Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/16/1990 12:00:00 AM

LA PELEA DEL MARTES

Betty Vs. Azúcar, dos series colombianas que acaparan el martes a las 8:30 p.m. más del 80% de la audiencia

La cita es todos los martes a la misma hora: 8:30 p.m. Los invitados son dos programas nacionales, con actores, libretistas y directores colombianos. Esos que durante los últimos ocho meses han mantenido divididos a los televidentes en dos bandos. La mitad que aceptó el reto de descifrar el misterio que rodea la muerte de una buena muchacha. La otra mitad que se dejó contagiar por el ritmo pegajoso de la salsa y el olor dulce de la caña.
Es el duelo de los martes. El que libran desde hace ocho meses "¿Por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha? (dramatizado de RTI) y ¿Azucar? (RCN). Dos historias colombianas que hablan de la descomposición social, de la doble moral, de la soledad, el poder, el racismo. De los amores en alcoba ajena, de la injuria y la calumnia. Temática lo suficientemente atractiva para que el rating de sintonía se mantenga en un 40% para cada uno de los programas, indice que, sumados los dos espacios, produce la hora de mayor encendido de la televisión colombiana en toda la semana.
En esa "competencia sana", como la define Dario Vargas, director de "¿Por qué mataron a Betty?", las dos programadoras juegan sus ases para colocarse la camiseta de liderazgo en sintonía. La competencia se ha puesto tan dura que, por ejemplo, RTI decidió meter en la historia un personaje que tuviera el carisma y la acogida entre el público sin necesidad de ser un gran actor. Se barajaron los nombres del comandante Carlos Pizarro y José Fernández Gómez. Al final se decidieron por el ex campeón mundial de boxeo Miguel "Happy" Lora, quien en su primera aparición en la pantalla paso la prueba. Según Vargas, esto se explica teniendo en cuenta que "un boxeador es también un actor, alguien obligado a actuar frente al público". RCN, por su lado, desplego una enorme campaña publicitaria para anunciar la segunda generación de "Azucar". Durante varios meses se habló de la actriz que tendría la responsabilidad de mantener el soporte de esta segunda parte de la serie. Se rumoró que el papel recaería en una de las ex reinas de belleza del Valle, donde se desarrolla la historia.
Pero al final se decidió por la sensual modelo de comerciales Erika Shutz.
En este duelo el único ganador por el momento ha sido el televidente. El enfrentamiento de los dos dramatizados ha llevado a sus directores y a las mismas programadoras a desplegar todos sus recursos técnicos para presentar un excelente producto. El resultado ha sido óptimo. Ambos programas tienen al frente a directores de larga trayectoria. Tienen experiencia en cine y esto les ha permitido sacar las cámaras de los estudios y trabajar exteriores de una gran calidad. Además, son jóvenes y permiten que sus actores desarrollen toda su creatividad profesional en la concepción de sus personajes. Los libretistas son de muchos quilates. Mauricio Navas Talero ("Azúcar"), así como Julio Jiménez ("¿Por qué mataron a Betty..."), tienen algo en común: sus historias cuentan hechos de la vida real. Y quizas ese es el mayor éxito de los dos dramatizados. La diferencia es que Jiménez representa, desde hace años, una escuela que, aunque algunos consideran pasada de moda, sigue pegando duro entre el público. Y Navas pertenece a la generación de la frescura y el humor, que se ha venido imponiendo últimamente.
"Azúcar", como lo señalo su director Carlos Mayolo, encierra la historia de la caña. Es una hacienda legendaria habitada por un puñado de hombres y mujeres que viven y aman apasionadamente. Es un melodrama tropical, con veleidades humorísticas muy válidas. Es el resumen musical de la vida del Caribe entre los años 30 y los 80. Es la evocación y la mezcla de las épocas, pasando por lo sobrio, lo romántico y lo agresivo, para llegar a un resultado mágico... Pero también es la maldición de Sixta, una mulata sensual que profiere una maldición que ha de llevar la familia Solaz por el resto de su vida. Y también es la reivindicación del negro "Porqué el azúcar para ser blanca necesita de la tierra negra y del sudor negro y de la semilla negra...".
La historia de "¿Por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha?" gira alrededor de dos familias. Una con poder, dinero y ambición. La otra pobre pero con la ilusión y la envidia de alcanzar lo que tiene la primera. Y ambas se debaten en conflictos internos, donde las relaciones personales son un caos y los enfrentamientos conducen a los personajes cada vez más al abismo. Toda la trama se desarrolla en un restaurante donde ambas familias comparten sus angustias. Y en ese escenario ocurre la muerte trágica de Betty, quien trabajaba como camarera. A medida que la trama se desarrolla, se busca una respuesta de por qué mataron a Betty. Quizás nunca se sepa.
El éxito de este dramatizado, según su director, Darío Vargas, se debe a los libretos de Julio Jiménez, a quien considera el mejor libretista del país. "Sus historias las alimenta con su imaginación". Y al cuidado en la realización del dramatizado. "Buscamos una aproximación al cine. Donde la calidad fotográfica y musical tienen mucho que ver. La edición es un proceso de creación y no se limita al simple ordenamiento de las imágenes".
Por lo pronto, los dos dramatizados sostienen un duelo cerrado que se mantendrá por muchos meses. "Azúcar" esta planeada para un año más. Y Betty no tiene un límite. Sólo terminará el día que comience a perder expectativa. Entre tanto, el público sigue gozando la pelea del martes y no faltan quienes siguen una de las series en directo, mientras graban la otra en betamax.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.