Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2010 12:00:00 AM

La vida en rosa

El Ciclo Rosa, evento que reúne películas y conferencias sobre temas Lgbt, celebra una década de vida.

Para que una iniciativa cultural prospere en Colombia lo primero que debe aprender es a nadar contra la corriente. Abundan los casos de proyectos que nacen llenos de buenas intenciones y que al cabo de pocos años desaparecen en silencio. El camino se vuelve más empinado cuando la iniciativa está rodeada de tabúes y prejuicios, como aún ocurre con los temas ligados a la comunidad Lgbt. Es por esto que detrás de la celebración de los diez años de actividad ininterrumpida del Ciclo de Cine Rosa se esconde la historia de una pequeña pero valiosa proeza cultural con notable impacto social.

Lo que comenzó en 2001 con una modesta proyección de ocho películas del director gay alemán Rosa von Praunheim hoy es un reconocido evento cultural y académico con discusiones sobre diversidad sexual, talleres y, por supuesto, proyección de películas de temática Lgbt.

Una figura clave en la historia del evento es Folco Näther, director en ese entonces del Instituto Goethe de Bogotá, quien en su primera edición consideró que este espacio podía ir más allá de la sola proyección de la obra de Von Praunheim, poniendo sobre la mesa, mediante charlas académicas, temas neurálgicos para la vida de la comunidad Lgbt: "El color rosa fue el color de los triángulos que tenían que llevar los homosexuales internados en los campos de exterminio para diferenciarlos entre los prisioneros. De ahí salió el nombre de Ciclo Rosa: primero por el nombre del director Rosa von Praunheim, pero también con la intención de evocar el recuerdo de la discriminación de los homosexuales. Luego Guillermo Hoyos, en el Instituto Pensar, apoyó la idea de añadir además un ciclo de conferencias académicas".

Así, de una manera casi paradójica, el Instituto Pensar, perteneciente a una universidad de tradición católica como la Pontificia Universidad Javeriana, acompañó desde el comienzo el proyecto. Para Carmen Millán, actual directora del Instituto y hoy encargada de la programación académica del Ciclo, no hay tal paradoja: "Este proyecto y el Instituto comparten el mismo objetivo: construir puentes entre la academia y la ciudadanía para construir inclusión social". Inclusión que no se queda solo en el ámbito académico, sino que también se ha traducido en iniciativas concretas como la invitación a oficiales de la Policía de Canadá y Alemania para capacitar a sus similares colombianos en el respeto a las minorías y en la prevención de crímenes de odio.

Pero el Ciclo no se consolidó de la noche a la mañana. En un principio fue recibido con miedo y con el prejuicio de que sus proyecciones tenían que ver más con la pornografía que con la vida, las alegrías y los problemas de una comunidad. Millán recuerda cómo "en los primeros años la gente se acercaba al Ciclo con gran timidez, preguntaban con pena en la taquilla del cine por boletas o sencillamente no acudían a las proyecciones por temor a ser fotografiados, y en los foros académicos muchos salían ofuscados".

Este año el Ciclo Rosa visitará Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Pereira y Bucaramanga. Su décima edición se inauguró en días pasados con un homenaje a dos de sus artífices: Folco Näther y el estadounidense, ya fallecido, Paul Bardwell, ex director del Centro Colombo Americano de Medellín. En la parte académica la discusión esta vez girará en torno a las políticas de inclusión y a los activismos. Como novedad, en noviembre tendrá lugar una exposición en la que, mediante afiches, objetos, películas y propuestas artísticas, se construirá la bitácora de un evento que combinando lenguaje académico y audiovisual ha sabido abrir espacios de inclusión imposibles de imaginar hace apenas diez años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.