Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/5/2015 10:00:00 PM

La eterna disputa entre los Beatles y los Rolling Stones

Un libro vuelve a despertar el mano a mano entre estas dos grandes bandas inglesas.

Elegir uno de los grupos podría revelar un gusto político, una forma de ser, una filosofía de vida. Porque ambos, Beatles y Rolling Stones, no son solo un hito en la historia del rock. Sus nombres han originado toda clase de mitos que crecieron de tal manera que han dado hasta para escribir libros.

Y ese es justamente el tema de Beatles vs. Stones, obra del historiador estadounidense John McMillian, que retoma todo lo que se generó alrededor de la relación de estos dos grupos. Siempre se habló de encarnizadas disputas entre los muchachos de Liverpool y Londres, casi siempre avivadas por los medios de comunicación, por los mismos mánager en su afán de vender discos, por biógrafos sensacionalistas y, la mayoría de las veces, por sus mismos seguidores.

McMillian le dice a SEMANA: “La idea principal del libro es señalar que ambos grupos siempre tuvieron una ‘amistad competitiva’ o una ‘rivalidad amistosa’. O, más bien, que siempre se admiraron pero que al mismo tiempo les encantaba dar de qué hablar”.

La disputa está llena de estereotipos: que los Beatles son los niños buenos, pulcros y disciplinados, que representan lo apolíneo. Y que los Rolling Stones son la otra cara de la moneda, la rebeldía, los niños malcriados que representan lo dionisiaco. Tom Wolfe ya lo había escrito en 1965: “los Beatles quieren cogerte la mano, los Stones quieren quemar tu ciudad”.

Toda suerte de frases volaban y se fabricaban, como la de Andrew Loog Oldham, el mánager de los Stones, que para atacar la imagen pacata de los Beatles acuñó: “¿Usted dejaría que su hija se casara con un Rolling Stone?”.

La confrontación trascendió hasta los miembros de las bandas, que de vez en cuando se tiraban dardos. John Lennon dio un golpe duro en alguna entrevista al decir que “todo lo que hacemos, los Stones lo repiten cuatro meses después”. Y aún hoy no se dejan de presentar ataques, como el caso de Keith Richards quien dijo hace un mes que el famoso álbum de Los Beatles Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band es “un revoltijo de basura”.

Sin embargo, siempre se ha dicho que fueron los seguidores de las bandas los que alimentaron la polémica. SEMANA consultó a varios de ellos, como al excomisionado de paz Daniel García-Peña, quien prefiere irse por la mitad: “Más que enfrentarse, se complementan”.

El economista Salomón Kalmanovitz, otro seguidor al que le apasiona lo que representan ambas bandas, cree que el debate ya no está vigente y que este surgió por el hecho de que representan dos estilos opuestos: “Las melodías de los Beatles eran pegajosas y apelaban a los adolescentes que buscaban mayor libertad personal. Los Rolling fue un grupo más duro que bebió de las fuentes del ‘blues’ y que tenía un ideario político rebelde, se inventaron letras irónicas, críticas”.

A partir de ahí surge entonces otra idea que habla de la camaradería entre los grupos y que ahora es la que muchos prefieren aceptar, como lo afirma el escritor Sandro Romero Rey quien cree que “Beatles y Stones se quisieron, se quieren y se seguirán queriendo más allá de la vida y de la muerte”.

No hay que olvidar, además, que los cuatro de Liverpool le facilitaron a la banda de Mick Jagger y Keith Richards la canción I Wanna Be Your Man, que se convirtió en uno de los primeros grandes hits de los Stones. También se sabe que los Beatles ayudaron a que los de Londres consiguieran contrato con la disquera con la que trabajaron por varios años. Así mismo, Brian Jones participó en los coros de Yellow Submarine. Y como si esto fuera poco, ambas bandas se llamaban para coordinar las fechas de conciertos y la publicación de álbumes para no perjudicarse entre ellas.

Muchas cosas se dijeron, se dicen, y seguramente se dirán sobre estos dos grupos, pues como dice McMillian es un tema que está lejos de perder interés porque todo lo que hacen siempre será noticia. Ya sea para bien o para mal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.