Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/6/2007 12:00:00 AM

London Doris

La bogotana Doris Salcedo expondrá desde el 9 de octubre en el museo de arte contemporáneo más reconocido del mundo: la Tate Modern de Londres. Su obra también se exhibe en la galería White Cube.

La sala de las Turbinas de la galería Tate Modern de Londres quedará transformada a partir del próximo martes por una colosal obra de la escultora colombiana Doris Salcedo. Y aunque la Tate se ha negado a entrar en detalles sobre qué se verá cuando se corran las cortinas que protegen el espacio destinado a la exposición, en algunos círculos artísticos de la capital británica corren rumores de que Salcedo y sus asistentes han labrado en el piso de la galería una gran hendidura. Como si la edificación se hubiera roto después de una explosión o un terremoto.

Las pistas para pensar en qué consistirá la intervención son muchas. Por un lado, el título de la obra (Shibboleth) hace pensar que hará referencia a las brechas que se van abriendo entre los seres humanos hasta crear identificaciones que pueden llegar a generar exclusión y violencia. Por otro, en una convocatoria publicada en Internet para invitar a niños de todo el mundo a crear obras de arte sobre el tema Belleza y diferencia: Mundos aparte, inspirado en el proyecto de Salcedo, la artista describió su pieza como "un espacio negativo que marca la diferencia infinita que separa los blancos de los no blancos, recordando la historia del racismo y su nunca contado lado oscuro". En el mismo documento, Achim Borchardt-Hume, curador de la exposición, dijo que la escultura de Salcedo será "una violación del edificio, un acto de agresión, pero también una tierna caricia, en gran medida debido a su meticulosa realización".

La Tate Modern fue inaugurada en mayo de 2000 en el edificio de una antigua central eléctrica ubicado en la orilla sur del río Támesis y desde entonces se convirtió en el museo de arte contemporáneo más importante del mundo. La Sala de Turbinas, a su vez, es en uno de los espacios más populares para ver lo mejor de la escultura en el nivel mundial. En este espacio se lleva a cabo la serie Unilever, en el que se le pide a una artista que intervenga el espacio. La primera en hacerlo fue la franco-estadounidense Louis Bourgeois en 2000. A ella le siguieron el español Juan Muñoz, el indo-británico Anish Kapoor, el danés Olafur Eliasson, el estadounidense Bruce Nauman, la británica Rachel Whiteread y el alemán Carsten Höller. Salcedo es la octava artista, y la primera latinoamericana, que ha sido invitada a exponer en este gran corredor de 3.400 metros cuadrados de superficie y cinco pisos de altura. "Entre otras cosas, ha sido escogida por su excepcional habilidad para involucrarse con el espacio arquitectónico. Estamos deseando ver cómo su obra se relaciona no sólo con la arquitectura icónica de la Sala de Turbinas, sino con el significado simbólico de la Tate Modern en el mundo del arte contemporáneo internacional", dijo Vicente Todolí, director de la galería, cuando se anunció la decisión de invitar a Doris Salcedo a intervenir la Sala de Turbinas.

No es la primera vez que la obra de Doris Salcedo se expone en la Tate. En 1999 se presentó una serie de tres de sus esculturas, bajo el título de 'Unland'. Los trabajos tuvieron tanto impacto en la Tate, que, después de esa primera exposición, la galería adquirió tres piezas que ahora forman parte de su colección permanente. Por muchos años Salcedo fue la única artista colombiana que tenía obra en la colección permanente de la Tate. Actualmente la acompañan Óscar Muñoz y María Fernanda Cardoso.

Como complemento a la inauguración de Shibboleth, desde hace varias semanas se presenta otra muestra de su obra en la galería White Cube de Hoxton Square, también en Londres. Esta galería, con la que la artista tiene una larga relación, es la misma donde el artista Damien Hirst presentó este año su calavera con incrustaciones de diamante que tanto puso a hablar al mundo del arte por esos días.

La exposición actual incluye un conjunto de muebles en los que ella trabaja con materiales como el cemento, el concreto, el algodón y el vinilo, para abordar su constante lucha contra el olvido. Además, se exhiben, en pequeños nichos, zapatos de su serie Atrabiliarios, que pertenecieron a personas desaparecidas. Entre el espectador y los zapatos, ella ha puesto películas translúcidas hechas a partir de animales sacrificados -vejigas de vaca o piel de cordero- y cosidas a la pared con hilo quirúrgico.

La exposición en la galería White Cube termina el 20 de octubre y Shibboleth se presentará hasta el 6 de abril de 2008. La expectativa por ver cómo Doris salcedo logró crear esta gran apertura en el salón es grande. Habrá que esperar al martes 9 para que las cortinas se corran. Lo que está claro desde ya es que esta es la exhibición de arte contemporáneo más importante que ha realizado un artista colombiano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.