Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/24/1994 12:00:00 AM

La imagen unificada

El joven artista bogotano Juan Leal-Ruiz expone en Bogotá la obra con la que representó a Colombia en la pasada Bienal de Venecia.

CUANDO TENIA 14 AÑOS, JUAN LEAL-Ruiz tuvo su primera desilusión amorosa. Ante semejante choque, la reacción inmediata fue tomar el papel en blanco y pintar. Desde entonces, este bogotano residente en Italia hace siete años no ha hecho otra cosa que pensar en el arte y en nuevas formas de manifestación por encima de las tendencias, de la academia y de la moda.
Por eso no fue sorpresa que en la pasada Bienal de Venecia la crítica lo hubiera juzgado como uno de los más prometedores artistas de la muestra general, por haber desafiado las corrientes hasta encontrar un lenguaje propio que, además, no depende del autor para subsistir. Su obra Nymphaeum, compuesta por 333 burbujas plásticas de agua con una cara humana en su interior, fue catalogada como una de las piezas más originales de la bienal.
La idea de trabajar con la imagen surgió relativamente hace poco tiempo . Antes de cumplir la mayoría de edad ya había realizado su primera exposición pictórica. Pero sería después, como estudiante de la Academia de Bellas Artes, de Florencia, que Leal-Ruiz encontraría el punto de partida de su búsqueda. Juan se había practicado cirugías correctoras en la nariz, los dientes y la mandíbula, años atrás. Y un buen día, cuando a llegó a Florencia una fotografía suya, con su nueva imagen al lado de una piscina, se estremeció. "Tuve la sensación de que esa imagen no era la mía--asegura el artista--. Y aún hoy lo pienso así. Jamás veré una imagen mía similar. Ese no era yo".
A partir de ese momento, Leal-Ruiz comenzó a construir un mundo artístico alrededor de la imagen, de su propia imagen alterada en múltiples formas.
Al principio, la crítica asoció sus sucesivas y planas fotografías con una simple imitación de la obra de Andy Warhol. Pero con el tiempo, tanto los críticos como Leal fueron madurando hasta que encontraron en la obra del artista bogotano ya no imitaciones, sino manifestaciones propias e independientes. De este modo llegó Juan Leal-Ruiz a su Nympahaeum, la instalación elogiada en Venecia y que precisamente por estos días se exhibe en la Galería Tovar y Tovar, de la capital del país.
Leal ha acompañado su instalación con una serie de trípticos dactilares, en los que las huellas de sus manos son también la imagen de su cara. "No es que yo quiera que vean mi rostro. En mis obras, el rostro puede ser cualquier rostro diferenciado de los demás, a pesar de ser el mismo. Es un rostro ahí, expresándose de múltiples formas con la misma imagen", dice el artista.
Así, este bogotano de 28 años continua explorando la imagen, con la esperanza de que algún día se cumpla el milagro paralelo a su obra: "Que nos demos cuenta de que todos somos diferentes, pero Los mismos".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.