Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/2/2017 10:34:00 AM

“No hay que buscar mucho para encontrar un Animal”: Tito Gómez

El protagonista de la más reciente película de Víctor Gaviria –La mujer del Animal– habló con Semana.com sobre su papel.

Tito Gómez es el actor que interpreta al Animal, el protagonista malvado de la última película del director antioqueño Víctor Gaviria, La mujer del Animal, conocido por obras como Rodrigo D y La vendedora de rosas. Tito nació en Rionegro hace 34 años y nunca quiso ser actor, pero se encontró con la oportunidad porque, como se sabe, Gaviria prefiere los actores naturales, los que de tanta fuerza parecen quedar inhabilitados luego para otros papeles.

Semana.com: ¿Cómo llegó a la película?

Tito Gómez: Llegué a la película por cosas de la vida, por unos amigos raperos que conocían a Víctor. Soy músico, cantante, rapero, camionero. Hago varias cosas, la versatilidad fue lo que me trajo acá a buscar nuevos retos y sobre todo bregarle a la vida. También soy agricultor y tengo ganado, le rebusco por todo lado.

Semana.com: ¿Cómo se quedó con el casting?

T.G.: Nunca hice un casting ni leí el guión, sólo nos conocimos y empezamos a trabajar y a improvisar, eso sí, después de conocer los hechos reales, porque todo nos lo iba trasmitiendo la verdadera mujer del Animal, que siempre estuvo ahí.

Consulte: “Yo quería mostrar el mal irremediable, el mal sin redención”: Víctor Gaviria

Semana.com: ¿Entonces nunca hubo guión?

T.G.: A mí el guión sí me lo dieron pero yo no lo leía, para mí todo era una sorpresa diaria, ¿si me entiende? Digamos que es mucho más fácil trabajar de esa manera que cuando te matás la cabeza pensando cómo son las cosas, y más este cine que se trata de que sea muy real. No me interesé por saber nada, sino que llegaba como llegar al trabajo y hacía lo que había que hacer. Así fue durante los tres meses que duró la grabación.

Semana.com: ¿Cómo fue la relación con Víctor?

T.G.: Víctor es una gran persona, un amigo, y es muy permisivo con los actores, deja que ellos hagan su trabajo, que tengan su fluidez, que le pongan su magia, que le pongan su forma de decir las cosas, de darle su fuerza. Es fácil trabajar con él porque de alguna forma dice sus cosas, pero siempre respetando la autonomía del actor.

Contexto: ‘La mujer del animal‘, la película más polémica y oscura de Víctor Gaviria

Semana.com: La mayoría de espectadores salen muy afectados con la película, ¿a usted se le hizo difícil debido a la violencia desbordada de su personaje?

T.G.: No podemos negar que el maltrato a las mujeres existe en nuestra sociedad, en los barrios, en las familias, no hay que buscar mucho para encontrar un Animal. Es algo que realmente sucede y que no es orgullo para nadie y para nosotros tampoco; quisimos mostrar con tanto realismo un tema que a veces sucede en silencio, y queremos que se adquiera conciencia, que las mujeres enfrenten, denuncien y que los testigos también actúen. Había situaciones donde me sentía muy sucio, me sentía mal. Hubo momentos en que me dolía la cabeza, tenía que salir a respirar. Pero entendí que tenía que ser así, que tenía que ser con esa fuerza y esa realidad, luego retomás y comprendés que estás haciendo un trabajo, una obra de arte. Son muchas sensaciones, nosotros somos actores naturales y no estamos muy involucrados con la técnica. A mí me pasa que a veces veo pedazos de la película y logra impactarme, me genera sensaciones difíciles, se siente la fuerza del personaje, y que uno no se reconoce ahí. Aun siendo yo, logra trasmitirme como si fuera otra persona.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.