Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1985/02/25 00:00

LIBRO CON "ÑAPA"

"Verdades sobre arte, mentiras sobre papel": tediosa competencia entre texto e ilustraciones.

LIBRO CON "ÑAPA"

No hay artista colombiano de los consagrados que carezca de una elegante edición dedicada a su quehacer. Tal clase de libros requiere de una gigantesca inversión financiera ocasionada por el limitado tiraje y el reducido auditorio. Empresas privadas como bancos y compañías de seguros han sido los obligados mecenas de estos proyectos. El reciente libro "Verdades sobre arte, mentiras sobre papel" (208 págs., 20.6 x 26.7 cms., 246 ilustraciones, Bogotá 1984), recoge la producción del pintor Santiágo Cárdenas. Elaborado por los fotógrafos Jaime Ardila y Camilo Lleras, el libro carece de un patrocinador ---se deduce que pintor y autores asulnieron los costos--, y el texto básico lo conforma una entrevista, a triple voz de los mencionados, que ocupa casi un tercio de la extensión total. Este diálogo, según los editores, surgi,ó de una serie de charlas que se prolongaron en diversas sesiones durante 2.5 horas.
Sin embargo, esta parte se lee despacio en unas dos horas, pues apenas son 55 páginas, con lo cual libraron a los lectores de acometer menos textos y apreciar más pinturas, que en esencia era de lo que trataba. Al fin y al cabo en un libro de un pintor uno espera mas pintura y menos coloquio intelectual. Y este pareciera que es el obstáculo. De las reproducciones en color--unas noventa--apenas media docena están diagramadas de página.
El resto, satura las hojas, creándose una tediosa competencia entre texto e ilustraciones. Si era un libro que reproduciría la obra del pintor, ¿porqué no dedicarle más espacio a ésta que a sus comentarios? Adicionalmente, al libro le falta una introducción firme y consistente. "Peregrinación al campo de las estrellas" es el titulo del prólogo que antes que desarrollar una monografía sobre el pintor, traza los problemas de uno de los editores con la fotografia, y de su personal inclinación al arte. Tal vez hay dos libros. El de la entrevista, muy largo para el otro, el de las obras; y el del pintor y sus cuadros, muy precario para su resultado.
Otro hecho importante es el precio.
Doce mil pesos colombianos. La exuberancia de esta cifra se compensa, ya que por esta cantidad el comprador recibe de "ñapa" una estupenda obra gráfica de Cardenas, firmada y numerada. Si por este costo se logra recuperar la inversión, no es menos cierto que con alguna subvención se hubiese logrado un producto más plastico y menos efímero. En definitivas, Cárdenas parece ser una persona reservada que escogió el camino de la pintura antes que el de la semántica. Una completa lista de obras, biografia e índice permitirán catalogar al artista en un libro que debió llamarse a la inversa: mentiras sobre arte, verdades sobre lienzo.
LOS LIBROS CERRADOS
Sin duda el concurso anual de la empresa Enka de Colombia para premiar literatura infantil es el más importante del país: estupendos honorarios y edición a todo color de los ganadores. El cuarto premio de su reciente premiación es un claro ejemplo de cómo no hacer un libro. El texto fue levantado en itálicas, que según investigaciones de legilibilidad retardan el tiempo de lectura (Starch, N. York, 1914). "No sólo perjudican sino que los lectores no gustan de las itálicas", (Burt, Londres, 1957). Los niños prefieren un tipo romano y semi-negro, que fue el que no escogieron los diseñadores de este espécimen. Si agregamos que "Engancha tu carreta a una estrella" del ex general Valencia Tovar no se puede abrir, literalmente hablando, pues tiene ocho puntadas que lo atraviesan por su costado y no por el doblez del pliegue, sobran argumentos para erizarse cuando de lectura y público infantil se trata. No hay datos de jurados ni de fecha del concurso, con lo cual Enka repite experimentos truncos. En la puerta del horno se quema el pan.
MISIONERO EN LA SELVA
Carvajal continúa su tradición de regalarle a los colombianos cada año una edición facsimilar de obras de interés. Esta vez le correspondió el turno al libro escrito en 1741 por el padre Gumilla, una crónica sobre la geografía y sus habitantes del rio Orinoco. Espléndida edición con mucho interés histórico y sin ostentación gráfica que recoge el tomo I y se complementará a finales del 85 con el segundo.
Esfuerzo editorial y un interés por el país resumen esta iniciativa del más grande impresor nacional. Oigamos al jesuita: "No se hallará en los indios cosa que más debamos envidiarles que aquella su dentadura de marfil purísima, cuya firmeza compite con su candor intacto y firme en casi todos hasta la edad más avanzada, y hasta la sepultura: ni tengo especie alguna, de haber visto en los indios dolor de dientes ni de muelas: tal vez será porque aunque es verdad que trabajan poco con el cuerpo, trabajan mucho menos, y aun nada con la cabeza, de donde bajan fluxiones". -
Camilo Umaña Caro -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.