Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/1994 12:00:00 AM

LLUVIA DE FUEGO<BR>CAZADOR DE DRAGONES<BR>BAILANDO EN TU PIEL




LLUVIA DE FUEGO
Aunque con el mismo argumento de Máxima Velocidad, esta película se tranza más por el drama que por la acción.

TODOS ESPERAban que esta película le diera el golpe a Máxima Velocidad. Con un argumento similar pero con un director y un reparto más destacados, Lluvia de fuego se postulaba como la gran atracción del verano en Estados Unidos. Pero mientras en escasos dos meses Máxima velocidad se empinaba hasta sobrepasar los 110 millones de dólares en recaudación, Lluvia de fuego, en el mismo lapso, escasamente superaba los 30.

Dirigida por Stephen Hopkins y protagonizada por Jeff Bridges y Tommy Lee Jones, la película narra la historia de un policía del equipo antiexplosivos de Boston (Bridges), enfrentado a un sicópata que se la pasa poniendo bombas a diestra y siniestra, causando el terror en toda la ciudad (Jones). La lucha, alimentada por un pasado oscuro y tormentoso, es personal y sólo el astuto policía posee las armas para derrotar a tan temible enemigo.

Sin embargo, lo que en Máxima velocidad, del holandés Jan de Bont, es una virtud, en Lluvia de Fuego se convierte en un defecto. En la primera, el público queda atrapado por el constante riesgo de que la bomba estalle, aunque de hecho esto nunca suceda, creando un suspenso que pocas películas de acción han logrado. En la segunda, por el contrario, la tensión queda anulada por las sucesivas explosiones y la impotencia del héroe para evitarlas.

Mientras la película de De Bon se concentró solo en la acción, dejando de lado cualquier alusión dramática, la de Hopkins quiso mezclar la acción con el drama físico y sicológico, creando un híbrido de difícil clasificación. En pocas palabras, intenta ser profunda en un género donde la profundidad resulta casi siempre caricaturesca y falsa. Ese tal vez es su mayor error.

Aunque la trama está bien construida, el excesivo toque dramático en medio de una película pensada para la acción puede fácilmente confundir al espectador. Sin embargo, la cinta se presta como punto de apoyo para comparar dos películas con el mismo argumento, pero con trayectorias totalmente diferentes.



CAZADOR DE DRAGONES
DENNIS QUAID, QUIEN CON SU PApel de Doc Hollyday se lleva los aplausos en la versión que Laurence Kasdan hizo sobre la leyenda de Wyatt Earp, será el protagonista de una de las producciones más espectaculares del próximo año. Se trata de la película Dragonheart, la historia fantástica de un cazador de dragones que se une al último dragón vivo para enfrentarse al malvado de turno que quiere exterminarlo.

Quaid hará interpretará al cazador, mientras el prestigioso Sean Connery le prestará su voz al dragón amigo, en esta película que será rodada en su mayor parte en estudio, con la ayuda de decorados digitalizados por computador.

Gracias a los avances de la tecnología digital, que permite realizar todas las fantasías imaginadas, todo indica que Dragonheart será, en el pleno sentido de la palabra, una de las más maravillosas cintas del próximo verano.



BAILANDO EN TU PIEL

Un homenaje australiano al baile de salón estadounidense de los años 50.

EN CINE SE HA bailado mucho, sobre todo en Hollywood, donde se han creado y recreado los ritmos más populares del séptimo arte. Bailando en tu piel, la coprodución de Australia y Estados Unidos que acaba de presentarse con éxito en el Festival de Cine de Bogotá luego de haber sido premiada por la Academia Británica y en Cannes, ofrece su propia versión de cómo mezclar el movimiento irrepetible de la danza con el lenguaje de la cámara. El director Baz Luhrman presenta una propuesta fuerte a nivel visual, rápida, rutilante, en la que los juegos eróticos, las envidias y el eterno leit motivo del triunfo del bien sobre el mal encuentran su metáfora en una guerra de ritmos.

En la competencia por el Grand Prix, máxima galardón de una juventud que no conoce más dios que el baile, el niño consentido del jurado decepciona a todos con su originalidad. Desde entonces, debe enfrentarse al establecimiento con el único apoyo de la más fea del grupo. Estos personajes, exteriores y brillantes como una golosina, sirven para un exhibicionismo de perfección técnica, cuya moraleja se resume en "sólo el amor, el tesón y el flamenco os salvarán".

Bailando en tu piel es una película comercial pero con alma, que debe entenderse como un colorido comic de final feliz hecho con la sola intención de divertir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.