Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/9/1990 12:00:00 AM

LAS FIJAS

Estas son tres de las cintas más opcionadas para ganar Oscar.

"Campo de los sueños"
Guión y dirección de Phil Alden Robinson
Con Kevin Costner y Ray Liotta.

Algo debe estar cambiando en Hollywood. Al menos, dentro de la Academia de Artes y Ciencias que ha escogido una película intimista y poética como "Campo de los sueños" entre las cinco mejores del año, y la ha candidatizado a otros dos Oscares por mejor tema musical, de James Horner y mejor guión adaptado, para Phil Alden Robinson sobre la novela original de W.P. Kinsella. Algo debe estar cambiando, profundamente.
Esta es la historia de un hombre común y corriente, W.P. Kinsella, interpretado con imaginación y ternura por Kevin Costner. El escenario está ubicado en las planicies de Iowa, en medio de plantaciones de maíz, cuervos y cielos oscurecidos por las tormentas. Robinson se pasó siete años escribiendo el guión, para contar lo que ocurre cuando Kinsella, mientras camina entre los maizales, escucha una voz que le ordena construir un campo de béisbol para que los integrantes del equipo de los Black de Chicago, los mismos que en 1919 fueron acusados de recibir un soborno para perder un campeonato, vuelvan a jugar, regresen de sus tumbas y protagonicen el juego que historiadores y fanáticos han guardado en su memoria.
Esta pelicula sólo será comprendida por quienes sean capaces de aceptar que los sueños y la realidad pueden compartir un mismo plano, un mismo espacio. Kinsella, con la ayuda de la mujer y la hija, construye el campo y comienzan a llegar los beisbolistas, encabezados por la estrella de setenta años atrás, Shoeless Joe. Tienen sus uniformes y juegan partidos agresivos y tensos, pero con una particularidad que convierte la película en algo que va contra la corriente comercial del cine norteamericano: son invisibles, apenas son espíritus que sólo pueden ser vistos y tocados por Kinsella, el soñador, el que escuchó la voz, le hizo caso y fue capaz de sacrificar buena parte de su cosecha de maíz para que los muertos regresaran a pagar la cuenta que tenían pendiente con sus fanáticos y pudieran quedar en paz. Para que la nostalgia quede completa, James Earl Jones interpreta un personaje que en el libro original pertenece al escritor J.D. Salinger, y Burt Lancaster hace de Doc Graham, un jugador de los Gigantes de Nueva York, quien participó de una entrada en un sólo juego. Este es el segundo largometraje de Robinson.

"Negocio de familia"
Dirigida por Sidney Lumet
Con Sean Connery, Dustin Hoffman y Mathew Broderick.

Sidney Lumet es uno de los más importantes directores norteamericanos de todos los tiempos. Debutó en el cine con un auténtico clásico, "Doce hombres en pugna", que 33 años después sigue muy fresca y actual. Puede afirmarse que los mejores actores han sido dirigidos por quien tiene en su carrera títulos como "Panorama desde el puente", "Equus", "Trampa mortal", "La colina de la deshonra", "Límite de seguridad", "El prestamista", "Crimen en el Expreso de Oriente", "Serpico", "Tarde de perros", "Poder que mata" (una de las mejores películas sobre la televisión), "Príncipe de la ciudad", "El veredicto", "El grupo", "Power" (sobre el papel de los asesores de los políticos), y "La mañana siguiente", con Jane Fonda.
"Negocio de familia" es la historia de tres generaciones y la forma cínica, humorística y también dramática cómo el abuelo, el padre y el hijo intentan sobrevivir sin la ayuda de los otros. Jessie McMullen está decidido a que su nieto Adam, quien abandona sus estudios en MIT, aprenda el oficio que su hijo no quiso aceptar: ladrón. Para Lumet, un director que ha dedicado buena parte de sus películas a mirar los conflictos morales, legales y familiares que sacuden a sus personajes, contar lo que pasa cuando el abuelo descubre que el nieto ha heredado sus inclinaciones, es fascinante. El padre de Adam aparentemente queda fuera de esas relaciones, pero los lazos de sangre lo empujan a tomar una decisión.
Los personajes, gracias al atractivo guión y las actuaciones de Connery , Hoffman y Broderick son vigorosos, realistas y reflejan muy bien los tres niveles de moralidad establecidos. El nieto quiere ser independiente, rechaza la visión de clase media de su padre y se entusiasma con la visión amoral que el abuelo siempre ha tenido, aún en las peores circunstancias. Para Adam, una mezcla de ingenuidad y ambición, paga mejor convertirse en ladrón de información computarizada que seguir una vida honesta pero monótona, y en su aceptación del desafío está uno de los mejores momentos de la película. Quizás algunos espectadores se sientan desilusionados con el tono austero y la falta de grandes escenas de acción porque, en el fondo, esta no es una película policíaca. Es una cínica crónica sobre un hijo luchando contra su propio padre, para que no corrompa al nieto.

"Harry y Sally"
Dirigida por Rob Reiner
Con Billy Cristal, Meg Ryan y Carrie Fisher.

Harry Burns y Sally Albright se encuentran en una cafetería. Están hablando incansablemente, como lo hacen desde once años atrás, cuando se conocieron en la universidad. El era el novio de la mejor amiga de Sally y esta se ofreció a llevarlo en su automóvil hasta Nueva York. No son amantes, ni viven juntos, ni están enamorados, pero cada vez que se encuentran sienten que hay algo en común.
Harry sostiene una tesis curiosa: entre un hombre y una mujer no puede existir una relación desprovista de sexo. Harry se siente un conquistador total. Sally quiere demostrarle que la mayoría de sus conquistas han sido auténticos fraudes. Harry no lo cree. Asegura que todas se le han rendido en la cama. Sally le hace una prueba: en medio de comensales, platos, olores de comida, ruidos de la calle y el estupor de hombres y mujeres, comienza a gemir. Primero, suavemente. Y poco a poco aumenta la intensidad de los chillidos y los jadeos, y mientras todos se ríen por la exhibición, Sally demuestra a Harry que muchas mujeres, para satisfacer el ego machista del amante, fingen el orgasmo sin sentir placer. Cuando el mesero se acerca a otra mesa y le pregunta a una señora (la madre del director en la vida real), qué quiere ordenar para comer, la mujer le responde con picardía: "Lo mismo que ella".
Esta es una de las escenas cómicas ridículas y divertidas de esta comedia que tiene una nominación al Oscar, como mejor guión escrito especialmente para el cine: la autora se llama Nohra Ephron, ex mujer del periodista Carl Bernstein, de cuya infidelidad se burló en la película "Heartburn" con Meryl Streep. La mano de la periodista y guionista se siente en el humor negro, el veneno, el tono sarcástico que se toman la historia desde cuando Harry y Sally se conocen.
Es una mirada divertida y alegre al mundo de las feministas y los machistas, al ego de unas y otros, a todos los mitos que existen sobre el amor, el matrimonio y el sexo, y sobre todo al mito de la felicidad conyugal. Para que las intenciones de la película queden muy claras, la historia de Harry y Sally está intercalada con entrevistas a parejas maduras que revelan el secreto de su matrimonio interminable. Al final, Harry y Sally también miran la cámara y se confiesan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.