria, Sergio García y Rodrigo Lalinde, quien trabajó en el equipo de producción de la película La vendedora de rosas.

A partir de las dos de la tarde se proyectarán películas en la Cinemateca y, paralelamente, habrá charlas de los invitados para complementar lo visto en las proyecciones. Buena oportunidad para que estudiantes de cine y fotografía participen en los seminarios al lado de profesionales en el campo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?