Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/14/1986 12:00:00 AM

LA PINTURA AL PODER

Con Pedro Alcántara, las artes plásticas logran una curul en el Senado.

"La cultura es la expresión más elevada de cualquier pueblo y por lo tanto la política forma parte de ella. El surgimiento de la Unión Patriótica es entonces un hecho cultural- -quizá el más importante de la historia contemporánea- que va a permitirle al pueblo dar un paso adelante en el desarrollo de su política y así lograr una participación más activa en el forjamiento de su propio destino", es lo que afirma Pedro Alcántara, el primer artista que llega al Senado de la República. En efecto, en las recientes elecciones quedó como suplente para esa corporación por el Valle en representación de la U.P. y en coalición con Germán Romero Terreros, del liberalismo.
La trayectoria de Alcántara tanto como dibujante como grabador es ampliamente conocida en Colombia y en el exterior, donde ha expuesto muchas veces su obra cosechando éxitos entre el público y la crítica. El centro de su obra como temática no ha dejado nunca de ser la violencia, lo cual es muy comprensible si se tiene en cuenta que el artista nació en 1940 y, por consiguiente, vivió desde niño la ola de terror desencadenada el 9 de abril de 1948. Sin embargo, aunque el tema sea siempre el mismo, la evolución de su obra atraviesa por diversos períodos expresivos. Hasta 1966, por ejemplo, sus dibujos revelan una angustia existencial que no fue bien comprendida por el público pero que en todo momento intentaba aprehender la violenta realidad que lo rodeaba. Posteriormente, por los años setenta, Alcántara centra su interés en la figura humana para seguir plasmando el sufrimiento de unos cuerpos atormentados cuya resolución ideológica sorprende. Actualmente, sus dibujos continúan revelando el nuevo expresionismo en cuanto a su planteamiento creativo, situando al artista en el campo de la "transvanguardia", según lo afirma el crítico de arte Miguel González.
Aunque es más conocido como artista que como político, el dibujante afirma que, para él, ambas cosas están profundamente ligadas: "Desde muy pequeño yo dibujaba mientras recitaba los discursos de Gaitán". Desde entonces no ha cesado de tener un interés en la política de nuestro país. Por eso, está convencido que la Unión Patriótica es la mejor opción "para romper las barreras del bipartidismo que han marcado la política colombiana durante tanto tiempo". Por eso también sostiene que toda obra de arte es política aunque su planteamiento no tiene por qué ser evidente. "Yo no hago una obra panfletaria en que sea obvio el problema político. Mi deber como artista es comprometerme con la sociedad que me ha gestado. Por eso, actualmente me preocupa fundir nuestras tres culturas -la negra, la española y la precolombina- en un lenguaje contemporáneo. Lo cual revela una inquietud artística pero igualmente política".
Cuando SEMANA habló con Pedro Alcántara, el artista estaba muy feliz por haber sido elegido suplente al Senado. En cuanto a sus proyectos políticos no pudo decir nada en concreto, sino que se solidariza totalmente con los intereses de su partido, pero que reconoce que el aspecto cultural prima en él. "A toda costa quiero defender la paz en todos sus sentidos y a todo nivel ".
Pedro Alcántara, quien paradójicamente está unido a la violencia tanto por sus vivencias personales como por su experiencia artística, logra un puesto en el Senado como representante de la paz, cuando Colombia atraviesa por una ola de violencia en la que nuevos muertos caen reflejando lo que el artista ha representado en obras como "El martirio agiganta los Hombres-Raíz" de 1966.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.