Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/07/29 00:00

LA REVANCHA DE GEORGE

LOS PROBLEMAS CON SU ANTERIOR CASA DISQUERA IMPIDIERON A GEORGE MICHAEL GRABAR UN ALBUM EN SEIS AÑOS. 'OLDER' MARCA SU REGRESO.

LA REVANCHA DE GEORGE

George Michael fue una de la figuras más representativas de la música pop de los años 80. Con su grupo Wham! y como solista llegó a convertirse en la figura masculina más significativa de esa década después de Michael Jackson. Su logro más importante fue Faith, un álbum del que se vendieron más de 10 millones de copias, recibió el Grammy a mejor álbum del año y que colocó seis éxitos en los primeros lugares de las listas internacionales. En 1990 Michael publicó Listen Without a Prejudice. Vol. I, un trabajo que siguiendo los lineamientos del anterior, lo mostraba explorando en una mezcla de pop y soul y que le volvió a dar varios éxitos aunque ya por esos días la relación con su casa discográfica, Sony Music, se empezaba a deteriorar ante la inconformidad de él por el tratamiento que quería dársele a su material. "Es una gran compañía que no tiene entendimiento alguno sobre el proceso creativo", comentó el artista en una entrevista a finales de 1992. Con algunas canciones incluidas en grabaciones especiales, su carrera continuó en medio de un prolongado y tortuoso juicio que finalmente salió a su favor a finales del año anterior, y que de inmediato lo llevó a un contrato con el sello VirginSBK, que le dio todas las garantías que exigía. El resultado de todo este proceso es Older, un nuevo álbum en la carrera de George Michael, una vez más escrito, arreglado, producido e interpretado casi en su totalidad por él mismo. Aquí, Michael ha condensado una grabación que se muestra más madura y en ese sentido sus canciones se han inclinado por las melodías suaves, de nuevo bajo los parámetros del soul, con delicados arreglos de teclados y su voz con un tratamiento especial que la muestra envolvente y entre las que se destacan Jesus to a child, You have been loved y Older. Sin embargo no faltan los temas de corte rítmico como Fast Love y Star People, que son casi discotequeras y que completan un álbum donde se ha puesto de relieve, una vez más, el talento de un artista que condicionado por su contrato discográfico había estancado su carrera musical. Estas canciones, seguramente logradas hace ya un buen tiempo atrás, marcan el regreso de George Michael a un mundo artístico que él mismo había rechazado seis años atrás y abren un interrogante en torno de una evolución que por las mismas condiciones se había frenado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.