Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2009/08/15 00:00

La otra escritura

La escritora y periodista Patricia Lara, que presenta en la XXII Feria Internacional del Libro de Bogotá su nueva novela, ‘Hilo de sangre azul’, habló con SEMANA sobre las fronteras entre la literatura y el periodismo.

“La realidad colombiana está compuesta por multitud de novelas policÍacas”

Patricia Lara ha figurado en muchos campos. Estudió filosofía y letras en la Universidad de los Andes, pero se dio a conocer más como periodista que como académica cuando fundó, junto con el ex presidente Carlos Lleras Restrepo, el semanario Nueva Frontera en 1976. Forjó una amplia carrera en medios cuando dio otro viro hacia la política. Fue Concejal de Bogotá en los 70 y también se le apuntó a ser la fórmula vicepresidencial de la candidatura de Carlos Gaviria cuando se lanzó en 2006. Ahora, presenta su nueva novela Hilo de sangre azul, la cual bebe de la tradición de la novela policíaca pero también toma herramientas del periodismo para contar una truculenta historia de la ficción.

SEMANA: Usted estudió literatura pero durante 30 años se ha dedicado de manera sobresaliente al periodismo. ¿Cuándo se decidió a escribir novelas…?

PATRICIA LARA: Cuando sentí la necesidad de escarbar dentro de mí misma, pero también, cuando me di cuenta de que la novela puede reflejar más la verdad que el periodismo. Me refiero a esa verdad inasible del inconsciente que lleva a los seres humanos a actuar de determinada manera sin que, la mayoría de las veces, ellos sepan por qué lo hacen.

SEMANA: ¿Por qué parece que en Colombia fuera un pecado, para ciertos intelectuales y periodistas, que se crucen las fronteras y los periodistas se conviertan en novelistas?

P.L.: Por ignorancia, o por envidia, tal vez. En América Latina, por ejemplo, todos los escritores importantes fueron alguna vez periodistas: Vallejo, Huidobro, Borges, García Márquez, Fuentes, Onetti, Vargas Llosa, Asturias, Neruda, Paz, Cortázar, Tomás Eloy Martínez, Laura Restrepo, en fin...

SEMANA: Usted es una gran lectora de la mejor novela norteamericana. ¿Qué le debe a esta su más reciente novela ‘Hilo de sangre azul’?

P.L.: Lo que uno lee siempre se manifiesta en lo que uno escribe y en lo que uno es. Yo soy una admiradora de Truman Capote, de Dashiell Hammett. Pero no sé si A sangre fría o El halcón maltés hayan influido directamente en Hilo de sangre azul.

SEMANA: ¿Será que las novelas policíacas son la mejor manera de iluminar la realidad colombiana?

P.L.: La realidad colombiana está compuesta por multitud de novelas policíacas.

SEMANA: En su novela, la protagonista es una periodista, pero el tema es una visión algo irónica de la clase alta colombiana y de los financieros de cuello alto que terminan tumbando a todo el mundo. ¿Cómo ve ese asunto en su libro?

P.L.: Hilo de sangre azul es un retrato de la alta sociedad, de cierto sector en el que el dinero ocupa el primer lugar en la escala de valores. Es un reflejo de esa ética gris...

SEMANA: Parece que su novela tuviera coyuntura, como se dice en periodismo, con todo este asunto del desplome de los grandes capitales. ¿Está de acuerdo?

P.L.: Puede que parezca tener una coyuntura, pero fue escrita antes de que estallaran los escándalos de Murcia, de Piedrahíta y de Madoff. Fue una especie de premonición…

SEMANA: ¿Usted sí cree que los periodistas son los fiscales de este tiempo?

P.L.: Desempeñan un papel ¿se imaginan a dónde hubieran llegado, por ejemplo, las consecuencias y el alcance de las famosas chuzadas del DAS si la Revista SEMANA no hubiera descubierto lo que estaba ocurriendo?.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.