Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/03/08 00:00

Lejos de ella

El primer largometraje de la cineasta canadiense Sarah Polley es una estremecedora historia de amor entre esposos. 1/2

Fiona (Julie Christie) está perdiendo la memoria día por día bajo la mirada de su esposo, Grant (Gordon Pinsent)

Título original: Away from her.
Año de estreno: 2007.
Dirección: Sarah Polley.
Actores: Julie Christie, Gordon Pinsent, Olympia Dukakis, Michael Murphy, Kristen Thomson, Wendy Crewson.

La directora de esta obra estremecedora, una joven actriz canadiense llamada Sarah Polley, es una artista digna, íntegra, con sentido del humor, que se resiste a convertirse en otra tonta estrella (otra idiota útil) de las cadenas de cine del mundo. Se trata de una rareza en un terreno, el de las películas, que simplemente replica lo que aprende de la sociedad: la gente de la industria cinematográfica cede y cede en sus principios como aquel político que un día decide que no importa un pequeño soborno si con ello se busca el bien del país. Pero Polley, que empezó su carrera a los 4 años, que ha trabajado como intérprete bajo la mirada de grandes cineastas de ahora (Terry Gilliam, Atom Egoyan, David Cronenberg) y que durante mucho tiempo rechazó las ofertas que le hicieron los grandes estudios de Hollywood para protagonizar las superproducciones de verano, hará lo que sea para seguir siendo la persona que es.

Se resiste, por ejemplo, a irse de su Canadá. Y ha querido adaptar un cuento de la escritora canadiense Alice Munro, un relato, mejor dicho, que no la ha obligado a irse muy lejos de su casa, para hacer su debut como realizadora de largometrajes. No es, por supuesto, una historia cualquiera. Es una historia de amor entre esposos. O sea: una conmovedora historia de supervivencia. Y el marido protagonista, el profesor retirado Grant Anderson, no va a dejar a su mujer de los últimos 40 años, a Fiona, ahora cuando la enfermedad de Alzheimer la ha convertido en un individuo sin nombre ni apellido. Juntos lo superaron todo. No perdieron la cabeza cuando cayeron en las tentaciones ni se fueron nunca lejos el uno del otro. Y así ella lo olvide a él día por día, así se empeñe en querer más que a él a un hombre mudo que vive en aquel refugio para gente que pierde la memoria, el profesor Anderson se quedará ahí con la paciencia de un esposo que además fue profesor toda la vida.

La cineasta Polley se encargará de contarlo todo con una paciencia semejante, imagen por imagen, siempre capaz de hallar el encuadre que diga mejor lo que cada una de las escenas quiere decirnos. Y en una muestra de sagacidad narrativa, en una muestra de que ha comprendido pronto que quien dirige es quien al final pone la cara, no permitirá que sus actores se pasen nunca de la raya. La gran Julie Christie, otra actriz, la primera que se negó a entregarle su talento a la tontería general, sigue las indicaciones de la nueva directora al pie de la letra. Y compone en la estupenda Lejos de ella un personaje sutil, la mujer que fue Fiona, que sufre con una entereza que entristece aun más, que se pierde en las contradicciones de aquel que quiere ser alguien que ya no puede ser: la cámara, que la ha seguido cuando camina por la nieve, cuando se acuesta rendida, bajo un árbol, porque no recuerda la palabra "cielo", siempre va a estar de su lado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.