Jueves, 18 de septiembre de 2014

| 1992/01/06 00:00

LA HORA DEL CAFE

Artistas y orfebres se unieron para volcar su creatividad en el diseño de objetos cotidianos.

LA HORA DEL CAFE

NO TODAS LAS manifestaciones del arte se hicieron para ser colgadas en la pared. Algunas, además de exhibirse, pueden utilizarse en la vida diaria. Esta es la primera idea que surge al observar la muestra que expone actualmente la Galeria Deimos de Bogotá. Se trata de un conjunto de piezas para servir café diseñadas por reconocidos artistas y arquitectos que aceptaron el reto de dejar por un momento el pincel o la escuadra sobre la mesa, para poner su creatividad al servicio de estos objetos del día a día de los colombianos.
Resulta interesante, en primer lugar, conectar el arte a una de los emblemas nacionales como es el café. Luego, llama la atención el hecho de plasmar tanta sensibilidad en una actividad cotidiana. Es decir, poner el arte en las manos del público, con una pieza que por lo demás, resulta perfectamente funcional. Y en tercer lugar, sobresale esa relación que se logró establecer entre artistas y artesanos. Los juegos de café expuestos, explica Poli Mallarino, fruto de una minuciosa y sutil investigación, fueron concebidos por el artista, desde el diseño hasta la cuidadosa y esmerada selección de materiales y fueron plasmados en la realidad por los orfebres y artesanos. Bajo la dirección del artista, el trabajo de los orfebres se une al concepto estético. Las piezas expuestas, desde las mas clasicas cafeteras hasta los mas revolucionarios juegos de café, fueron diseñadas por Jim Amaral, Guillermo Arias Villa, Jorge Julian Aristizabal, Santiago Cardenas, Monica Meira, Jacques Mosseri, Jon Oberlaender, Beltran Obregón, Luis Restrepo y Carlos Rojas.
De cada objeto se elaboraran reproducciones, que iran numeradas y firmadas por el autor.
La plata trabajada a mano o moldeada en torno, constituye el elemento mas utilizado en los diseños, aunque tambien se destaca la presencia del peltre y el acero inoxidable, por lo general en combinación con finas maderas. El resultado son estas obras de arte para lo cotidiano, que parten de un lenguaje visual de purado y acomodado a necesidades reales. La muestra estara expuesta hasta finales de mes y a comienzos de 1992 viajara a la ciudad de Nueva York, donde se exhibirá en el Colombian Center.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×