Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2001 12:00:00 AM

La toma de la embajada

Ciro Durán recuerda que el pasado de Colombia es el presente.

Director: Ciro Durán
Actores: Demián Bichir, Fabiana Medina, Humberto Dorado, Bruno Bichir, Manuel Busquets, Susana Torres Fue el 27 de febrero de 1980. Eran las 12:10 de la mañana. En la embajada de República Dominicana, en Bogotá, se ofrecía, a un numeroso grupo de diplomáticos, una recepción para conmemorar la fiesta nacional de ese país. Y entonces, de la nada, uno de los invitados sacó una pistola, disparó al aire y anunció que se trataba de un asalto. Doce guerrilleros del M-19, el grupo armado célebre por sus golpes de opinión, entraron en la casa a sangre y fuego. Y pronto, muy pronto, se tomaron la embajada. La toma duró 61 días y conmocionó al mundo. Catorce embajadores —entre ellos los de Estados Unidos, México, Venezuela, Brasil, Italia, Uruguay y Suiza— fueron secuestrados y a cambio de su liberación, y de la de todos los demás diplomáticos, se pidió la de 311 presos políticos y se exigió, como si no bastara, el pago de 50 millones de dólares. Los periodistas, en frente de la sede, crearon un campamento al que llamaron ‘Villa Chiva’. Y los vecinos del barrio La Soledad, sin pensarlo dos veces, convirtieron la crisis en un negocio y arrendaron algunas habitaciones a reporteros de la televisión norteamericana. La toma de la embajada, la nueva película de Ciro Durán, director de Gamín y Nieve tropical, no sólo registra, con la paciencia de un documental, todos estos hechos. Se dedica, sobre todo, a presentar a una serie de personajes memorables, a comprender y revelar las emociones que surgieron entre los revolucionarios y los secuestrados y a recordar, con sentido crítico, que el pasado de Colombia es el presente. Esos son, acaso, los mayores logros del relato: describe a unos hombres y a unas mujeres que se enfrentan, poco a poco, a sus temores; descubre que los enemigos recuperan la humanidad y la solidaridad cuando, en el encierro, se miran a los ojos; demuestra que a ninguna de las partes involucradas en el conflicto le interesa escapar del círculo vicioso de las injusticias sociales para comenzar a tener una Historia, y, en vez de asumir una posición, se conforma, con sabiduría, con presentar una suma de versiones sobre los hechos y concluye, con los protagonistas, que todos podrían ser los héroes o las víctimas. La toma de la embajada recuerda, a pesar de algunas actuaciones vergonzosas, los mejores momentos del cine de Kostantin Costa-Gavras, director de Z y La caja de música, y no sólo deja en el espectador la sensación de que la única manera de tener una Historia es narrándola —y que, en consecuencia, alguien debería filmar el 9 de abril, la toma del Palacio de Justicia o la vida de Pablo Escobar—, sino que le deja al cine colombiano personajes que, como ‘La Chiqui’, el ‘Comandante Uno’, Ricardo Galán y Virgilio Lovera, descubren, en medio de la ira, la ironía y la desesperación, que comparten las funciones vitales y la decepción. Ese es el sentido de la película. Y ese es su logro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.