Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/06/13 00:00

La ventana secreta

Todo parecía dado para que esta película de suspenso fuera otra memorable adaptación de una historia de Stephen King. *

El escritor Mort Rainey (Johnny Depp), en medio de un doloroso divorcio, es acusado de plagio por un demente llamado John Shooter (John Turturro)

Título original: Secret Window.
Año de producción: 2004.
Dirección: David Koepp.
Guión: David Koepp.
Actores: Johnny Depp, John Turturro, María Bello, Timothy Hutton, Charles S. Dutton.

El norteamericano David Koepp, director de La ventana secreta, sabe perfectamente lo que hace. Nació en 1964 en Winsconsin, estudió cine en la Universidad de California y se convirtió en uno de los más importantes guionistas de Hollywood después de escribir los ingeniosos libretos de Jurassic Park, Carlito's Way y Misión imposible (son suyas, así mismo, las tramas de superproducciones como El hombre araña y La habitación del pánico). Al final de la década anterior, con la realización de El efecto dominó (1996) y Ecos mortales (1999), se hizo evidente que también era un cineasta capaz de filmar atmósferas de pesadilla. Y que de él tendrían que esperarse obras inteligentes, sugerentes, angustiosas. ¿Por qué no funciona, entonces, esta adaptación de otro extraño cuento del narrador Stephen King?, ¿por qué el protagonista, un escritor en crisis acusado de plagio por un demente, deja de importarnos después de unas cuantas escenas?

Es verdad que no se trata de uno de los mejores cuentos de King (de sus best sellers han nacido películas tan buenas como Misery o Sueños de fuga), es cierto que el talentoso Johnny Depp se ha quedado atrapado en el papel de pirata lleno de tics, es innegable que los demás actores parecen niños obligados a jugar en el juego de otro, pero ¿por qué se viene abajo un relato que prometía dejarnos sin aire? Por lo mismo que fallan todas las malas narraciones de suspenso: porque no logran convencernos de la amenaza que acorrala a su protagonista y se lo apuestan todo a una sorpresa final que llega demasiado tarde.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.