Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2014 12:00:00 AM

La Maldita Vecindad celebra 30 años bailando

La legendaria agrupación mexicana sigue haciendo bailar a todos y entregar el corazón a media luz.

;
AP
Pachucotes, reinas del baile y familias enteras se dieron cita en el concierto por el 30 aniversario de La Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio.

Sin saber cómo ni cuándo, los admiradores de la banda recibieron este año la noticia de que la agrupación mexicana, que cambió la escena de la música alternativa con sus ritmos de ska y su ropa de pachucos, celebraba sus tres décadas de vida. Y lo asimilaron.

No es de extrañar que en el foro Plaza Condesa hubiera bastantes señores y señoras que llegaron desde temprano para el concierto del miércoles por la noche, y no iban a acompañar a sus hijos, sino que en su juventud fueron de esos que se atrevieron a gritar "¡Hey pa'! fuiste pachuco, también te regañaban, ¡hey pa'! bailabas mambo, ¡tienes que recordarlo!" como símbolo de rebeldía. Pero también había niños y jóvenes con ganas de bailar al rimo de Pata de perro, El tieso y la Negra Soledad o Un gran circo.

Roco, Pato, Sax y Aldo, los miembros que han emprendido la gira de aniversario, estuvieron igual de emocionados, al grado de que en su himno, Pachuco (el cual dedicaron a Tintan y su carnal, Marcelo), Sax se dejó caer sobre el público que hacía 'slam'.

"Ahí nos lo regresan", dijo Roco.

El homenaje a Tin Tan, el máximo pachuco (un tipo de jóvenes que escandalizaban por su manera de vestir y bailar en México en la década de 1940), también estuvo presente en la interpretación de su pieza culinaria Los agachados, en versión Maldita Vecindad. Otra de las figuras reconocidas en el concierto fue José José con un ritual para sacudirse la mala vibra y el bombardeo de negatividad, tras el cual interpretaron Lo pasado pasado, que fue coreada por el público.

Roco dedicó Mojado, de su álbum homónimo debut, y El sur del sur, de Circular Colectivo, su más reciente producción, a los inmigrantes.

"En alegre rebeldía, en contra de todas las políticas racistas y de toda la segregación contra los migrantes", dijo antes de interpretar "El sur del sur". "Hicimos un homenaje a todos los millones que se manifestaron en las marchas del primero de mayo en todo Estados Unidos y salieron haciendo valer su voz y mostrando que somos mucho más de lo que ellos piensan, con corazón, cultura y raíces".

En octubre la banda irá precisamente a Estados Unidos, donde se presentará en Chicago, Atlanta, Nueva York y Phoenix, entre otras ciudades. Roco también adelantó que tras agotar las entradas en el Plaza Condesa se presentarán en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México en diciembre.

Hacia el final de la noche la banda agradeció la lealtad de sus seguidores.

"Con la gratitud total para todos los que nos han apoyado y acompañado en estos 30 años, para nuestras parejas, para nuestras familias, nuestros amigos, nuestros carnales, para todos ellos", dijo el vocalista. "Quiero pedir el primer aplauso y el más importante para todos y cada uno de ustedes que están aquí haciendo posible esta celebración de paz y baile. Gracias, muchas gracias".

Como lo exigía el público, el concierto terminó con la romántica Kumbala. Pero eso no fue lo más agradable, sino ver que 30 años después la voz de Roco sigue igual, como los pulmones de Sax, el ritmo de Pato y la entrega de Aldo.

La Maldita sigue haciendo bailar a todos y entregar el corazón a media luz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.