Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/1999 12:00:00 AM

LOS 100 LIBROS COLOMBIANOS DEL SIGLO

CIEN AÑOS DE SOLEDAD
GABRIEL GARCIA MARQUEZ
Nacio en Aracataca. Magdalena, el 6 de marzo de 1928. Estudio derecho de la Universidad Nacional.
Trabajo como periodista en El Universal de Cartagena. El Heraldo de Barranquilla y El Espectador de
Bogota. En 1982 obtuvo el Premio Nobel de Literatura y es, de lejos, el mas destacado escritor
colombiano de la historia.
La trascendencia de Cien años de soledad en la historia de la literatura colombiana no necesita mayor
explicación. Sus más de 25 millones de copias vendidas alrededor del planeta, sus sucesivas
reediciones, sus traducciones a más de 36 idiomas y el hecho de haber sido incluida en diversos
medios en la lista de las novelas más importantes del siglo en el mundo, al lado de monstruos de la
literatura de la talla del Ulises, de Joyce y En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, dan la
dimensión de esta obra maestra con la cual Gabriel García Márquez obtuvo en 1982 el Premio Nobel de
Litera- tura. Los cAticos más entusiastas la han llegado a definir como la mejor novela de la lengua
castellana después del Quijote. Escritores más parcos, entre ellos Carlos Fuentes, coinciden en que
se trata de la 'gran novela de América'.
Una de las mejores descripciones de la obra y que demuestran su especial relevancia la ofrece Mario
Vargas Llosa en su libro Histor¿a de un deicidio: "En la crónica de Macondo, viviendo por cuenta
propia, y al mismo tiempo válidos como símbolo, desfilan seres, problemas, mitos que los lectores de
cualquier país y lengua pueden identificar e interpretar como propios, porque son universales y
expresan la condición humana. Pero esa universalidad ha sido alcanzada partiendo de la realidad más
concreta, profundizándola y recreándola desde una perspectiva que no es local si no humana".
La literatura de Gabriel García Márquez es suficiente para ubicarlo en el primer lugar en el género de
cuento, con su libro Los funerales de la Mama Grande. Sin embargo las dimensiones colosales
alcanzadas por la obra del escritor de Aracataca dan para clasificarlo como fuera de concurso, pues al
fin y al cabo su novela lo abarca en toda su magnitud y coherencia.
La Vorágine José Eustasio Rivera
Por encinsa de sus grandes calidades La Vorágine es un inmenso poema épico en el cual la selva
tropical, con su ambiente, su clima, sus tinieblas, sus ríos sus industriales y sus miserias, vibra con un
pulso épico no alcanzado jamás en la literatura americana.

La nieve del almirante Alvaro Mutis
"Sintetiza toda la visión poética de Alvaro Mutis. Ahí está lo único recuperable de este país: su paisaje,
sus mujeres, visto con una mirada que es universal, que nos hermana con todos por que es la mirada
de un hombre que muere y lo sabe y no puede olvidarlo un instante.

1907 Pax Lorenzo Marroquín y José María Rivas Groot
Con despiadado humor esta novela sepulta la prosa modernista y se burla también de la vida
parlamentaria y civil de la sociedad colombiana de comienzos del siglo XX.

1924 La Vorágine José Eustasio Rivera
Uno de los primeros clásicos continentales de la literatura. Es una llamada de atención sobre el oprobio
de traficantes inescrupulosos en el 'corazón de las tinieblas amazónicas '.

1930 La casa de vecindad José Antonio Osorio Lizarazo
Al mismo tiempo que nace la república liberal Bogotá se convierte en un centro urbano moderno,
aunque la desencantada y a veces tremendista mirada del autorse regodea con los aspectos sordidos y
deprimidos de la capital.

1927 La mwquesa de Yolombo Tomás Carrasquilla
El mundo de las minas y una certera mirada sobre la sociedad antioqueña, a través de una excepcional
mujer, en la segunda mitad del siglo XVIII. La mejorobra de Carrasquilla.

1915 Diana cazadora Clímaco Soto Borda
La Guerra de los Mil Días como fondo del relato y restos de la vida bohemia heredada de La 'Gruta
Simbólica' registrados con ironía, dibujan el primer retrato de Bogotá, ameno y cruel.

1949 Las estrellas son negras Amoldo Palacios
La belleza y la miseria del Choco sirvén de contrapunto a la reflexión social sobre la descorazonadora
realidad de las comunidades negras de un país que hasta entonces las ha ignorado.

1934 4 años a bordo de mi mismo Eduardo Zalamea Borda
La conciencia del intelectual capitalino se deslumbra con la salvaje felicidad que le ofrece La Guajira.
Una de las primeras novelas en anteponerla reflexión fonmal a la historia que narra.

La tejedora de coronas Germbn Espinosa
"El diseño de la novela es tan ambicioso y la imaginación tan rica que, simultáneamente con el
discurso filosófico y la teoría matemática, la vida llena de riesgos del mare nostrum español, el mar de
las Antillas. durante la colonia abre el campo para las escenas inenarrables en las qué es maestro
Germán Espinosa".

Femina Suite RH Moren-Durán
Las tres partes de esta saga colombiana del siglo XX sin duda tendrán, como el Ulises, no muchos
admiradores y sí bastantes detractores. Esta novela es un juego intelectual largamente elaborado,
complejo e interesantísimo tanto por el carácter de sus personajes como por la visión que ellas y ellos
presentan sobre la vida política colombiana.

1952 El Cristo de espaldas Eduardo Caballero Calderón
Sin retórica ni demagogia, esta novela es probablemente la que mejor ha tratado el dificil tema de la
violencia política en Colombla. Se muestra el sectarismo asesino orientado desde el poder
conservador.

1962 La easa grande Alvaro Cepeda Samudio
La célebre masacre de las bananeras es el pretexto para meditar sobre la violencia, aúnque no hay
tiros ni sangre. Los miembros de una familia son los mejores exponentes de la honda tensión que vive
esa 'casa grande' que es un país condenado al fraticidio.

1963 Catalina Elisa Mujica
Una muchacha de provincia echa mano de su memoria y su sensibilidad para cuestionar el tradicional
papel pasivo asignado a la mujer. Una línea subversión femenina.

1982 La tejedora de coronas Germán Espinosa
Un amplio fresco sobre el siglo XVIII desde Cartagena de Indias hasta las grandes capitales de la
ilustración, pintado por la mano de la inolvidable Genoveva Al cocer. Una leccion de escritura magistral
y envolvente.

1983 Changó, el gran putas Manuel Zapata Olivella
El mundo de la negritud se vuelve epopeya en esta densa novela La antropología y la historia son los
mejores aliados de la ficcion en esta coral, entonada a traves del blues más dramático y humano.

1986 La nieve del almirante Alvaro Mutis
Con esta novela la presencia de Maqroll el gaviero forma parte del mosaico de los grandes aventureros
ficticios. La prosa del poeta gana en autonomía y Maqroll y sus hechos y dichos se vuelven tan
familiares como los de Conrad y Melville.

1964 El dia señalado Manuel Mejía Vallejo
Con ecos rulfianos un hombre llega al pueblo para vengar deudas de honor filial: lo que su padre, el
gamonal, le ha hecho a la madre. Como telón de fondo la violencia que azota al país y una pelea de
gallos que simbólicamente libera al hijo de su mision parricida.

1972 Cóndores no entierran todos los dias Gustavo Alvarez Gardeazábal
Con esta novela culmina positivamente una larga y no siempre afortunada recreación de la violencia
política. El mundo sinestro de los 'pájaros' del Valle del Cauca y de su abominable jefe, 'El Condor'
encuentra aqui su testimonio más centero y memorable.

1986 Celia se pudre Héctor Rojas Herazo
Final de una larga histona iniciada con Respirando el verano: Un patio es el escenario donde, en torno a
Celia un pueblo imaginario del Caribe ventila sus atavismos, sueños y fracasos, que son los mismos
del enorme país del que es su imagen.

1967 Cien años de soledad Gabriel García Márquez

1977 Que viva la musica Andrés Caicedo
Lajuventud al poder parece ser la divisa que exhiben los muchachos que entre el cine, el licor y la droga
así como el fugaz amor se niegan a encamar el múndo hipócrita de los adultos. Una regocijante mirada
sobre lo que, en los felices años 70, se llamó 'Caliwood'.

1977 Fémina Suite R.H. Moreno-Durán
Reconocida internacionalmente esta trilogía sobre la muyer contemporánea analiza la realidad
colombiana a pantir del movimiento contestatario de los años 60. Humor, ironía, reflexión sobre el
lenguaje y erotismo definen esta saga femenina.

1977 La otra raya del tigre Pedro Gómez Valderrama
Detrás de la aventura de Leo von Lengerkeyde la presencia alemana en el desarrollo industnal de
Santander se esconde una mirada crítica sobre la convulsionada historia política del siglo XX.

TODOS ESTAMOS A LA ESPERA
ALVARO CEPEDA SAMUDIO
Nacio en Cienaga el 30 de marzo de 1926 y murio en Nueva York el 12 de octubre de 1972. Como
periodista dirigio El National y El Diario del Caribe. Fue uno de los más insigmnes protagonistas del
Grupo de Barranquilla al lado de Garcia Marquez, German Vargas t Alfonso Fuenmayor. En el campo
literario se destaco con los libros de cuentos Todos estabamos a la espera y Los cuentos de Juana
(1972) y la novela La casa grande.

Entre los representantes de La Cueva de Barranquilla, y descontada la figura descollante de Gabriel
García Márquez, Alvaro Cepeda Samudio surgió no sólo como el más consentido del grupo sino como
su más prometedor artífice literario. Su muerte prematura ayudó a cultivar ese mito, pero para entonces
Cepeda ya había escrito lo suficiente como para ser tenido en cuenta en cualquier antología.
Escrito en Nueva York, los cuentos reunidos en Todos estábamos a la espera son considerados como
la inauguración de una nueva época en el género en la que la preocupación formal comenzó a importar
más que la historia narrada. Sus cuentos son fragmentos de vida o instantáneas de la realidad social
que Cepeda percibió no sólo en aquella megametrópoli norteamericana sino en su Ciénaga natal.
Según cuenta Alfonso Fuenmayor en el prólogo escrito para la edición de 1993, la publicación del libro
en 1954 fue toda una odisea. En primer lugar porque Cepeda terminó extraviando los originales en la
guantera de un camión que había vendido meses atrás. Y segundo, porque los sucesivos dineros
destinados para su edición terminaban siempre en su garganta y la de sus amigos transformados en
licor. Incluso el propio García Márquez escribió en El Espectador que no le cabía en la mente en qué
momento había podido terminar y corregir el libro teniendo en cuenta que Cepeda "no ha permanecido
quieto más de una hora en toda su vida".
Aún así Todos estábamos a la espera salió por fin a la luz para celebración de todos sus compinches y
también para el regocijo de Hernando Téllez, quien desde Bogotá se encargó de registrar la aparición
de un escritor destinado para cosas grandes. Y no le faltaba razón.

El padre Casafus Tomas Carrasquilla
"El náutrago asombroso del Siglo de Oro que cuenta los más admirables relatos de nuestra raza, en
nuestra lengua, con nuestros sentimientos".

Algo tan feo en la vida de una señora bien Marvel Moreno
Algo tan bueno en la vida de un lector como estos cuentos. El relato fantasmal de la tía Oriane; el
cuento que da el nombre al libro; La Noche Feliz de Madame Yvonne que es noche feliz del lector, han
hecho de éste un clásico inencontrable. ¿Acaso sucederá con él lo que a tantos clásicos de los que
todos hablan y nadie lee?

1906 Polvo y ceniza Clímaco Soto Borda
Desde la Guerra de los Mil Días hasta la presencia en Colombia del judío errante ' los cuentos dan
cabida a temas como la mujer fatal, el aborto o los trabajadores de la calle. El humor es su mejor
garantía.

1942 Cuentos Efe Gómez
La región antioqueña y llamada 'zona de colonización ' adquieren en estos cuentos valor casi
documental sobre la idiosincrasia paisa, con su espíritu emprendedor y su gracejo doméstico.

1949 La metamorfosis de su excelencia Jorge Zalamea
Autor del excelente cuento La grieta, Zalamea exhibe una prosa magnífica en este relato, en el que
"reduce casi a escala zoológica " al político Laureano Gómez en los peores días de la dictadura.

1948 No todo es así Jesús Zárate Moreno
El autor del celebrado cuento La cabra de Nubia y único ganador colombiano del premio Planeta es uno
de los mejores cultivadores de la prosa breve de ficción, tal como lo demuestra este volumen.

1914 El padre Casafus Tomás Carrasquilla
Para muchos, entre ellos Sanín Cano, lo más destacado de Carrasquilla son sus cuentos. Y entre ellos
El padre Casabus, A la diestra de Dios padre, Simón el mago y otros.

1953 Granizada y otros cuentos Carlos Arturo Truque
Aunque el aliento partidista la preferencia ideológica del autor se dejan ver en el volumen, éste es tenido
en cuenta a la luz de su valor documental, terrible testimonio de su época.

1950 Cenizas para el viento Hernando Téllez
Este es un volumen modélico, impecable, en el que el tema de la violencia es narrado sin maniqueísmo
ni dramatismo: la realidad se filtra en la anécdota con todo su horror pero supeditada a la calidad
literana por encima de todo.

Se destacan también los libros de cuentos Angela y el diablo (1953), de Elisa Mujica; El desentor
(1974), de Plinio Apuleyo Mendoza, Manhuana para Goenng (1981) de Ramón Illán Bacca, y Lo amador
(1980), de Roberto Burgos Cantor.

La muerte en la calle José Félix Fuenmayor
"Era una especie de ave rara, a mitad de camino entre su generación, que no acababa de superar el
costumbrismo amanerado de Los Andes, y los que queríamos saltar en paracaídas desde la cuna
hasta el abismo de James Joyce ".

Cuentos de la Zona Tórrida Manuel Mejia Vallejo
"Sólo ha desarrollado dos concepciones del cuento, como si hubiera trabajado dos libros: uno inicial,
que corresponde a la estructura del cuento tradicional, incluso popular, por semejanza o por opisicion,
y otro final, de estructura libre y caracter fantastico, en el que lo poetico forma parte de la estructura".

1954 Todos estábamos a la espera Alvaro Cepeda Samudio

1962 Los funerales de la mama grande Gabriel García Márquez
El magisterio del nobel se ha confirma en este libro en el que, además, figuran algunos personajes y
ambientes topográficos y sociales que posteriormente inmortalizaron a Macondo.

1963 Sexo y saxofón Gonzalo Arango
Más afontunado que como poeta el narrador que se escondia en el panfletario padre del nadaísmo se
pone de presente en estos 'divertimentos', en los cuales el juego de palabras, el humor y la Insolencia
ganan el Interés del lector.

1967 Cuentos de la Zona Torrida Manuel Mejía Vallejo
Es probable que, salvo El día señalado, este autor sea como su maestro Carrasquilla, un mejor
exponente en la prosa breve. Sus cuentos logran a veces la perfección y conforman un mosaico de su
tema de siempre: la sociedad antioqueña.

1973 La otra gente Fanny Buitrago
Muchos de sus cuentos han sido galardonados dentro y fuera del país y en ellos esta precoz narradora
introduce con sensibilidad femenina alejada por completo de cualquier militancia ni nadaísta ni
feminista, la mirada apacible pero al acecho de una sociedad de la cual ella forma parte y a la que
satiriza.

1974 Biografia del desarraigo Oscar Collazos
Fundamentalmente cuentista, este narradorha convertido los dramas y expenencias de lajuventud en su
tema predilecto. De ahi que el desarraigo del titulo sea una confesion más que un accidente nominal.
Este volumen es uno de sus mejores libros.

1963 Cuando termine la lluvia Antonio Montaña
Aunque dedicado con mayor atención al teatro, Montaña es el único de los cuentistas seleccionados
por la revista Mito que vale la pena ser leído en la actualidad. En estos cuentos logra superar la
obsesión 'social' que agobiaba a sus contemporáneos.

1966 Para que no se olvide su nombre Darío Ruiz Gómez
Es tal vez el primer escritor colombiano en conventir 'la cursilería paisa ' en atractivo tema literario. Su
humor es más eficaz que la algazara nadaísta, a la que ataca.

1967 La muerte en la calle José Félix Fuenmayor
Fue un libro clásico escrito 40 años después que su novela Cosme. El universo de lo que sucede en la
calle y de los sucesos minúsculos del inframundo urbano adquieren en el patriarca costeño niveles
magistrales.

1937 El retablo de maese Pedro Pedro Gómez Valderrama
Prosa elegante y temas cosmopolitas, algunos tomados del repertorio de la histona, el derecho o la
pintura, hacen de este libro un texto imprescindible en la tradición del cuento colombiano del siglo XX.

1983 Cuentos para después de hacer el amor Marco Tulio Aguilera
Sugran habilidad en el manejo de técnicas del relato breve le permite al autor jugar y experimentar a
con uno de los temas más arriesgados y de la literatura: la sexualidad.

1980 Algo tan feo en la vida de una señora bien Marvel Moreno
La escritora barranquillera gano la atención de la critica con este significativo libro, en el que entre
excelentes cuentos se destaca Oriane, tía Oriane, una perspicaz mirada sobre el no siempre claro
mundo de la condición femenina.

1970 El retorno a casa Nicolás Suescún
El tedioso mundo de las rancias familias bogotanas, enemigas del cambio de habitos y todo el
enrarecido clima que predomina en sus casas, es hábilmente recreado por el autor en este libro
implacable.

MORADA AL SUR
AURELIO ARTURO
Nacio en la Unión Nariño, el 22 de febrero de 1906 y nurio en Bogota el 23 de noviembre de 1974.
Estudio derecho en la Universidad Externado de Colombia y ocupo diversos cargos. Su libro Morada al
Sur fue publicado en 1963 a pesar de que la mayoria de sus poemas se habian dado a conocer en
Cántico.

Elegir un único libro en un género que, como el de la poesía, ha hecho tanta carrera en Colombia a lo
largo del siglo, pareceria injusto si no fuera por la unanimidad a pesar de la dura competencia disputada
con León de Greiff y Porfirio Barba Jacob con la que los críticos suelen referirse a este breve texto de
Aurelio Arturo que compendia la totalidad de la obra del poeta nariñense.
Publicado en su primera edición en 1963 por el Ministerio de Educación, el libro está compuesto tan
sólo por 33 poemas, cifra mínima en comparación con la extensa producción de la gran mayoría de los
poetas que integran el grupo de los 20 seleccionados. Morada al sur recoge las evocaciones trágicas y
felices de La Unión, Nariño, su ciudad natal, además de manifestaciones de poesía erótica, de
exaltaciones a la vida citadina y una variada descripción del viento, elemento predominante en la obra
del poeta, quien se definió a sí mismo: "Soy la voz que al viento dio canciones".
La importancia de Morada al sur radica en su unidad, en la belleza de su lenguaje, en la independencia
con la que surgió en medio de tantas corrientes literarias y en la influencia que ha ejercido en las
nuevas generaciones. Que los biógrafos se hayan preocupado más por figuras como Silva, De Greiff y
Barba Jacob, todos ellos enriquecidos por una vida apasionante, no es raro si se tiene en cuenta la
normalidad con la que transcurrió la vida de Arturo como abogado, lector voraz y escritor riguroso al
lado de su esposa y sus cinco hijos.
Tildada por Rogelio Echavarría como "perfecta" y por Danilo Cruz Vélez como la segunda promesa de
un poeta colombiano con significación universal, después de José Asunción Silva, Morada al sur es una
pieza fundamental de la poesía colombiana. Tal vez estas palabras de Alvaro Mutis, publicadas tres
años después de su muerte, resumen lo valioso de su obra: "Los poemas de Aurelio me acompañaban
tan totalmente que no había cabida en mí para otras voces que no fueran la suya, para otra nostalgia
sin salida que no fuera la de esas tierras del sur y esa infancia dichosa evocadas por él. Esta
deslumbrada invasión de la poesía no me había ocurrido nunca antes ni creo que me ocurraya jamás.
Es un milagro queno puede repetirse".

Variaciones alredor de nada León de Greiff
"Complejo, introvertido, sarcástico, descontento, imaginativo, con estallidos de ritmos, palabra sy
locura, siempre lírico, León de Greiff, entre los buenos poetas colombianos, fue el que abrió la marcha
de la vanguardia ".

La canción de la vida profunda Porfrio Barba Jacob
Por encima de las escuelas, hay en Barba una extraña mezcla de dulzura y terror, de alegría y pavor.
La renovada lectura de esta poesía hondísima, constelada de misterio, no hace sino confirmarel
alcance, la plenitud, la profundidad de sus poemas. Pocos poetas resisten, como Barba-Jacob, esta
experiencia de la reiterada lectura ".

1914 Ritos Guillermo Valencia
A pesar de que Poesías recogió a finales del siglo pasado la pante sustantiva de su obra esta edición
reúne todó el legado parnasiano del autor, así como sus traducciones y 'versiones '

1926 Suenan timbres Luis Vidales
Fue tildado de surrealista aunque muchos críticos afirmen lo contrano Está compuesto de miniaturas
ingeniosas dotadas de un fuerte aliento poético.

1936 Variaciones alredor de nada León de Greiff
Libro que significa la madurez poética del autor y una de las más altas manifestaciones de la
renovación literaria en Colombia. Obra crucial por sus propuestas y aciertos.

1920 Por el atajo Luis Carlos López
En este libro confluyen el sentido lírico el humor y el desénfado del menos solemne de los poetas
colombianos.

1928 El árbol que canta Eduardo Castillo
Ultima manifestación del demonismo en poesía. Superada la deuda con el modernismo, Castillo se
antepone a lo que años más tarde sería el piedracielismo.

1937 La cancion de la vida profunda Porfirio Barba Jacob
Volumen que recoge pante de la obra de uno de los transgresores poetas surgidos del modemismo.
Amor no convencional, marginación y exilio.

1936 Canciones para iniciar una fiesta Eduardo Carranza
El libro inicia la fiesta de 'Piedra y cielo'. Muchachas azules, viento calido y sentimientos a raudales.
Su sencillez contrasta con lo que predomina en el resto del mundo: el auge de las vanguardias.

Se destacan también los libros Tiempo de luz (1945), de Rafael Maya; La ciudad sumergida (1939), de
Jorge Rojas, Morir lleva un nombre corriente (1968), de Jaime García Maffla; Montañas (1995), de José
Manuel Arango, y La fármacia del ángel (1995), de Juan Manuel Roca.

Muerte de Merlin Giovanni Quessep
Los versos de Quessep representan una evasíón intencionada de los problemas banales de la vida
cotidiana. En ellos el arte de la palabra constituye la única razón de ser de una poesia que intenta
recobrar el momento efimero.

Amantes Jorge Galtán Durán
Amantes es la culminaci6n de la obra poética de Jorge Gaitán Durán y también la parte más conocida
de ella. Diez poemas componen el, sin duda, mejor volumen de poesia erótica de la poesia
colombiana".

1940 Tambores en la noehe Jorge Artel
Significativa presencia lirica negra en un ambiente que ha discriminado étnicamente a sus poetas.

1953 Los elementos del desastre Alvaro Mutis
La verdadera irrupción literana de Mutis en la literatura pues al lado de sus jubilosos poemas de amor
¡Maqrol hace su aparición en su conocida oración y se postula como personaje de la futura prosa de
ficción del escritor.

l959 Amantes Jorge Gaitán Durán
El amor en toda su plenitud, sin sus falsas arandelas liricas. Fuente y potente como la reiterativa
imagen del combate cuerpo a cuerpo que tanto le gusta al poeta.

1983 Morada al sur Aurelio Arturo

1988 Los poemas de la ofensa Jaime Jaramillo Escobar
El catálogo irritado del nadaísta que a veces se mira ante el espejo y llora. Su lenguaje, próximo al
tango o el bólero, se convierte en puro sentimiento.

1986 Muerte de Merlin Giovanni Quessep
Uno de los poetas capitales de la segunda mitad del siglo. El conocimiento y la metáfora vuelven a
formar parte del repertorio de una generación que cree que poesía es sinónimo de belleza. Ya lo
demostró en El ser no es una fábula.

1942 Alba de olvido Meira Delmar
La Irrupcón en el panorama poético de Colombia de una voz nueva: una mujer que reúne en sus versos
la sensibilidad y los alres caribeños.

l963 Estoraques Eduardo Cote Lamus
Cote ofrece una visión Amplia, aterradora de la muerte. El poeta enfrenta dramáticamente los destinos
del hombre. Los 'estoraques ' son las extrañas formaciones de la naturaleza en los paisajes de Norte
de Santander y con ellos Cote crea un simbolismo único.

1966 Poemas urbanos Mario Rivero
La ciudad y algunos especimenes de una fauna protagonizan estos versos poblados de temura y humor
en los que el imitador de Charles Atlas o el repartidor de la droguería se arrogan los privilegios del
hombre modemo.

1986 Poemas de amor Dario Jaramillo Agudelo
De su obra poética es el que más ha llegado a los lectores. Con un estilo que lo ha hecho sobresalir
dentro de la llamada 'generación sin nombre', Agudelo establece una lirica capaz de persuadir a los
más estrictos censores.

1949 Nocturnos y otros sueños Fernando Charry Lara
Un libro en el que se advierte el sabio laconismo de un poeta profundo alejado de la retórica y el
sentimentalismo: un poeta para quien la belleza y conocimiento suscriben la misma alianza.

1964 El transeunte Rogelio Echavarria
La poesia camina por la calle. Despojada de artificios y pretensiones adjetivas, casi desvalida, esta
poesia se democratiza en su sencillez con el sentir de la gente 'común y corriente.

1995 Poesia 1980 1989 Raúl Gómez Jattín
El último de los poetas airados, cuya obra recrea calle y droga, improperios y filosofía personal amor
clandestino y fracaso. Tna voz desolada y autentica.

LA CIVILIZACION MANUAL Y OTROS ENSAYOS
BALDOMERO SANIN CANO
Nacio en Rionegro, Antioquia, en 1861 y murio en Bogota en 1957. Fue diputado de la Asamblea
Nacional, consul general en Gran Bretaña y fundador de la Revista Contemporanea. Aparte de la
Civilización manual, otros de sus libros son Indagaciones e imagenes, Critica y arte. Divagaciones
filosoficas y Apologos literarios.

Pocos personajes colombianos en el siglo que culmina han hecho honor a su denominación de
'intelectual como Balmodomero Sanín Cano. Pero si a ello se le agrega su enorme capacidad verbal
para plasmar en el papel sus ideas sobre temas tan interconectados pero tan disímiles como literatura,
ciencia, filología, filosofía, antropología y otra serie de géneros que se desprenden de la cultura, la
mente de Sanín Cano sobresale como una de las más completas que hayan nacido en Colombia. Su
forma de asumir la investigación como razón de vida la resume Guillermo Valencia en los siguientes
términos: "En la obra entera de Baldomero Sanín Cano resplandecen la madurez y la plenitud y ese
supremo don de síntesis que en pocas líneas deja un semillero de problemas y temas para más de un
libro y hasta para una biblioteca. Su manera de trabajar recuerda la de Taine por lo paciente, do
cumentada y honorable. Divide el tiempo entre la lectura para renovarse e informarse y la meditación
para escribir. Es un perenne estudiante insatisfecho ".
Considerado por muchos criticos como uno de los representantes más sobresalientes de la corriente
renovadora impulsada con la llegada del modernismo a comienzos de siglo, Baldomero Sanín Cano fue
el gestor más significativo de un género en el que muy pocos autores pudieron hacerle competencia.
Aunque cualquiera de sus libros habría bastado para hacerlo ocupar un sitial de honor como el mejor
ensayista del siglo, La civilización manual y otros ensayos una recopilación de textos publicados en el
diario La Nación, de Buenos Aires ha sido escogido no sólo por ser la primera de un considerable
número de obras sino por su amplitud a la hora de plantear los más diversos temas sin descuidar la
coherencia de su pensamiento.

Inquietud del mundo Hernando Téllez "
Los ensayos de Téllez, más allá de sus aciertos o de sus deficiencias comojuicios de valor, son
páginas de literatura, no consienten ser reducidos a meros vehículos comunicativos de una oDinión.
contienen ese 'excedente ' estilístico que hace la obra de un ensayista irreductible a la información que
transmite ".

Biografia del Caribe Germán Arciniegas
Combina en sutiles dosis y con asombrosos efectos tres géneros literarios. El libro reúne e interfiere
ingeniosamente la elucidación problemática, el brío en explicar y argumentar el ensayo, el ritmo
vertiginoso y el pintoresquismo de una novela de aventuras y por fin las descripciones inmediatas,
visuales, tangibles, de un diario personal de viaje ".

1909 Idola Fori Carlos Arturo Torres
Ejemplo mayor de pensamiento crítico, en el autor se manifiesta enemigo de todo dogmatismo y raya
la idea de que no hay razones que avalen una verdad definitiva y que las ideas son 'rotativas '.

1943 Inquietud del mundo Hernando Téllez
Impregnadas de una evidente preocupación critica y sin mayor pretensión orgánica o sistemática, las
prosas iniciales del autor se centran en temas heterogéneos, desde un libro hasta los álgidos
momentos que atraviesa el mundo los ecos de la Segunda Guerra Mundial son inevitables viajes u otras
consideraciónes en particular escritas para la prensa.

1945 Biografia del Caribe Germán Arciniegas
Sin duda el libro más importante de este autor. Se destaca la lucidez y la amenidad como se interpreta
el Caribe desde los diários de Colón hasta la obra de Martí, con especial enfasis en la era de la piratería
y las guerras de la independencia. Obra de consulta indiscutible.

1953 Prosas Armando Solano
De alguna forma unidas por el mismo acento que rige su Melancolía de raza indígena ', estas prosas
constituyen uño de los raros ejemplos de reivindicación de lo autóctono sin caer en la demagogia ni el
nativismo lastimado.

1925 La civilización manual Baldomero Sanín Cano

1946 Granada entre abierta Max Grillo
Los ensayos que conforman el volumen abarcan temas que van desde el sabio Caldas hasta la
recensión de obras de Arciniegas, pasando por reflexiones sobre Heine, Goethe Víctor Hugo, Silva
Valéry o viajés por el Dordona o el Franco Condado.

1950 Ancha es Castilla Eduardo Caballero Calderón
Hermosa semblanza de la peculiar región española a la luz de su literatura, pero también de sus
costumbres. Una sugerente aproximación a la cultura castellana, muy en el tono de Azorín aunque con
un estilo propio.

1956 Pensamiento colombiano del siglo XIX Jaime Jaramillo Uribe
Un magistral esfuerzo interpretativo sobre las diferentes comentes de pensamento que en el siglo XIX
cimentaron las bases del ordenamento jurídico, económico y cultural colombiano. Análisis de autores
desde Camilo Torres hasta Miguel Antonio Caro.

1965 Los cuatro monstruos cardi
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.