Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/1/2016 10:44:00 AM

La mejor temporada de ‘American Horror Story’

La serie antológica de Ryan Murphy vuelve con “Roanoke”, su sexta temporada, donde deja atrás los excesos y las extravagancias para ofrecer uno de los productos más creativos de la televisión actual.

Desde su debut en 2003 con Nip/Tuck, el perfeccionista productor Ryan Murphy no ha dejado de sorprender con sus contenidos televisivos, que no solo son de excelente calidad, sino que además son más innovadores que la oferta del resto de cadenas estadounidences. En 2009 produjo el regreso de los shows musicales con la exitosa Glee, en 2011 desató la moda de los programas de antología con American Horror Story y ahora anda cargado de premios con la aclamada American Crime Story: The People v O.J. Simpson, basada en el juicio de 1995.

La antología de terror American Horror Story es uno de sus más grandes éxitos, por su calidad narrativa, sus excelentes actuaciones y su estilo cinematográfico arriesgado. Desde que la estrenó, Murphy ha dado con cada temporada una nueva historia, con nuevos personajes, nuevos escenarios y nuevos temas. La primera entrega, titulada Murder House mostraba a una familia que se mudaba a una mansión llena de fantasmas; Asylum se desarrolló en un tenebroso manicomio acosado por un asesino en serie; Coven retrató un grupo de brujas vengativas en Nueva Orleans; Freakshow la protagonizaba un grupo de fenómenos de circo, y por último Hotel contaba con el debut actoral de Lady Gaga en un hotel de vampiros y fantasmas.

A pesar de su popularidad, los fans creían que la serie se estaba estancando, que estaba dejando de lado el terror por las excentricidades, y que ninguna temporada llegaría al nivel de Asylum. Pero en septiembre Murphy sorprendio de nuevo con el estrenó la sexta temporada de su antología. Ya desde su promoción ésta se perfiló como la temporada más misteriosa de toda la serie: el productor se negaba a revelar el tema, los actores o siquiera el título y hasta el día de su estreno lo mantuvo en absoluta confidencialidad. Sólo presentaba simplemente decenas de teasers, que, como después declaró, nada tenían que ver con la entrega.

Finalmente, el 14 de septiembre se aclaró el misterio y Murphy lanzó Roanoke, que en los seis episodios que lleva, ha logrado una calidad y creatividad solo comparables con las primeras temporadas de la serie. A primera vista, la historia parece irse por los lugares comunes: una pareja de recién casados (Lily Rabe y André Holland) decide iniciar una nueva vida mudándose en una enorme casa en medio del bosque, pero comienzan a sufrir toda clase de horrores perpetrados por los antiguos residentes, tanto vivos como muertos. Sin embargo, el formato de esta temporada no se parece en nada a lo que el productor ha hecho hasta ahora. Aquí la historia es presentada en la forma de un programa de “historia real” llamado My Roanoke Nighmare, donde los protagonistas son entrevistados y cuentan su historia, mientras que otros actores la interpretan.

En el sexto capítulo, emitido la semana pasada, la serie dio un  giro y cambió su formato con el fin de My Roanoke Nighmare. En ese capítulo podemos ver el detrás de escenas del programa ficticio, y además, la preparación de la segunda temporada, Return to Roanoke, ahora un programa de cámara escondida donde los sobrevivientes volvían a la aterradora casa acompañados de los actores que los interpretaron en los capítulos anteriores. Así, la siempre genial Sarah Paulson, junto a Cuba Goodwin Jr., y Angela Basset, los actores que representaban la historia de los protagonistas originalmente, ahora serán quienes empiezan a darse cuenta de que las horribles anécdotas que recrearon están muy lejos de ser ficción. Y para añadirle un último giro, antes de mostrarnos el material de cámara escondida, se nos anunció que todos los involucrados en la producción menos uno morián durante la filmación.

Añadido a este creativo formato, están todos los recursos terroríficos que han hecho famoso al programa. Monstruos grotescos, sádicos asesinos (uno de ellos interpretado por la gran Katy Bates), rincones oscuros y víctimas indefensas que se adaptan y adquieren un nuevo tono, haciendo muchas alusiones a exitosas franquicias de terror como El Conjuro y Actividad paranormal.

Poco se sabe de cómo serán los últimos tres capítulos de la temporada, pero, mientras mantenga el estilo que lleva hasta ahora, no cabe la duda que Ryan Murphy debería abrir espacio en su estantería de premios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.