Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/11/23 00:00

Leyendas en movimiento

Un álbum póstumo de George Harrison, el disco en vivo de Paul McCartney y el tal vez último esfuerzo en estudio de Phil Collins conmueven el mundo del 'pop'.

Hace un año el mundo recibia la triste noticia de la muerte de George Harrison, el Beatle tímido, víctima de un cáncer. Han pasado casi 12 meses desde entonces y, contrariamente a lo esperado, el espíritu del ex

Beatle no se estuvo quieto. Su hijo Dhani y el guitarrista Jeff Lynne (ex integrante de The Move, luego de Electric Light Orchestra y compañero de Harrison en aquella maravillosa aventura llamada los Travelling Wilburys) se encargaron de darle los toques definitivos a Brainwashed, que trae 11 temas nuevos de Harrison y Between the devil and the deep blue sea, una canción de los años 20.

El último álbum en estudio de Harrison había sido Cloud nine, publicado en 1987, que recibió comentarios muy elogiosos de la crítica, acostumbrada hasta ese entonces a una larga década de trabajos más bien mediocres e intrascendentes del guitarrista líder de los Fab Four.

"Comenzamos a trabajar en el disco en 1999, dijo Jeff Lynne. George pasaba por mi casa y siempre traía consigo una nueva canción y me las cantaba acompañado de una guitarra o un ukelele. Las canciones sencillamente me impactaron".

Lynne y Dhani Harrison le dedicaron gran parte del año 2002 a darle los últimos toques al álbum y tuvieron muy en cuenta las recomendaciones que les dejó George acerca de cómo debía sonar cada canción. "Le contó a Dhani todas las cosas que hubiera querido ponerle a cada canción y nos dejó algunas pequeñas pistas. Siempre estuvo presente esa energía espiritual que estaba en los textos y la música". El resultado ya está a la vista. Es un disco muy íntimo, grabado con instrumentos acústicos en el ambiente campestre de Friars Park, la mansión de Harrison.

Este lanzamiento, cargado de tristeza y nostalgia, contrasta con el ímpetu que trae el álbum doble Back in the US, de Paul McCartney, en el que el más activo de los cuatro ex Beatles, de 59 años de edad, muestra un entusiasmo similar al de los tiempos de La Caverna y la beatlemanía. Este álbum recoge material de la gira que llevó a cabo McCartney por Estados Unidos en la primavera de este año y en él revive varias de sus grandes composiciones con los Beatles y de su posterior carrera como solista. Este es el tercer álbum de McCartney en vivo, quien ya había lanzado Wings over America en 1976 y Tripping the live fantastic en 1990.

Una de las principales características de ese álbum es la gran calidad del sonido y la energía que le imprimen McCartney y su banda a cada una de las interpretaciones. "Estoy muy emocionado con el sonido que obtuvimos con la nueva banda, comentó McCartney. Yo quise que este trabajo captara el espíritu de esas mágicas noches de gira y mostrar un recuerdo perdurable de lo que compartimos con esas multitudes".

Este lanzamiento se reforzará en diciembre con la aparición del DVD Rock'n road movie, de tres horas de duración, en el que además de canciones en vivo los fans de McCartney podrán conocer detalles del desarrollo de la gira. "Quisimos mostrarle a la gente lo que hacíamos mientras no estábamos subidos en el escenario. Hay gran cantidad de momentos privados en el DVD, lo cual será como un tiquete 'backstage' a aquellas partes donde la gente nunca puede llegar", dijo McCartney.

Estos dos lanzamientos ponen una vez más de presente que, tres décadas después de su separación, la magia que generan los Beatles es cada vez mayor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.