Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1999/11/15 00:00

LAS PREGUNTAS DE SAVATER

Con 45 libros publicados, el filósofo español Fernando Savater es uno de los escritoresmás <BR>vendedores de la actualidad. Esta semana hablará en Medellín sobre educación.

LAS PREGUNTAS DE SAVATER

Fernando Savater será el invitado de honor al seminario 'Educación para el próximo
milenio', que preside la organización Ateneo Porfirio Barba Jacob y que se llevará a cabo en Medellín entre el
27 y 29 de octubre. SEMANA habló con él.
Semana: Muchos lo llaman el filósofo de lo obvio, ¿qué opina al respecto?
Fernando Savater: Yo sólo soy un profesor que busca hacer inteligible las cosas a un público amplio que se
interesa por ellas. A partir de allí hay muchos niveles de aprendizaje. La filosofía es como las
matemáticas, hay cosas elementales y complejas. Yo sólo quiero que las cosas sean fáciles.
Semana: Algunos critican su posición antiecologista, ¿a qué se debe ello?
F.S.: A mí me parece muy lógico proteger los elementos del medio ambiente como los bosques, evitar la
contaminación de los mares, en fin. Pero a veces hay unos ecologistas que crean una especie de idolatría
hacia la naturaleza como si fuera algo que nosotros podemos destruir, cosa que no es cierto porque
nosotros no podemos hacer daño a la naturaleza. Ella nos puede hacer daño a nosotros.
Semana: Una de las cosas en las que usted más insiste es que no hay pérdida de valores, pero que sí ocurre
un fenómeno con ellos ¿a qué se refiere?
F.S.: La idea de que los valores se van perdiendo es errada. Una cosa es que en el mundo haya personas que
se comporten de una forma contraria a los valores que nosotros tenemos y otra cosa es decir que han
desaparecido. Queremos países justos, creemos que la justicia es un valor, como la libertad, pero las dos se
oponen. Son importantes los gestos de solidaridad con otros pero también tenemos valores que repliegan
nuestra propia identidad.
Semana: ¿Qué propuestas educativas se pueden plantear para el otro siglo?
F.S.: Yo no creo que los cambios se deban a una cuestión de calendario. Lo del milenio es una convención.
Lo que hay que hacer es una labor conjunta que supere a los institutos y a los colegios. La educación debe
ser algo que nazca en la familia y en los medios de comunicación.
Semana: En muchos países se ha cambiado el sistema de calificación de los estudiantes. Se ha dado
paso a una evaluación cualitativa ¿qué opina?
F.S.: En líneas generales es verdad que hay una educación que fomenta más la capacidad de pensar, de
interpretar un texto, en donde se aprende a pensar, y no simplemente a aprender, como almacenamiento de
fechas e informaciones. Esto es positivo pero también es erróneo pensar que la memoria es algo contrario a
la inteligencia. Hay muchísimas cosas que debemos recordar, por ejemplo el propio lenguaje. No hay que
abusar de lo mecánico pero tampoco obviar cosas tan elementales como saber que París es la capital de
Francia.
Semana:¿Cómo ve a las nuevas generaciones respecto a las anteriores?
F.S.: No hay que generalizar, pero hay que evitar los clichés históricos como lo que sucedió en 1968 con los
jóvenes. Cada generación es importante. Hoy muchos jóvenes están luchando a través de organizaciones no
gubernamentales, viajan como cooperantes. En fin, muchos hacen el mundo mejor aunque su labor sea
silenciosa, y eso es muy valioso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.