Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2013 12:00:00 AM

Lengua muisca está más presente de lo que se cree

La lengua muisca ya está muerta, no existen personas que la hablen. No obstante, ha logrado llegar hasta nuestros días.

Palabras como “changua”, “tote” y “curuba” provienen de esta lengua extinta. La Cátedra de Pensamiento Colombiano de la Universidad Nacional rescata los estudios realizados en relación con esta cultura indígena.

La lengua muisca ya está muerta; no existen personas que la hablen. No obstante, ha logrado llegar hasta el presente gracias a gramáticas, confesionarios, vocabularios y oraciones católicas escritas durante el siglo XVII.

Y es que, luego de que el rey Felipe II decidió crear cátedras de lenguas generales que apoyaran la labor evangelizadora, se creó en el Nuevo Continente una cátedra de lengua general en México y otra en Bogotá; en esta última se enseñó el muisca.

“Aquí había una controversia, porque no existía una sola lengua general. De hecho, algunos sacerdotes se opusieron porque iban a perder privilegios o doctrinas en lo que ya existía, así que hubo un debate en contra de la creación de la cátedra, pero finalmente se originó”, puntualiza Diego Fernando Gómez, antropólogo de la Universidad Nacional de Colombia y organizador de la Cátedra de Pensamiento Colombiano.

En 1582 apareció la cátedra del sacerdote criollo Gonzalo Bermúdez, quien conocía bien la lengua de la sabana de Bogotá y del valle de Ubaque. Ya instaurada, también dio el visto bueno a evangelistas que estaban aprendiendo la lengua panche.

Con todo, la cátedra se enfocó en las lenguas vehiculares en donde el muisca jugó un papel clave; paulatinamente aparecieron otras cátedras en El Rosario y en Cajicá. No se sabe con exactitud cuánto tiempo duraron, pero se encuentran registros que duraron alrededor de ochenta años. 

“Queremos rescatar el primer intento académico de estudiar algo netamente americano en el territorio nacional, porque si bien tenía fines de evangelización, no deja de ser el primer antecedente de estudio de una lengua indígena en el país”, sostiene el antropólogo. 

Gracias a esa cátedra de los siglos XVI y XVII, se elaboraron los vocabularios de muisca de los confesionarios con los que hoy se conoce la lengua. Según añade Gómez, “conmemoramos también los 400 años de la creación del vocabulario muisca”. 

La Cátedra se desarrolla en el Museo del Oro y contempla estudios históricos, antropológicos y lingüísticos. 

Estas son algunas palabras de origen muisca, según el diccionario del Grupo de Investigación Muysccubun de la Universidad Nacional. 

Apichar de pkychansuka.
Deque (Acerque) de tekesuka.
Changua de sienygua.
Chichí (Orina) de chychysuka.
Guadua (Tipo de caña) del muisca gua y * /wuatwa/, o del uwa watuba.
Güeba (Pendejo) de ueba (Extranjero)
Joba (Giba, joroba, corvadura) de sohoba.
Tote (Objeto que revienta) de tohotysuka.
Tunjo (Santuario) de chunso.
Turmequé (Tejo)
Guala (Buitre hembra) de guao.
Guasca (Galinsoga parviflora)
Fique (Furcraea andina) de fike.
Curuba de uba.
Guchuba/Uchuba de uba.
Cura (Aguacate).
Tamo (Tallo de las legumbres) de tamuy.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.