Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/23/1998 12:00:00 AM

A LAS TABLAS

Después de su éxito en el cine llega a Colombia la versión teatral de 'Fresa y chocolate'.

El relato de Senel Paz El lobo, el bosque y el hombre nuevo, ganador del premio Juan Rulfo de cuento en 1990, dio origen a Fresa y chocolate, la elogiada cinta de Tomás Gutiérrez Alea. Esta misma historia de Paz propició Querido Diego, obra que fue estrenada hace un año por el Teatro El Público de Cuba y que actualmente se encuentra de paso por Colombia.
El propio Paz reescribió la obra no sin antes reconocer las dificultades que le implicó descifrar el lenguaje teatral, según él totalmente distinto al cinematográfico. El argumento de lo visto en Fresa y chocolate varía poco en relación con Querido Diego. Lo más notorio es que esta versión, dirigida por Carlos Díaz, es caracterizada sólo por tres personajes y elimina la solitaria figura femenina que aparece en la película.
Dos sillas y una mesa son los únicos recursos escenográficos que sirven para recrear la tensión y las discusiones de los personajes. Vladimir Cruz, quien también protagonizó la película, vuelve a encarnar al joven comunista que vive en el campo y quien, al conocer a Diego, un desinhibido y libertario homosexual, interpretado por Fernando Hechavarría, pone en conflicto sus concepciones sobre la amistad, el amor y los ideales políticos.
Miguel (Alfredo Alonso), el tercer personaje de la obra, es quien reprocha a David que se involucre con Diego, tras alegar que su condición de homosexual lo convierte en un contrarrevolucionario. La serie de enfrentamientos verbales terminan con la resignación de Diego de sólo poder ser un amigo de David, sin que lleguen a un verdadero acuerdo sobre sus visiones de la sociedad. Sin embargo la amistad que nace entre los dos no sólo traspasa las diferencias ideológicas, sino también las sexuales.
Senel Paz reconoce que el éxito de su obra ha sido más grande de lo que pensaba. Primero su cuento se llevó el Juan Rulfo; luego la película recorrió con éxito los festivales del mundo, y ahora aparece la versión teatral, que en Cuba y en España ha sido bien recibida por la crítica.Querido Diego estará esta semana en el Festival de Teatro de Manizales y después se presentará en Cali, Medellín, Pereira y Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.