Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/7/1996 12:00:00 AM

A LAS GRANDES LIGAS

Apenas los tenores logran su consagración internacional aparece el consabido disco con las grandes arias del repertorio. Que por regla general se vende como pan caliente. Pero nunca termina de satisfacer a los conocedores porque es el típico resultado de grabaciones hechas en un par de horas, con orquestas mediocres y directores de pacotilla. De esto no se ha salvado ni el mismo trío de los tenores. Por eso la aparición de este disco consagrado al arte del tenor mexicano Fernando de la Mora, estrella de la actual temporada de ópera, resulta francamente refrescante. Primero, porque aunque va al repertorio 'de combate' de los tenores líricos, con las indispensables arias de Tosca, Bohème, Traviata y Rigoletto, también trae novedades que están estrechamente ligadas con su carrera: Fausto y Romeo y Julieta de Gounod y Werther de Massenett. Y lo más interesante, la guía de hacia dónde dirige su carrera: Gioconda de Ponchielli, Pescadores de perlas y Carmen de Bizet. Lo acompaña la Welsh National Opera Orchestra, con dirección formidable de sir Charles Mackerras. Aquí la diferencia. Ahora, lo auténticamente importante es que se trata de una grabación que, además de hacer justicia a sus medios vocales (oír los nueve do de pecho de La hija del Regimiento es toda una experiencia) tiene la virtud de evitar la rutina y aproximarse admirablemente al estilo de cada una de las selecciones. De hecho es una grabación para situar al lado de la ya legendaria de Plácido Domingo con dirección de Carlo Maria Giulini.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.