Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/1988 12:00:00 AM

A LA SOMBRA DE FREUD

Mann, Proust y Kafka, estudiados por Eduardo Gómez en su libro "Ensayos de crítica interpretativa"

Thomas Mann, Marcel Proust, Franz Kafka, son los autores que Eduardo Gómez estudia en estos "Ensayos de crítica interpretativa" (Tercer Mundo, 1987). Quizás el término "estudiar" resulta inadecuado, ya que se trata de aproximaciones a algún aspecto de las obras abordadas desde un particular punto de vista. Sería mejor, entonces, hablar de aproximaciones.
El libro, excelente y meritorio, carece sin embargo de unidad. El autor reúne ensayos de distintas épocas, escritos bajo diversas circunstancias.
De ahí los cambios de tono y las diferencias en el carácter con que cada uno define la forma como ha sido elaborado. No se trata de un defecto, más bien de una característica, en donde es forzoso reconocer el fundamento intelectual del autor, pero en donde la falta de unidad echa a perder el conjunto. Quizás un prólogo acerca de su concepto de unidad hubiera servido para salvar este escollo.
Este reproche es meramente formal, ya que si comprendemos que independiente de el hecho de encontrarse unos junto a otros, cada uno de estos textos valen lo que valen por sí mismos. Si uno no puede elogiar el acierto con que han sido reunidos, tampoco puede ignorar que en Eduardo Gómez está el testimonio de un intelectual, y un poeta, que ha dedicado buena parte de su tiempo al estudio de la literatura, a la poesía y a la crítica, en un medio en donde la cultura ha venido perdiendo toda importancia.
El hecho que en Colombia se publique un libro de ensayos de crítica literaria hay que saludarlo como una excepción, y más si se trata de autores como Kafka, Proust y Mann. ¿Serán en realidad difíciles estos autores que estudia Eduardo Gómez? No lo son para el lector que ha ascendido por "La montaña mágica" o para quien se ha internado por los laberintos de "El proceso" o "El castillo", o bien para quien se inició en la más apacionante indagación del mundo de los afectos con la lectura de "En busca del tiempo perdido". El valor de estos ensayos reside precisamente en el hecho que su autor divulga, de una manera rigurosa pero comprensible, cómo él ha leído a los autores tratados y cómo ha encontrado en sus obras un sentido y aún cómo de éste brota la interpretación que nos ofrece. La interpretación de Eduardo Gómez, digámoslo de una vez, es fundamentalmente una interpretación freudiana de la obra literaria. Se apoya sistemáticamente en la teoría psicoanalítica de Sigmund Freud para fundamentar sus conceptos y razonamientos. Y aunque uno no comparta sus apreciaciones elaboradas desde este punto de vista, hay que reconocer en ellas su fuerza persuasiva, su método y admirar en él cómo, con la cadena de largas investigaciones que habrán precedido a su trabajo, elabora y sustenta cada uno de sus ensayos.
Por otra parte, es en sus razonamientos generales donde con más intensidad brilla su capacidad crítica original, como en las conclusiones de "Marcel Proust, Thomas Mann y la novela latinoamericana".
Su "Lectura de Muerte en Venecia" es sin duda un valioso aporte a la exégesis de la bella novela de Mann. Estudiada minuciosamente, capítulo por capítulo, a lo largo de casi 100 páginas, este texto revela a Eduardo Gómez como un lector atento y como un ensayista penetrante.
El ensayo sobre Kafka conduce a "El Castillo", es cierto, pero Eduardo Gómez ha querido vincular vida y obra, con no poco fundamento, y de este vínculo hace una interpretación de la obra literaria. Causa y efecto se determinan en una progresión sugestiva enseñando al lector cómo la obra corresponde a aspectos efectivos de una vida en sus variados matices.
Concreto, alusivo, universal, Eduardo Gómez satisface la curiosidad del lector, quien comprende que cada lector asimila e interpreta la obra literaria de una manera particular. El nos ha dado la suya propia, persuasiva e inteligente, pero a la vez lo ha hecho con el ingenio de quien, alejado de la actitud dogmática, nos deja abierto el camino para otras interpretaciones, para otras lecturas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.