Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/1988 12:00:00 AM

LA MAGIA DEL REALISMO

Por primera vez en Colombia la obra del español Rafael Cidoncha.

En realidad, fuera de los círculos especializados, es muy poco lo que se conoce en Colombia de los nuevos pintores españoles. Por eso, la exposición inaugurada el pasado 2 de junio por la Galería Alfred Wild es una buena oportunidad para apreciar la obra de Rafael Cidoncha, uno de los jóvenes pintores hispanos.
La muestra, compuesta por 21 obras, todas ellas naturalezas muertas, y que estara abierta al público por espacio de un mes, es la primera que Cidoncha presenta en América Latina luego de haber incursionado en París, Londres y Nueva York.
Cuando en España y en el resto de Europa los pintores se están rigiendo por las vanguardias, en muchas ocasiones sin cuestionarse la validez de esos movimientos y siguiendo más los dictados del mercado que los del arte, lo primero que sorprende en la obra de Cidoncha es su alejamiento de los dictados de la moda. Como el mismo artista lo dijo a SEMANA, "estoy muy lejos de lo abstracto y de las vanguardias", que en el caso de estas últimas, al parecer no han logrado perdurar por muchos años. La exposición de la Galería Wild comprende únicamente las naturalezas muertas, aunque el pintor también se ha dedicado al paisajismo, del que hasta el momento no se conoce nada en el país.
Los cuadros que se encuentran actualmente en Bogotá son todas obras recientes, elaboradas en su totalidad en el presente año. El realismo que caracteriza a su obra, el colorido y el estilo lo emparentan muy de cerca con los grandes maestros del género -Sánchez Cotán y Pereda, por ejemplo-, cuya influencia ha asimilado hasta lograr una expresión propia que le permite jugar permanentemente con lo antiguo y lo nuevo, sin que haya choques, más bien entablando un diálogo con sus maestros. Personalmente, Cidoncha acepta la influencia del maestro Antonio Lopez García y de la escuela de realismo de Madrid, en la que se inscriben varios de los pintores que se iniciarón en la década de los 70.
Un punto bastante llamativo en la obra del pintor, nacido en Vigo en 1952, es el colorido alegre de sus cuadros. Sus bodegones, que en muchos casos recuerdan la obra del chileno Claudio Bravo, están elaborados en colores brillantes, vivos, en los que la luz llena el ambiente con una sensación de alegría y frescura. "Es tal vez en este aspecto en el que más me diferencio de la escuela de Madrid", afirmó Cidoncha. El contraste en el manejo de la luz y el color con respecto a la tradición existente en otros pintores hispanos, muy dados al claro-oscuro que a veces se acerca al tenebrismo, es muy marcado. Como él mismo lo explicaba, ese manejo del color puede obedecer a que en España, y concretamente en Madrid, la luz es muy fuerte, el cielo esta casi constantemente despejado, lo que impide apreciar fácilmente los colores, los matices. Caso muy diferente es el de países como Francia o Inglaterra, donde la luz es más tenue y hay una mejor percepción de los colores.
Lo cierto es que Rafael Cidoncha es lo nuevo dentro de lo clásico. Al parecer, a pesar de ser un pintor joven, no es representativo de lo que están haciendo las nuevas generaciones españolas en un país que, de un momento a otro -a mediados de los años 70- salto del siglo XIX al vanguardismo más avanzado sin haber quemado etapas, sin que haya habido un movimiento como el modernismo, que explica en buena parte lo que está ocurriendo. Sin embargo, Cidoncha ha seguido una línea que no ha sido la más fácil. Si hay algo que se haya pintado en todas las épocas y en todos los países, y que generalmente ya no despiertan entusiasmo, son los bodegones. Cuando se pensaba que en materia de naturalezas muertas ya se había visto todo -o casi todo- y que este género, por el hecho de haber sido utilizado por tanto pintor del montón que ha creído encontrar en el una salida relativamente fácil, estaba de capa caída, es agradable ver la obra de este español que le da una nueva dimensión. Es el bodegón clásico que ha sido reelaborado por un artista que ha asimilado buena parte del bagaje pictórico de su patria para crear una obra renovadora y fresca.
Dentro de los 21 cuadros de la exposición, que es bastante pareja, una de las obras que mas sobresale es el "Bodegón navideño", que curiosamente es el único de fondo oscuro. Sobre un mantel rojo se encuentra una buena cantidad de dulces navideños que recogen todo el ambiente navideño español. En la mayoría de sus cuadros están presentes las frutas, como en el "Bodegón con sandía" en el que el cuidado de los detalles y el manejo del color le dan a la obra un especial realismo. Caso similar ocurre con el "Bodegón con calabazas", en el que una calabaza recién partida es el centro del cuadro con un acertado manejo de las proporciones. En esta obra merece mención especial el tratamiento dado por el artista al mantel rojo sobre el que se encuentran las frutas, ya que los dobleces de la tela sin duda alguna le dan una gran plasticidad.
En los bodegones de Cidoncha se encuentra una inocultable intención escultórica. Como él mismo lo expresara, "la naturaleza muerta tiene una gran carga escultórica", que no se da en otro tipo de obras como en los paisajes en los que es posible jugar con una mayor variedad de planos. De todas maneras, en esta serie de bodegones hay un aire nuevo que es la reelaboración de viejas ideas y que, gracias a su vitalidad, es mucho mas que una simple "naturaleza muerta".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.