Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/3/1996 12:00:00 AM

LA MUSICA AL VUELO

LLEGA A COLOMBIA EL TURISMO MUSICAL

Quiza la mayor tentación que ofrecen al turismo las grandes capitales del mundo sea ver las marquesinas de las casas de ópera y las carteleras de los auditorios anunciar, como cosa normal, espectáculos y artistas que resultan familiares a los aficionados por las carátulas de los discos o transmisiones excepcionales de la televisión. Sin embargo, esa tentación se convierte en frustración cuando la taquilla, también como cosa normal, exhibe un letrero que echa al traste la ilusión: "Boletería agotada". Por supuesto, quien esté en condiciones de desembolzar 10 ó 15 veces el costo de una localidad de por sí costosa resuelve el deseo en cosa de un par de horas. No todo el mundo puede hacer realidad el sueño de llegar a Viena y ver en la Staatsoper un título mozartiano, a Pavarotti prodigar los nueve do de pecho de La fille de Régiment, de Donizetti, en el Metropolitan de Nueva York, o a Sylvie Gillem bailar La bella durmiente con el Royal Ballet en el Covent Garden de Londres. Y ni soñar con una localidad para el concierto de abono de la Filarmónica de Viena o la Filarmónica de Berlín. A veces, cuando el espectáculo está a punto de comenzar, de pronto hay mucha suerte y se logra un tiquete devuelto a última hora, mientras llegan con envidiable tranquilidad los turistas, que con meses de anticipación han adquirido las localidades en cualquier lugar de Europa o Estados Unidos: son los viajeros de los tours de turismo musical. A Camilo Perdomo, un abogado, melómano empedernido y propietario de la agencia de viajes Perdomotours, en Bogotá, el tema se le convirtió en obsesión. Se dio a la tarea de buscar la manera de que también desde Colombia cualquier aficionado pudiera tomar un avión con los tiquetes para la Scala de Milan en el bolsillo. Finalmente lo ha conseguido y tiene para la afición una de las ofertas más tentadoras y variadas imaginables. Así, por ejemplo, está en condiciones de ofrecer planes de todos los plumajes, como El norte de Italia para conocedores, que incluye Fedora de Giordano, en la Scala de Milan, a Claudio Abbado dirigiendo la Filarmónica de Berlín en la Sinfonía 9 de Mahler, el ballet Giselle y Elektra de Strauss. Otros programas están teñidos de exotismo: Festival internacional de Estambul o la pintoresca oportunidad de asistir a funciones de Carmen de Bizet en la Plaza de las Ventas de Madrid. Para los superespecialistas hay platillos tan exclusivos como las Shubertiadasen Viena, el Festival de Granadaen homenaje a Manuel de Falla, o cosas que desconciertan como la tetralogía wagneriana del Anillo del Nibelungoen la Opera de Arizona, en Estados Unidos. Para Perdomo la oferta tiene que llegar a cubrir el mundo entero. Por ahora tiene puesto el ojo en Rusia y su ballet, pues no tiene ninguna duda de lo tentador que puede resultar visitar el Palacio de Invierno de San Petersburgo, durante el día, y llegada la noche disfrutar una función del Lago de los cisnes en el Mariínski, con el Ballet Kirov y la mismísima Julia Makhalina haciendo el cisne negro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?