Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/2016 5:46:00 PM

“Mi intención no era hacer revelaciones”

Margarita Rosa de Francisco estrena 'El Hombre del teléfono', su primer relato largo, que tres semanas después de su llegada a las librerías del país es uno de los textos de no ficción más vendidos.

Margarita Rosa de Francisco es una actriz consagrada que ha cosechado el éxito en cada uno de los proyectos personales: virreina nacional, protagonista de algunas de las telenovelas más vistas y queridas por los colombianos, columnista de los diarios El Espectador y El Tiempo.

El turno ahora es para su primer libro, El hombre del teléfono, que ya es éxito en ventas y que cuenta algunos de los episodios más convulsionados de su vida y una relación con Jaime Garzón. Semana.com habló con ella.

Le recomendamos: Entrevista con Margarita Rosa de Francisco

Semana.com: ‘El hombre del teléfono’ parece ser un ejercicio de catarsis para tres experiencias que la marcaron a sus 25 años ¿La novela fue concebida como una manera de exorcizar fantasmas?

MARGARITA ROSA DE FRANCISCO: No me gusta relacionar los personajes del libro con nombres reales. Mi intención como autora era escribir una historia que sea lo suficientemente interesante para que los lectores no necesiten de estos nombres. La escritura de este lapso de mi vida comienza como han comenzado muchos otros: por necesidad, por placer. Estos episodios que narro en el libro forman parte de cantidades de notas que tengo guardadas, organizarlas en una novela termina siendo catártico, pero no nació por esa necesidad.

Semana.com: Pareciera que hay una división intencional en el libro que se hace visible con los textos escritos en cursiva y el resto de la historia, donde se mezclan la realidad y la ficción. ¿Es una distinción hecha a propósito?

M.R.D.F.: Sí. Quería que el sueño, la parte del inconsciente estuviera diferenciada y en este caso lo hicimos por medio de la letra cursiva, cuando aparecen estos párrafos se refieren a recuerdos y la parte del diario, cotidiana, de los hechos corrientes del día, pues ya aparecen en otra tipografía.

Semana.com: Su relación con ‘El hombre del teléfono’ (Jaime Garzón) era un episodio reservado de su vida personal. ¿Revelarlo ahora era un asunto pendiente?

M.R.D.F.: Mi intención no era revelar nada. Esta relación con el hombre del teléfono parte de un hecho real, pero tiene mucho remiendo de la imaginación, simplemente quise hacer el ejercicio con ese episodio en especial. Me resulta tan indiferente si es revelador o no que prefiero no asociar los nombres con los personajes, aunque aparezcan como algo muy obvio.

Puede ver: Margarita Rosa: la novia perenne de Colombia

Semana.com: En el libro menciona que se avergonzaba de ser una actriz que solo había participado en novelas y que para ese momento estaba bastante lejos del tipo de actriz que quería llegar a ser. ¿Cómo ha cambiado esa percepción?

M.R.D.F.: Hoy siento que soy una actriz más preparada, por lo menos estudié varios años tratando de encontrar mis recursos para luego utilizarlos como herramientas en mi profesión. Con respecto a las telenovelas, no siento vergüenza en absoluto: han sido una parte fundamental de mi carrera y me siento muy orgullosa de las que he hecho.

Semana.com: ¿Cuáles fueron los principales desafíos al escribir un relato mucho más largo que una columna?

M.R.D.F.: Este texto lo empecé a escribir mucho antes de mis columnas, hace más de cuatro años. Lo hacía intuitivamente sin pensar que lo iba a publicar, pero si quería que fuera una historia larga y coherente. Escribir columnas me permitió utilizar un lenguaje más directo y concreto. Me interesaba que fuera un texto fácil de leer, aunque tuviera partes muy líricas. El mayor desafío era hacer una historia interesante, que la gente quiera seguir.

Semana.com: Han pasado casi tres semanas desde el lanzamiento de su libro y ya es un éxito en ventas. ¿Cree que los lectores, en cierta manera, lo estaban esperando?

M.R.D.F.: Nunca he sabido cómo explicar cuando me va bien y cuando me va mal. Siento que las columnas han reunido muchas inquietudes que a la gente también se le despiertan y en eso logro muchos puntos en común con los lectores. Tal vez el hecho de haber escrito un libro en esos mismos términos pudo haber tenido continuidad para los que me han leído en las columnas.

Semana.com: LeerEl hombre del teléfono’ genera la impresión de que haber sido reina de belleza fue un título que la definió durante mucho tiempo… ¿En qué momento cree que dejó de sentirse así?

M.R.D.F.: Haber sido reina de belleza me ha hecho sentir avergonzada, como si hubiera usado mi belleza como un trofeo. Ese título me ha pesado y ha implicado que ser bella sea una especie de obligación. Afortunadamente, eso ha cambiado con la edad. Los años me han aportado, sobre todo, libertad. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.