Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/21/1988 12:00:00 AM

LA VORA-CINE

Coproducción Colombo-brasilera para llevar al cine la obra cumbre de José E. Rivera.


La reciente visita al país del presidente brasileño José Sarney dejó algo más que acuerdos en el campo económico. Fuera de las conversaciones sobre el Pacto Cafetero o sobre el intercambio de mercancías, la cultura tuvo su oportunidad. Dentro de la comitiva que acompañó a Sarney se encontraba el cineasta Luis Carlos Barreto, quien se hizo famoso en el mundo entero, entre otras cosas, por haber llevado a la pantalla la novela de Jorge Amado "Doña Flor y sus dos maridos".

Posiblemente como parte de sus preparativos para venir a Colombia, tanto Sarney como Barreto escogieron algunas obras representativas de la cultura nacional y los 2 se encontraron fuertemente impresionados por la obra cumbre de José Eustasio Rivera, "La Vorágine". Según lo comentó Barreto en una reunión en Palacio, una de las cosas que más lo impresionó fue la cercanía que existe entre las dos naciones, gracias a que se unen en la selva amazónica. Es por eso que los brasileros pueden comprender fácilmente e identificarse con la historia de Arturo Cova. Barreto para quien no es difícil descubrir las posibilidades de ser llevada al cine que tiene una obra, lanzó la idea de realizar una película sobre la odisea de Arturo Cova, que involucre a los dos países. La idea cayó como anillo al dedo, si se tiene en cuenta que en Colombia se están llevando a cabo toda suerte de eventos para celebrar los 100 años del natalicio del poeta.

Además, fue la ocasión precisa para poner a andar un convenio de intercambio cultural que existe entre Brasil y Colombia y que, hasta ahora, no ha dado ningún fruto. La idea recibió, de inmediato, el espaldarazo del Ministerio de Comunicaciones y de Focine. Coincidió, además, con que el director de cine y de televisión colombiano, Jorge Alí Triana, se encontraba desarrollando un guión cinematográfico sobre la obra. El hecho de que fuera precisamente Triana quien estuviera trabajando en el guión, se convirtió en otro punto a favor, ya que Barreto estaba pensando en él para que dirigiera la película. El productor brasileño conocía la obra de Jorge Alí, especialmente su trabajo en "Tiempo de morir", que se asemeja mucho al estilo que ha desarrollado a lo largo de sus 25 años de carrera cinematográfica.

Ante la oportunidad de la propuesta, el ministro Fernando Cepeda se puso en comunicación con Helena Herrán de Montoya, directora de Focine. La Compañía de Fomento Cinematográfico había lanzado, desde el año pasado, un concurso de guiones sobre "La Vorágine" con miras a realizar una película como homenaje a Rivera. Si se tiene en cuenta que Barreto había propuesto a Jorge Alí Triana como director y que éste estaba preparando su guión para intervenir en el concurso, existe la posibilidad de que su guión sea tomado como base para la realización de la cinta. Por el momento no existe ningún documento firmado pero se espera que para el mes de abril, cuando el productor brasileño asista al Festival Internacional de Cine, en el que participará con dos largometrajes, se encuentren listos los documentos que permitan iniciar el rodaje.

No es la primera vez que la obra cumbre del escritor colombiano es dramatizada. Hace algunos años, la televisión colombiana transmitió una versión para telenovela de "La Vorágine" que no resultó muy afortunada. Las pobres condiciones técnicas de la televisión de entonces, una desafortunada escogencia de las locaciones y el bajo nivel de actuación, hicieron que la profundidad que tiene la obra fuera desplazada por detalles que, en el mejor de los casos, se quedaron en lo anecdótico. Es por eso que esta nueva propuesta ha despertado gran interés en los círculos cinematográficos y culturales del país.

Nadie más indicado que Barreto para sacar adelante el film. Desde sus inicios como productor de cine y guionista en 1961 cuando filmó "El asalto al tren pagador", se perfilaba como una de las figuras cumbres de la cinematografía latinoamericana. Sus posteriores producciones lo llevaron a formar parte del grupo de directores que revolucionaron el cine del continente creando lo que se conoce como el Cinema Novo. Su pasión por el séptimo arte es compartida por su familia, con la que creó todo un imperio del cine que ha producido obras de tanto relieve como "Doña Flor y sus dos maridos", que lanzó al estrellato a la famosa Sonia Braga, "Bye-bye Brasil", "Esto es Pelé", el documental más completo que se haya hecho sobre la vida del famoso futbolista, y "El rey de Río". En todas estas realizaciones han participado sus hijos Bruno y Fabio como directores o productores y han contado con la musicalización de figuras como Chico Buarque, Edu Lobo y Caetano Veloso.

Aunque parezca mentira, fuera de la telenovela que se transmitió en Colombia, nada se ha hecho en cine sobre "La Vorágine". En diferentes ocasiones cineastas de todas partes del continente se han interesado en el tema. Uno de los más entusiastas ha sido el director venezolano Román Chalbaux, pero sus intentos nunca pudieron concretarse. Ahora, con la propuesta de Barreto, se ha dado la mejor posibilidad para hacer una gran producción, dado que el productor brasileño es uno de los hombres más indicados para desarrollar en la pantalla una obra que se desarrolla en la selva amazónica, en la que ha trabajado en muchas ocasiones, sin contar con que la obra, que se aleja de temas como el narcotráfico y la pobreza -que se han convertido en producto de exportación de la cultura latinoamericana- tiene todos los ingredientes necesarios para cautivar a los públicos europeo y norteamericano

Por ahora, Focine tendrá que solucionar algunos inconvenientes surgidos recientemente para poderse dedicar de lleno al proyecto. Según lo pudo establecer SEMANA con fuentes de la Compañía de Fomento Cinematográfico, hace pocos días se presentó en esas oficinas una persona que afirmó ser heredera de José Eustasio Rivera, a cobrar los honorarios que le corresponden por derechos de autor. El problema para Focine consiste en que, al no conocer que existía algún heredero del escritor, quien murió soltero y sin hijos, se verá obligada a negociar el monto con el heredero que, según parece, está pidiendo todo un "Potosí". La otra posibilidad que se estudió fue la de cerrar el concurso de guiones, idea que fue deshechada ante la posibilidad de que los participantes, que llevan meses trabajando para ganarse el millón de pesos que se otorga al vencedor, demanden a la compañía por sumas astronómicas lo que, sin duda, enterraría por muchos años la posibilidad de hacer una producción digna de una obra como "La Vorágine". En fin, todo parece estarse dando para que una vez más y en esta ocasión en la pantalla grande, a Arturo Cova se lo trague la selva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.