Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/11/15 00:00

La sucursal del arte

Se inaugura en Cali el XLI Salón Nacional de Artistas, un evento que literalmente se tomará la ciudad durante tres meses.

‘La lechera y la cocinera’, de Cristo Hoyos, del Laboratorio Uré (zona Caribe). Curaduría realizada por el Consorcio Mal de Ojo

Desde hace unos 20 años Colombia se ha ido acostumbrando a ver sus ciudades convertidas en escenarios de arte. El Festival Iberoamericano de Teatro, con sus eventos al aire libre; el sinnúmero de festivales del género 'al parque'; diversas intervenciones de artistas en espacios públicos, sin contar con el Encuentro MDE07, que convirtió a Medellín, durante los primeros seis meses del año pasado, en un verdadero laboratorio de arte con una participación muy activa de los ciudadanos y que dejó como herencia concreta la reactivación de varios centros culturales de la ciudad. A partir del 19 de noviembre todas las miradas del arte se centrarán en Cali, sede del XLI Salón Nacional de Artistas, fruto del trabajo conjunto que desarrollaron el Ministerio de Cultura y 28 instituciones culturales de la ciudad.

Cali vivió un gran esplendor artístico en los años 60 y 70 con el Teatro Experimental de Cali, el Museo La Tertulia, el grupo de cineastas del llamado Caliwood, La Bienal Panamericana de Artes Gráficas. Pero a finales de los años 80 entró en un silencio que casi la borró del panorama cultural del país. En los últimos tiempos ha vuelto a ver un renacer cultural y por ese motivo Cali ha querido aprovechar la ocasión para armar un evento de grandes proporciones, que además coincide con la realización de los Juegos Deportivos Nacionales, la inauguración del sistema de buses articulados MIO y la Feria de Cali.

El Salón Nacional de Artistas, que nació en 1940, en tiempos de la República Liberal, más que sitio de consagración de artistas ha sido, ante todo, espacio de debate, reflexión y escándalo, así como, en palabras de la pintora e investigadora Beatriz González, "termómetro infalible" del estado del arte en Colombia. En sus primeras dos décadas reflejó un panorama provinciano y cerrado. A finales de los años 50, la llegada a Colombia de Marta Traba le dio un gran impulso al arte colombiano y esto se reflejó en los salones de aquellos años. En las dos siguientes décadas tuvo fuertes altibajos y desde los años 90 ha vuelto, con mayor o menor éxito, a ser un punto de encuentro que permite debatir el panorama artístico del país.

En esta oportunidad el Salón se ha planteado como un proyecto que involucra diversos espacios de la ciudad, casi todos en el eje del río Cali. Entre ellos, el Museo de Arte Moderno La Tertulia, el Colegio La Sagrada Familia, el Instituto Departamental de Bellas Artes, el Museo de Arte Religioso, el Banco de la República y el Centro Cultural de Cali. En estos y otros lugares se montaron las 17 exposiciones regionales exhibidas el año pasado en todo el país en los 12 Salones Regionales de Artistas, que complementan tres grandes exposiciones con obras de artistas nacionales e internacionales ya consagrados. De esta manera, quienes recorran las distintas muestras podrán confrontar la apuesta regional con las propuestas del arte internacional.

Para que estas exhibiciones no queden dispersas, fueron integradas en tres grandes núcleos. El primero de ellos se denomina Imagen en Cuestión. El objeto es reunir obras en las que se cuestiona el valor mismo de la imagen en una sociedad saturada de imágenes diversas que casi nunca logran conmover y transmitir. Bajo este concepto se agrupan la exposición internacional que lleva el nombre de este núcleo, así como las regionales 'El espejo ni sí ni no sino todo lo contrario' (Centro del país) y 'Así narra el Fotógrafo' (Pacífico).

El núcleo 'Presentación y Representación' está enfocado en los alcances del arte para abordar realidades sociales y culturales. Además de la exposición internacional homónima, en este grupo se incluyen las exposiciones regionales 'Bamba 45' (Pacífico), 'Museo Iberoamericano de Arte Moderno de Popayán' (Pacífico), 'Territorios Nacionales' (Orinoquia), 'Confluencias, Arte y Ciudad' (Centro-Occidente), 'Territorios Invisibles y Territorios Ignorados de la Región Surcolombiana' (Sur), 'Región Imaginada' (Oriente), 'Voces, Acciones y Silencios' (Oriente).

Los salones regionales fueron el resultado de un trabajo de curaduría. Es decir, no se convocan artistas y se reciben obras para luego escoger las mejores y exponerlas en el Salón Nacional, como se hizo hasta 2004. El nuevo modelo consiste en organizar investigaciones en las regiones para que la muestra escogida, en lo posible, refleje la manera como ellas se miran a través del arte.

Pero también se le ha dado en esta ocasión una gran relevancia a lo local, es decir, a Cali. Una ciudad que, como resultado del narcotráfico, cayó en un pozo profundo que se reflejó en una crisis en todos los órdenes: económico, social y, por supuesto, cultural. Por ese motivo, el Ministerio de Cultura ha querido vincularse de manera muy estrecha con iniciativas de arte local, en particular el Festival de Performance que cada año organiza el colectivo de Artistas Helena Producciones. Otras actividades relacionadas con el ámbito caleño son las recreaciones de lugares que tuvieron gran trascendencia en la escena cultural caleña de los 60 y los 70 como la Ciudad Solar, sitio de reunión de artistas de vanguardia de diversas disciplinas.

El Salón Nacional de Artistas también ofrece un proyecto pedagógico que busca acercar el arte contemporáneo al público a través de una escuela de mediadores denominada Voceros del Arte y 19 estaciones pedagógicas en distintos sitios públicos de la ciudad. También se han previsto talleres, encuentros y un trabajo didáctico en los distintos puntos de exhibición.

Además, en estos tres meses se realizarán actividades e intervenciones artísticas en espacios públicos, así como ciclos de cine y música. De este modo Cali vuelve a ser la sucursal del cielo, al menos para los seguidores del arte contemporáneo. Y si todo sale bien, la expresión "aquel 19" no sólo revivirá el día en que América ganó su primer campeonato, sino también el día en que Cali volvió a ser sinónimo de innovación y vanguardia cultural.

www.salonesdeartistas.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.