Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/1990 12:00:00 AM

LAS MUERTES AJENAS

La violencia vista desde tres ángulos, actualmente en cartelera.

"Tentaciones peligrosas". Dirigida por Sondra Locke.Con Theresa Russell y Jelf Fahey.
Lottie Masson tiene muchos problemas. Es una mujer hermosa, acosada por todos: desde los hombres que conoce a diario hasta sus superiores en el trabajo. Su sueño favorito es convertirse en una prostituta de lujo, porque piensa que así puede salir de los conflictos emocionales, profesionales y económicos en que se encuentra. Trabaja en la policía de Hollywood. Se especializa en combatir narcotraficantes y en sus horas extras colabora con la brigada contra el vicio: por eso simula que es una ramera durante la noche. Su vida no es fácil , no tiene amigos y la única que la conoce bien es la sicóloga de la policía. Su verdadero drama comienza, sin embargo, cuando conserva la llave de una casilla de seguridad del aeropuerto, dentro de la cual está guardado un millón de dólares.
Lottie Mason es la protagonista de "Tentación peligrosa", el segundo largometraje de la directora Sondra Locke, quien antes había deslumbrado con su historia de ciencia-ficción "Ratboy". Ahora, apoyada en una de las actrices más hermosas y extrañas del cine norteamericano, Locke narra esta crónica llena de perversiones, laberintos mentales, asesinatos, narcotráfico y todo cuanto puede caber en lugar como Hollywood.
Es un juego en el que ese infierno que la policía debe enfrentar es el mismo que carcome a la protagonista en su interior. Lottie es tan peligrosa y perversa como los delincuentes que persigue. Se siente tan inclinada al crimen como ellos, pero la disciplina y la moral que ha recibido se le convierten en una especie de vacuna.
Los papeles que representa Theresa Russell en su mayoría guardan relación con situaciones extrañas y confusas. Sus películas, cuando no son dirigidas por su esposo, Nicholas Roeg (el mismo de esa pieza maestra del terro llamada "Performance"), vienen de realizadores como Bob Rafelson: "Viuda negra" es una de las más recientes. Entre este personaje, una mujer que asesina a sus maridos, y el de la policía atormentada de "Tentación peligrosa", hay poca diferencia.
"Un rostro sin pasado", Dirigida por Walter Hill. Con Mickey Rourke, Ellen Barkin y Liz McGovern.
El director Walter Hill, especializado en películas de acción, suspenso y violencia ("The driver", "Cabalgata infernal", "Calles de fuego" y otras), se dedica en su nueva película, "Un rostro sin pasado", a hurgar la conciencia de un personaje solitario, renegado y castigado, Johnny Handsome, quien desde niño ha padecido el horror de un rostro deforme que causa espanto.
Johnny nunca ha tenido la menor oportunidad de redimirse y cuando comienza la película, después de pasar largos años en la cárcel, es atrapado de nuevo cuando participa de un robo y presencia el momento en que su mejor amigo es asesinado por los traidores. Hill, apoyado en un excelente actor como es Mickey Rourke (a quien algunos consideran el heredero natural de Marlon Brando y Robert de Niro), plantea un interesante conflicto: si es posible que un delicuente, rechazado siempre por su aspecto físico, se regenere interiormente gracias a una cirugía facial en la que adquiera un rostro agradable.
A partir de este experimento Handsome es perseguido por dos personajes antagónicos: el médico negro que propició la operación, quien espera que el delicuente al no sentirse rechazado acepte las normas de la sociedad, y el policía que le ha pronosticado que pronto estará detrás de las rejas. En las películas de Hill, aun en medio de la mayor dosis de violencia, se mantiene un elemento común, la amistad. En este caso, la amistad de Johnny y su asesinado compañero: la lealtad que los une aun después de la muerte es la base para la transformación síquica de este personaje. Con un nuevo rostro, una nueva identidad y, aparentemente, una nueva moral, Johnny se emplea en un astillero, conoce a una joven empleada (interpretada por Elizabeth McGovem, recordada por sus personajes de "Ragtime" y "Erase una vez América") e intenta enderezar su camino.

"Cazador blanco, corazón negro". Producida, y protagonizada por Clint Eastwood.
En inglés la expresión to shoot tiene dos connotaciones: disparar un arma y rodar una película, filmarla. Esa es la realidad que mueve los momentos más intensos de un director de cine llamado John Wilson, quien se encuentra en el corazón de Africa preparando la filmación de una historia que desde un principio parece avanzar con el pie izquierdo. Wilson, un hombre violento con tendencia a la autodestrucción, tiene una obsesión que puede acabarlo del todo: antes de rodar el primer plano de su película tiene que matar un elefante. Pero no uno cualquiera, sino el más grande de todos.
John Wilson es la personificación de otro director violento y rebelde, John Huston, quien en 1950 filmó "La reina africana" con Humprey Bogart y Katherine Hepburn. Lo que sucedió durante ese rodaje fue convertido por el guionista Peter Viertel en una novela, "Cazador blanco, corazón negro", publicada en 1953, y cuyo guión rodó durante más de 30 años por los escritorios de los productores hasta cuando fue descubierto por Clint Eastwood.
Eastwood ya había demostrado un tacto curioso para ciertas historias en "Bird", nunca vista en este país, y ahora lo comprueba al narrar lo que ocurre cuando un hombre inteligente se ve cegado por la pasión, la arrogancia, la ignorancia y la soledad y se empecina en matar ese elefante como sea, aun a riesgo de su vida y de las ajenas, mientras la película se hunde. Narrada por el guionista que descubre en Wilson los síntomas inequivocos de la destrucción, la película es una parábola sobre la creación y la muerte.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.