Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2015/12/27 09:00

Las obras del año

Casi todos los géneros literarios estuvieron entre los éxitos de 2015. Por Luis Fernando Afanador.

1. El final de Sancho Panza y otras suertes, Andrés Trapiello. Sancho Panza y otros personajes secundarios del Quijote son revividos por el novelista español Andrés Trapiello, quien, después de muchas aventuras,  los embarca a las Indias y los lleva hasta la ciudad de Arequipa. Un prodigio de inventiva y,  para regocijo del lector, una afortunada ‘traducción’ del español del siglo XVII al español de hoy.

2. Aquello estaba deseando ocurrir, Leonardo Padura. Una antología de cuentos –escritos entre 1985 y 2009– del autor cubano que nos recuerda por qué se ha convertido en el gran historiador de la vida cotidiana bajo el régimen de Fidel Castro. Más allá de la implícita crítica política, de las reiteradas frustraciones que produce ‘el socialismo real’, en sus narraciones se impone la condición humana de sus personajes.

3. El nadador en el mar secreto, William Kotzwinkle
. Escribir este libro le sirvió a su autor para superar un duelo. Frase a frase, su escritura contenida y precisa es un triunfo de la serenidad sobre el dolor, de la lucidez frente al caos. Merece figurar en cualquier antología de obras sobre el duelo.

4. El mundo, un escenario, Jordi Balló y Xavier Pérez. Un ensayo ameno y erudito que explica en detalle la gran influencia de Shakespeare en el cine clásico y contemporáneo y también en las más destacadas series de televisión de los últimos años. Como bien lo dice el subtítulo del libro: Shakespeare, el guionista invisible.

5. Hombres sin mujeres, Haruki Murakami. El escritor japonés, cómo no, tiene muchos admiradores y detractores. Pero si alguien ha puesto en duda su talento, le aconsejamos acercarse a estas historias inolvidables acerca de hombres que fueron abandonados por mujeres o voluntariamente renunciaron a ellas. Aquí, Murakami retorna a su mejor nivel literario.

6. Saltaré sobre el fuego, Wislawa Szymborska. La sencillez y la profundidad, la inteligencia compasiva y la ironía, el humor y el asombro eran los rasgos distintivos de la nobel de Literatura polaca que se pueden apreciar en esta magnífica selección de su obra poética, bien traducida y con hermosas ilustraciones. “Nada sucede dos veces / ni va a suceder, por eso / sin experiencia nacemos, / sin rutina moriremos”.

7.
Política, David Runciman. Un libro pensado para aquellas personas desencantadas de la política. No era fácil la tarea, pero este académico de Cambridge y colaborador de The Guardian consigue su cometido: demostrarnos que no podemos ignorarla. Sí: la política todavía importa y no es lo mismo vivir en Siria que en Dinamarca.

8. Open, Andre Agassi.
Las memorias del tenista que odiaba el tenis es un libro que engancha al lector de principio a fin no solo por esa paradoja: está muy bien escrito por J. R. Moehringer, un premio Pulitzer que prefirió no figurar en los créditos.

9.
Lucrecia Borgia, la hija del papa, Dario Fo. A medida que nos adentramos en esta biografía novelada –con diálogos muy bien construidos- vamos dejando atrás el cliché de Lucrecia Borgia como la heroína bella y malvada del Renacimiento, y vamos descubriendo a una gran mujer –hábil estratega política y creadora de un banco para los pobres, entre otras cualidades– que vale la pena conocer.

10. Filosofía para niños y jóvenes, varios autores.
Esta colección, dirigida por Jean Paul Mongin, encontró el secreto para apasionar a los niños y a los jóvenes  con la filosofía: contando un cuento, como lo hizo Platón en el mito de la caverna. Con rigor, claridad, y una gran capacidad de síntesis. Aquí no pierde la filosofía, no se vulgariza, y gana la pedagogía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.