Martes, 17 de enero de 2017

| 1993/12/20 00:00

A LA MEDIDA

A través del vestuario de la época, el Museo del Siglo XIX intenta acercarse a la forma de vida de los colombianos de la centuria pasada

A LA MEDIDA

AUNQUE EN UN principio parezca una circunstancia banal, la moda es una de las manifestaciones personales que mejor describen la cultura de un pueblo en todas sus épocas. Así, las fibras sintéticas y los trajes ligeros, pero también la extravagancia y lo efímero de los atuendos de los últimos años, pueden ser sinónimo del acelerado ritmo de vida de hoy, de la velocidad con que se va transformando la sociedad de finales de siglo y de la liberalidad individual de los tiempos modernos.
De igual forma, una mirada a la moda del pasado de lata el estilo de vida de antaño, la mentalidad de la sociedad de otra época y su manera de comportarse en comunidad.
Ese ha sido el objetivo del Fondo Cultural Cafetero Museo del Siglo XIX, que inaugura esta semana, en su sede de la capital, la exposición "Un siglo de moda en Colombia". Es decir, invitar a un recorrido por las diferentes épocas que marcaron el vestuario capitalino de 1830 a 1930. Desde vestidos de ceremonia y de gala, hasta trajes eclesiásticos y militares, además de los diferentes elementos que los complementaban, estarán exhibidos en medio del esquema social que los rodearon.
Son 300 piezas dispuestas para que el público reconozca en ellas las sutiles transformaciones del siglo pasado, con su recato y majestuosidad y respeto por las normas sociales, hasta llegar a la rebeldía de los años 20, con su destape y provocación casi escandalosa para la época.
Aparte del valor histórico de la muestra, que estará en forma permanentementen en uno de los salones del museo, la exposición sobresale por la meticulosidad en los detalles. Incluso los costureros, los hilos y los accesorios antiguos han si do recuperados para resaltar aún más el sentido de cada período y sus influencias en la moda posterior, que reflejaba, sin duda, la forma de pensar de las antiguas generaciones colombianas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.