Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/2/2007 12:00:00 AM

La rosa blanca

Un sentido homenaje al movimiento estudiantil que se enfrentó al insensato gobierno de Adolf Hitler.

Título original: Sophie Scholl: Die letzen Tage.
Año de estreno: 2005.
Dirección: Marc Rothemund.
Actores: Julia Jentsch, Alexander Held, Fabian Hinrichs, Johanna Gastdorf, André Hennicke y Florian Stetter.

La primera media hora pertenece a una extraordinaria película de suspenso. Lo que sigue, una sucesión de absurdos que prueban la ceguera cruel de las dictaduras, parece venir de un documental de History Channel (que no tienen nada de malo) que pretende probarnos que no todos los alemanes estuvieron de acuerdo con las acciones de los nazis. Lo prueba. Se vale, para ello, de la entereza de Sophie Scholl, de Sophia Magdalena Scholl, esa estudiante de 21 años que en apenas cinco días fue condenada por traición y ejecutada en la guillotina por haber dejado en los pisos de la Universidad de Munich unos panfletos en contra del gobierno de Adolf Hitler. Se vale de ese personaje de la vida real que sigue siendo, hasta hoy, una fuente de inspiración para los jóvenes alemanes. Y se apoya, por supuesto, en la estupenda actuación de la valiente Julia Jentsch.

Pero se siente, después de un rato, que un documental habría sido más dramático, que una crónica de prensa habría sido más contundente, que la lección (aquel "no todos los alemanes fueron nazis") queda aprendida desde esa envolvente primera media hora. Volvemos, entonces, a los terrenos del panfleto. Y somos nosotros los dictadores que condenan. Y la condena es peor, más triste, porque es una cadena de bostezos. La reconstrucción de la época es impecable. La cámara no está, nunca, en el lugar equivocado. Los miembros del elenco se desviven por interpretar los difíciles papeles que les han encomendado. Pero no. La emoción no está en la pantalla. Podemos sentirla, podemos decir "pobre Alemania", pero el mérito no es de la película.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.