Miércoles, 22 de febrero de 2017

| 1993/09/06 00:00

Las cuatro estaciones

La obra del pintor chileno Roberto Geisse, que se expone en la Galería Alfred Wild, de Bogotá, escapa al simple apelativo de paisajista.

Las cuatro estaciones

EXPOSICION
Las cuatro estaciones
LOS TEMAS DE LA obra del artista chileno Roberto Geisse parecen ser simples paisajes oscuros. A primera vista, Geisse simula ser un pintor conservador, un paisajista nato. Pero sus representaciones van más allá del objetivo general de mostrar un paisaje.
Geisse había demorado varios años alejado de la pintura. Se sentía incómodo por esa especie de letargo en que se hallaba sumida la plástica del país austral hace unos 10 ó 15 años. Pero el advenimiento de un nuevo gobierno en 1990, trajo consigo la gran apertura del arte chileno y un aire renovador en los diferentes artistas. Geisse no escapó a los vientos de cambio y decidió recuperar los años perdidos concentrándose en lo que a él más le interesaba: primero el desolado y mundano Chile que los artistas anteriores no veían; y luego el Chile de los bosques desamparados que los paisajistas habían descuidado. Todo esto está presente en la exposicón que por estos días presenta la Galería Alfred Wild, de Bogotá, sobre la obra de uno de los pintores chilenos más importantes del momento.
La muestra de Robeto Geisse es el reflejo de la Chile de hoy, luego de tantos años de historia maltratada. Sus estaciones ferroviarias, oscuras, estremecedoras y vacías, representan un acercamiento pictórico a lo que son los llamados territorios fiscales, es decir, las propiedades del Estado; un Estado por demás oxidado, casi muerto, pero ante el cual el hombre es impotente. Sus bosques son el patrimonio natural chileno, que como en todos los países latinoamericanos, está siempre en riesgo de desmoronarse ante la vertiginosa carrera tecnológica.
Por eso los paisajes de Geisse, en los que predominan colores opacos y muchas veces trabajados con la la paleta de un empañetador, han rescatado un género pictórico en el que el simple objetivo estético de antaño va acompañado de una fuerte denuncia contemporanea.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.