Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2008/05/17 00:00

La visita de la banda

Un grupo de músicos egipcios se pierde en un amable pueblo israelí en esta estupenda comedia filmada con aparente sencillez.

La Orquesta Ceremonial de la Policía de Alejandría se ha quedado sin un lugar a donde ir por cuenta de una pequeña equivocación

Titulo original: Bikur
Ha-Tizmoret.
Año de estreno: 2007.
Dirección: Erin Kolirin.
Actores: Sasson Gabai, Ronit Elkabetz, Saleh Bakri, Khalifa Natour, Shlomi Abraham, Uri Gabriel, Imad Jabarin, Ahuva Karen.


Los ocho miembros de la Orquesta Ceremonial de la Policía de Alejandría, de Egipto, acaban de llegar a un pueblito perdido en los paisajes de Israel: el adormilado Betah Tikva. En verdad tenían que ir al mucho más activo Petah Tikva, con 'pe', para la apertura del centro árabe de aquel sitio, pero una serie de malentendidos les ha obligado a pasar la jornada (o sea: a matar el tiempo) en el lugar equivocado. La orquesta es en verdad una pequeña banda. La encabeza un hombre taciturno e intachable que responde al nombre de Tawfiq. Y la cierra un muchacho rebelde a quien llaman Khaled. Y sí, es un grupo árabe extraviado en tierra judía. Pero a los habitantes de Betah Tikva lo único que parece importarles es que, con sus uniformes color cielo y su torpe manejo del inglés, acaban de romperles la rutina.

La visita de la banda es una pequeña joya. Sigue a los músicos mientras tratan de pasar la noche en ese extraño paraje en el que nadie los mira de reojo: Tawfig acepta la invitación a comer que le hace una mujer atractiva llamada Dina; Khaled se va de fiesta con los jóvenes del lugar; los demás invaden el cumpleaños de una pobre esposa hastiada de su esposo. Y entretanto nos dejamos envolver por un sentido del humor que no es nada más que la mirada desapasionada al absurdo de la situación. Nos quedamos maravillados ante esos planos sencillos que no dicen ni más ni menos de lo que quieren decir. Y nos ponemos del lado de todas esas vidas (celebramos que estén en el mundo esas personas) que alcanzamos a intuir en apenas una hora y media.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.