Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/19/1994 12:00:00 AM

LOBO

Jack Nicholson y Michelle Pfeiffer en la visión contemporánea del mito de luna llena.

El Dracula de Coppola puso de nuevo de moda las figuras vampirescas y terroríficas en Hollywood, versiones contemporáneas de la mitología clásica del género. Ahora le ha tocado el turno al hombre lobo, varias veces llevada a la pantalla. El director Mike Nichols el mismo de El graduado, ha creado su propia versión de la leyenda en Lobo.
Aunque la historia se desarrolla en el mundo actual, el mito se mantiene: un hombre es mordido por un lobo en una noche de luna llena, y a partir de ese momento empieza a experimentar una extraña metamorfosis de humano a animal. El espíritu del lobo ha tomado posesión del hombre: sus sentidos se agudizan, su energía se revitaliza y el instinto animal le gana la partida a la razón. Protagonizado con propiedad por Jack Nicholson y Michelle Pfeiffer, el Lobo de Nichols tiene la particularidad de centrarse más en los cambios sicológicos del personaje que en su transformación física. El sentido del mito -el contraste entre el día y la noche, la luz y la tiniebla, la debilidad y la fuerza, el instinto y la razón, como dualidades de la naturaleza afianzadas en el ser humano -es manejado por el director de tal manera que el fenómeno terrorífico, típico de antiguas realizaciones, sea reemplazado por un perfil más humano, más comprensivo de las circunstancias que generan el cambio.

Así, la fuerza de la interpretación debe ganar al maquillaje, y parece que Nicholson lo lograra, si no fuera porque la película, bien estructurada en su primera parte, se va volviendo demasiado estrambótica, malabarística, ligera y sucumbe a la espectacularidad echando al traste su planteamiento inicial, el sicológico, el de la dualidad humana sugerida como tema principal y la cual, en última instancia, queda sin resolver.



TREINTA AÑOS DESPUES
Cuando My Fair Lady fue estrenada en cine en 1964, se presentaron dos hechos curiosos que en su momento causaron cierta polémica. Julie Andrews venía de interpretar el personaje de Eliza Doolitle en Broadway y esperaba también hacerlo en la película. Pero en su reemplazo, fue elegida Audrey Hepburn. La Hepburn, por su parte, había demostrado su talento como cantante en Desayuno en Tiffany's y estaba convencida de que también lo haría en My Fair Lady. Sin embargo, al final sus canciones fueron dobladas en la película. En celebración de los 30 años del estreno de My Fair Lady, la CBS ha restaurado la película. Y curiosamente, durante este proceso se encontraron dos canciones que Hepburn había grabado en preproducción y fueron rescatarlas del olvido en la restauración. Se trata de las canciones Woldn't Be Loverly y Show Me, las cuales serán escuchadas por primera vez interpretadas por la legendaria actriz, cuando la cinta restaurada sea presentada el próximo 19 de septiembre.



LA FUGA
Una nueva versión de la película que hizo famosa Sam Pekinpah en 1972. Dificil encontrar una pareja de malhechores como Bonnee y Clyde. En 1972, el realizador Sam Pekinpach (Perros de paja), con guión de Walter Hill, lo intentó con éxito en su película La fuga, interpretada por Ali McGraw y Steve Mctueen. Ahora, el director Roger Donaldson, con el mismo guionista, presenta de nuevo La fuga, esta vez con Alec Baldwin y Kim Basinger como protagonistas.
La película es la historia de una pareja de criminales en su intento por cruzar la frontera estadounidense con México, para evadirse de la justicia, pero también de otros peligrosos colegas que buscan a toda costa su muerte. Es la típica película carente de moral que incita al espectador a hacerle fuerza al criminal para que se salve.
Sólo que esta nueva versión de La fuga no intenta descifrar algo de la personalidad de los personajes y concentra toda su energía en la facilidad de la violencia, los disparos y los asesinatos espectaculares.
Débiles en su interpretación, Baldwin y Basinger no son sino figuras caricaturescas, sin dirección ni fuerza de carácter, que se dejan llevar por el destino sin convencer al público de que en realidad necesitan ser redimidos y de que su fuga tiene un fin justificado que merece aprobación.



DE ALMODOVAR Y OTROS AUTORES
La Cinemateca Distrital, de Bogotá, continúa esta semana con su ciclo "Cuatro décadas de cine español". Sin embargo, se han presentado algunos cambios de última hora con respecto a la programación de la semana pasada. El calendario final es el siguiente: Lunes 22: Cría cuermos, de Carlos Saura; martes 23: Entre Tinieblas, de Pedro Almodóvar; miércoles 24: 27 horas, de Montxo Armendáriz; jueves 25: Alas de mariposa, de Juanma Bajo Ulloa; viernes 26: Martes de carnaval, de Fernando Bauluzy Pedro Carvajal. El cicio finaliza el sábado 27 con La madremuerta, de Juanma Bajo Ulloa. El 23 de agosto en la función de siete, el crítico Augusto Bernal dictará la conferencia Almodóvar entre el Gore y el kitsch, sobre la obra del destacado director español.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.