Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/28/2009 12:00:00 AM

Llegó la hora de internacionalizarse

Claudia Triana, directora de Proimágenes, habla de los planes del cine colombiano para este año.

Desde la ley de cine en 2003 (que buscaba impulsar y consolidar la cinematografía nacional) el número de películas colombianas ha aumentado. Es frecuente ver cortos de dos o más producciones nacionales en los teatros, o ver cómo en diciembre las carteleras se inundan con películas colombianas que van desde la comedia hasta el drama o el terror. Y es que desde que se falló la ley se pasó de cinco estrenos nacionales anuales, en el 2003, a 15 estrenos programados para el 2009. Sin embargo, para consolidar el cine colombiano no basta sólo con aumentar el número de producciones que se realizan. Ha llegado la hora de que se haga visible en el mercado internacional.

Con presencia en cuatro festivales internacionales y dos ferias de mercado, la iniciativa de internacionalización que han emprendido Proimágenes y la Comisión Fílmica Colombiana este año busca, por un lado, abrir un espacio en el mercado internacional, y por otro, mostrar a Colombia como una locación potencial para producciones extranjeras, según Claudia Triana, directora de Proimágenes. Es así como el lema que se lanzará en el Festival de cine de Guadalajara, en donde Colombia será invitado de honor, es Zoom in Colombia: No es lo que has oído, es lo que se ve, intentará llamar la atención sobre los prejuicios que existen sobre el país en el exterior y hacer que el público internacional se interese en lo que tiene para contar el cine colombiano.

Tan solo en el primer semestre del año, el país participará en dos de los festivales internacionales. Del 19 al 27 de marzo la presencia de Colombia en el Festival de cine de Guadalajara será importante. Se presentarán tres producciones en competencia: La pasión de Gabriel; Marina, la esposa del pescador y Bagatela; se hará una retrospectiva en homenaje a Víctor Gaviria; y se mostrará un panorama de 20 películas colombianas entre las que se destaca Garras de oro (1926) de P.P. Jambrina, una de las primeras películas nacionales, de la que quedan 55 minutos que fueron restaurados y preservados por la Fundación Patrimonio Fílmico.

Más adelante, del 13 al 24 de mayo Colombia tendrá un stand en Le Village International en el Festival de cine de Cannes. Será el tercer año consecutivo en el que el país tendrá un lugar para promocionar su cinematografía y para contactar agentes de venta, distribuidores y productores.

Por otro lado, del 16 al 18 de abril la Comisión Fílmica Colombiana estará presente en el Location Trade Show, una de las ferias de locaciones más grandes del mundo. La idea de asistir a este evento para promocionar a Colombia como locación potencial de películas extranjeras surgió de dos experiencias previas. A mediados del 2008 la productora Fox International filmó en los estudios de Telecolombia seis capítulos de la serie Mental por el costo presupuestado para grabar sólo el piloto. Y en 2006, según cifras de Proimágenes, la filmación de El amor en los tiempos del cólera dejó una inversión de 15 millones de dólares en Cartagena.

De estas experiencias exitosas queda la sensación de que promocionar al país como escenario para el cine extranjero es un negocio que beneficia a todos los involucrados.

Pero la actividad del cine colombiano en el mercado internacional no para allí. En el segundo semestre del año se hará visible en el Festival de cine de Toronto, en el Festival de cine de San Sebastián y en el American Film Market. Parece que el 2009 será el año de la internacionalización del cine colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?