Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/16/1987 12:00:00 AM

LA OTRA COLOMBIA

Programa de T.V. sobre amnistiados de las FARC revela intimidades de la sicología de ese movimiento


El día de la entrevista de Yamid Amat con Carlos Lleras hubo un programa que causó mucho más impacto en el televidente raso que el diálogo entre el ex presidente y el periodista. La programadora Datos y Mensajes, en la emisión del miércoles 12 de su espacio "Informe especial", presentó un revelador documento sobre un grupo de ex guerrilleros amnistiados en Puerto Boyacá que logró poner "los pelos de punta" a muchos de los colombianos que lo estaban mirando.

Las impresionantes revelaciones sobre ajusticiamientos y secuestros que por primera vez se veían en "vivo y en directo" dejaban la sensación en los televidentes de que estaban presenciando otra Colombia que hasta ahora no les era familiar. Las personas para quienes el proceso de paz no había sido más que un juego de palabras se dieron cuenta de que algo real, cuyo alcance no habían captado, estaba sucediendo en el país.

De no ser por la absoluta espontaneidad de las declaraciones de los entrevistados, casi que se podía decir que se trataba de un montaje de esos que según la izquierda, los militares hacen de vez en cuando para "desacreditar a la guerrilla". Aunque el programa fue filmado en las instalaciones del Batallón Bárbula en Puerto Boyacá, el profesionalismo con que Efraín Marín llevó a cabo su informe, produjo un documento fílmico de enorme importancia y que hizo que millones de colombianos entendieran en forma categórica la profundidad de las divisiones que existen en el país .

El programa, que prácticamente fue anunciado con media hora de anticipación en el Noticiero TV Hoy en donde se hizo un adelanto de 6 minutos, consistía en una serie de entrevistas con un grupo de guerrilleros amnistiados de las FARC, que habían decidido rebelarse y contar algunas intimidades de lo que se vive en los frentes a los que pertenecían y lo despiadado de algunas de ellas.

Por considerarlo de interés para sus lectores, SEMANA reproduce algunos apartes del informe.

ALONSO BAQUERO, 30 años XI frente de las FARC

EFRAIN MARIN: ¿ Y usted tuvo que matar alguna vez?
A.B.: Pues, cómo te digo yo. Uno como guerrillero, pues... me tocó muchas veces enfrentar peleas con campesinos organizados, y usted sabe que en una pelea donde hay dos cuerpos armados; pues tiene que haber muertos; y, muchas veces uno mata, porque... uno está allá, y la cuestión del guerrillero es decir que todo el que no está de acuerdo con la guerrilla hay que fusilarlo, hay que desaparecerlo
E.M.: ¿Y tuvo que fusilar a alguien?
A.B.: Sí, me tocó fusilar a unos compañeros guerrilleros... En el área, me tocó ayudar a hacer consejos de guerra y fusilar como a ocho compañeros. Fuera de eso, otros que también... fueron consejos de guerra, pero no fusilados...
E.M.: Le voy a hacer una pregunta un poco más concreta... si me permiten acá... cuando usted empuñaba un arma como esta y tenía que dispararla para matar a alguien, qué sentía exactamente.
A.B.: Mira, cuando uno empuña una arma de estas, para fusilar a un campesino, se siente, una parte... se siente dolor, se siente angustia ¿sí?... porque está es fusilando uno, un compatriota . . .
E.M.: ¿ Y a cuántos campesinos fusiló?
A.B.: E... en seis años... uno siempre le toca por ahí fusilar campesinos, y ver fusilar campesinos, y uno nunca puede mentir, como dice Marulanda que él nunca ha matado. Tipo que tiene 33 años de ser guerrillero cómo no debe haber matado toda una vida. Lo que pasa es que uno por allá, le dicen usted tiene que matar a fulano y le toca a uno, porque allá en la guerrilla hay un adagio que dice que el que no sirve para matar, sirve para que lo maten...
E.M.: ¿ Y a cuántos mató?...
A.B.: Eeee... pues... así por el estilo, mucha gente; mucha gente... eso en seis años de estar ahí, eso mejor dicho sería mucha...
E.M.: Perdió la cuenta...
A.B.: (Se ríe) No, pues perdí la cuenta no. Digamos, uno va pasando todo a la historia; porque apenas, uno, dígame, un compañero, un hermano campesino que sufre las mismas penurias que uno las ha sufrido antes, para mirarlo caer envuelto de sangre y toda esa vaina...
E.M.: Ahora ya está reincorporado en el proceso de amnistía. ¿Cómo veía antes el proceso de paz y cómo lo ve ahora?
A.B.: Es una pregunta que me gus- ta que me las pregunten... En estos momentos el proceso de paz en Colombia, lo que la FARC habla es una demagogia. Y ellos han creido que el pueblo colombiano es idiota viendo las actuaciones de ellos. Las FARC han seguido por lo mismo. Las FARC únicamente cesaron un poco las hostigaciones, pero han seguido secuestrando, extorsionando, organizando campesinos, han seguido matando... han seguido en sus mismas actividades, porque supongamos, lo que se siente internamente dentro del grupo guerrillero es que, ante el pueblo, ante los medios de comunicación hay que hacer aparecer de que la FARC está en tregua y que la FARC no está haciendo nada, pero internamente están trabajando la misma situación...

JOSE M. VANEGAS (alias "Llovizna"), 26 años XXII frente de las FARC
EFRAIN MARIN: ¿ Y cómo recibían los dineros para comprar víveres y la comida?
LL.: Eso, ese dinero se formalizaba, por ejemplo en los secuestros. Yo acompañé varios secuestros.
E.M.: ¿Recuerda el nombre de alguna persona secuestrada?
LL.: Campo Elías Alvarez, de Yacopí. Lo secuestramos aquí, como quien dice... oímos decir que en el Magdalena Medio, aquí de Boyacá. Nos lo llevamos p'a Cundinamarca.
E.M.: ¿ Y cuánto pagó él?
LL.: El pagó once millones de pesos.
E.M.: ¿Qué otra persona?
LL.: Y llevamos otro que llamaba Mario Luis Angel, de aquí también del plan.
E.M.: ¿ Y cuánto pagó?
LL.: Ese nos tocó matarlo, porque no dio nada. Y el otro también nos tocó matarlo, porque no dio nada.
E.M.: ¿ Y quién era?
LL.: Ese se llamaba... se mencionaba Rumualdo.
E.M.: Cuando cometían alguna infracción dentro de la guerrilla, ¿tenían sanciones?
LL.: Correcto, sí teníamos sanciones. Cuando la falla era battante, lo mataban.
E.M.: ¿Cómo los mataba?
LL.: Los mataba a tiros... o... o a puñaladas, etc.
E.M.: ¿Y a usted le tocó participar?
LL.: Sí, me tocó recibir tres órdenes de matar tres compañeros.
E.M.: ¿ Y le tocó hacerlo?
LL.: Y me toco hacerlo, viendo que era un compañero, me tocó hacerlo.
E.M.: Bueno, ¿y usted qué sentía en ese momento?
LL.: Ee, sentir uno cobardía; sentir uno cobardía, tener que matar un compañero, es así como por ejemplo matar a un hermano de uno porque... lo ayudaban a uno a defender y para tener que matarlo...

CARMELITA ACERO, 24 años XI frente de las FARC
EFRAIN MARIN: ¿ Usted tuvo que matar alguna persona?
C.: Si, varias.
E.M.: ¿Campesinos?
C.: Campesinos, gente que ha sido colaboradora con uno. En veces uno que va con bastante sed, llega a la casa de ellos, uno les pide agua y le brindan a uno, si es comida también; porque como seres humanos ellos hacen esas cosas, y después uno tiene que venir y ajusticiarlos como cualquier cosa.
E.M.: ¿ Y por qué les dan órdenes de que los ajusticiaran?
C.: Porque, por ejemplo, si ellos hablan con el Ejército, tienen continuo acceso al Ejército, pues ahí mismo, ellos dicen de que son sapos, de que los sapearon y bueno, en fin.
E.M.: ¿ Y cuando tenía que cumplir una orden y matar a alguien, como mujer, como ser humano, qué sintió?
C.: Pues uno siente de todo. Uno le da lástima. A mí en muchas ocasiones me daban ganas de llorar. Porque uno ve, por ejemplo, personas ya de edad... y uno pues se acuerda del papá, se acuerda de la mamá. Se recuerda de muchas cosas y uno le da sentimiento. Pero uno no puede incumplir la orden porque... uno ahí, pues, lo sancionan, lo matan también.
E.M.: ¿Cuando se presentó ante el Ejército alguien la presionó?
C.: No. Uno allí, uno se siente con mucho miedo, porque ellos le infunden a uno, todos los días de el Ejercito, pues que, es unas personas malas, de que ellos no respetan la vida del ser humano, que no respetan a nadie; que si uno se presenta, lo primero que hacen es explotar la... la... o sea todo lo que se ve allí, recibir las informaciones, y que ahí mismo lo mandan a ajusticiar a uno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.