Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/6/2003 12:00:00 AM

La mirada del otro

Con la muestra que actualmente se presenta en la Alianza Francesa el artista caleño Oscar Muñoz completa una serie de exitosas exposiciones, que comenzaron en Buenos Aires en marzo pasado y que incluyen también a Costa Rica.

Despues de su participación en la exposición Colombia 2003, que se llevó a cabo en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, al lado de los artistas José Alejandro Restrepo y Miguel Angel Rojas en marzo pasado, la obra de Oscar Muñoz se sigue exponiendo en importantes lugares de Latinoamérica. Actualmente una selección de su obra está en Costa Rica en Teorética, arte + pensamiento, un espacio dirigido por Virginia Pérez, una mujer que se ha empeñado en difundir lo más importante del arte en un país que, en apariencia, tiene una tradición artística poco visible.

Paralelamente se está exponiendo en Bogotá, en la Alianza Francesa del Norte, una muestra de su trabajo más reciente. A la entrada hay un video en el que se ve una mano dibujando un rostro, pero a medida que el dibujo se va terminando también se va desvaneciendo, y el proceso se repite interminablemente. "Como en el mito de Sísifo, la mano realiza un trabajo difícil a sabiendas de que el fruto de este esfuerzo se perderá irremisiblemente, regresando siempre al punto de partida, en un acto doble de frustración y tenacidad", escribió sobre la exposición el curador José Ignacio Roca. Muñoz empleó una loza de cemento caliente, producto de su exposición al sol. Allí la tinta húmeda se diluye ante la insistencia del artista de plasmar definitivamente el rostro que está dibujando.

Al lado del monitor en el que se ve el video está la obra Palimpsesto, un espejo de dos caras que requiere necesariamente del espectador para que la obra cobre vida. Esta formada por dos espejos que fueron rayados minuciosamente con un punzón hasta quitarles buena parte de su capacidad reflectiva de tal manera que si dos espectadores se paran al frente, uno de cada lado, los dos se pueden ver, literalmente, en el otro. Refleja una imagen como cualquiera otro pero también permite mirar a través de él a la persona que está enfrente.

Ese juego de miradas, esa idea de mirarse y de mirar, es un concepto que Muñoz ha trabajado constantemente en su obra. Con Narcisos, una serie de sus trabajos más reconocidos, todo parte de la idea del hombre mirándose en el agua, observando su reflejo. En esta muestra hay una serie de nueve fotografías y un video bajo el nombre de Narciso. La completa investigación que la curadora María Iovino hizo sobre su obra y que ahora se constituye en el libro Volverse aire, está a la venta al público a través de la revista Arte en Colombia. Muñoz, un artista de larga trayectoria, ha demostrado su vigencia y constante renovación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.