Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/18/2014 12:00:00 AM

La tiranía de "Ubú rey" se desdobla en el Festival de Teatro de Bogotá

La obra precursora del dramaturgo Alfred Jarry, se desdobla en distintas interpretaciones en el festival.

;
EFE
La tiranía y la ambición reflejada en "Ubú rey", la obra precursora del surrealismo del dramaturgo francés Alfred Jarry, se desdobla en dos distintas interpretaciones en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB).

Por un lado, la compañía italiana Fortebraccio, con la adaptación y dirección del actor Roberto Lantini, ahonda en el texto del "Ubú rey" más apegado al texto, mientras que la Handspring Puppet Company de Sudáfrica se adentra en los patrones de la violencia en un conflicto con "Ubú y la comisión de la verdad".

En el eje de estas dos obras está Ubú, un capitán del ejército polaco que decide derrocar al rey Venceslao instigado por su mujer para instaurar una feroz tiranía.

El "Ubú rey" de Jarry fue estrenado en 1896 como una parodia satírica del "Macbeth" de William Shakespeare, y abrió la trilogía que completan "Ubú cornudo" y "Ubú encadenado", obras que marcaron la transformación del teatro del siglo XX al incluir marionetas, la gestualidad, el protagonismo de la iluminación y la palabra "mierdra" en la primera línea del texto.

Pero el personaje no nos es lejano, según Lantini, quien en un encuentro con periodistas afirmó que "'Ubú' somos nosotros, somos 'Padre Ubú', 'Madre Ubú' y 'Ubú' con la suciedad del sentimiento de aspiración de poder que sacrifica al rey, a los valores, para llenar la panza y la parte baja del ser humano".

En el "Ubú Rey" que adapta Latini prima la esencia del texto de Jarry para "llegar a lo contemporáneo y buscar una nueva ubicación para el teatro de hoy en día que sea cita del mundo contemporáneo con el texto, la investigación del director y los actores".

Además, Latini incluye a un nuevo personaje que él mismo encarna: el Pinocho de Carmelo Bene.

"Yo quise enfrentar a Pinocho, que es casi contemporáneo a la obra de Jarry, porque a él le interesaba tener un espectador interno que pudiera hablar con las palabras de Shakespeare. Pinocho habla con las palabras de Shakespeare y grita con la voz de Jarry", explicó el actor y director italiano.

Además de esta novedad, Latini recrea la fuerza de los silencios de Shakespeare y hace una puesta en escena muy estética con las que busca que el espectador pueda "reconstruir" la obra y configurar su propio "Ubú rey".

"Yo espero que los espectadores no vengan a ver mi espectáculo, sino que se lleven el suyo propio", aclaró Latini.

Por su parte, la adaptación del director sudafricano William Kentdridge juega con el mito de Ubú para ubicarlo a cualquier parte del mundo afectada por seres que concentran el ansia de poder con la ignorancia.

Y en este caso, en una obra que mezcla dibujo, animaciones del propio Kentridge, marionetas, músicas y actores, Ubú no es un militar polaco, sino un policía que se sacia con violencia y sexo, y el centro de la obra es la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica que planteó Nelson Mandela en 1995.

El director propone que cada cual haga su reflexión sobre la violencia, los "ubúes" de cada país y el papel de estas comisiones para reparar a las víctimas y terminar conflictos, algo que le toca de cerca al público colombiano, que asiste a las negociaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC desde finales de 2012.

Ambas obras se presentarán hasta el sábado 19 de abril, en vísperas del cierre del festival, la italiana "Ubú Rey" en el Auditorio León de Greiff, y la sudafricana "Ubú y la comisión de la verdad" en el Teatro Nacional Fanny Mikey.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.